sábado, 26 de noviembre de 2011

Egipto, de desastre en desastre

Con lo de Egipto me ha pasado lo mismo que con lo de las preferencias sobre el candidato republicano en Estados Unidos, que con la movida de las elecciones en España lo he ido dejando, aunque quería escribir del asunto desde hace bastante tiempo.

Desde el principio ya mostré mis dudas sobre que en Egipto llegara a haber un verdadero respeto a la libertad desde la democracia; aunque eso no quita para que me alegrara de la caída del dictador de turno, pero sin echar las campanas al vuelo, porque de lo que hablamos a mi entender es elegir entre dos males, el de la dictadura laica y el de la democracia islamista; en principio parece menor el segundo mal, porque al fin y al cabo nadie tiene derecho a imponerle un régimen a un pueblo, por muy ignorante que sea el pueblo y por muy laico que sea el régimen.

Pero es que por ahora no veo ni tan siquiera el principio de esa democracia, con unos militares asentados en el poder, violando sistemáticamente los derechos humanos y tutelando la supuesta transición democrática desde su dictadura y sus barbaridades.

Espero que el pueblo egipcio pueda hacer algo que valga la pena con los mimbres que tiene. Pero lo dudo mucho.

1 comentario:

  1. Mientras haya mayoria musulmana en un país determinado, ya sea Egipto, Libia, Marruecos, Siria, Túnez, etc, NUNCA habra democracia en dichos países, así de sencillo.
    Lo que sí que hay que evitar es que en los paises europeos dicha religión acabe siendo mayoritaria.

    ResponderEliminar