domingo, 12 de junio de 2016

La actual sociedad española será sustituida por la sociedad islamíca

Hace casi un mes días escribí acerca del desastre social que está viviendo España. Y terminé diciendo que otra sociedad sustituirá a la actual, dejando la respuesta que cual sociedad sería para otro texto. O sea, éste.

Creo que nadie me puede acusar de contemporizar con el Islam y sus prácticas. Pero eso no me impide ver la realidad de que la sociedad islámica va a acabar por sustituir en España a la actual sociedad. Y es que ya están dentro, y su multiplicación natural es exponencial, mientras que la de los españoles es inexistente.

Paro hay más (mucho más, por desgracia). Mientras que la sociedad española ya no cree en nada, la sociedad islámica cree firmemente en su religión; creencia equivocada sin duda, pero que contrasta con el vacío de los españoles. Mientras que la sociedad española no tiene moral (ninguna), la sociedad islámica tiene una estricta moral que impone a sangre y fuego; moral equivocada, dictatorial y teocrática sin duda, pero nuevamente contrasta con la ausencia de moral que tiene enfrente. Mientras que la sociedad española se ha asentado en un pacifismo que es pura y simple cobardía, la sociedad musulmana no duda en luchar con todas sus fuerzas por lo que cree; lucha equivocada, salvaje y sin principios ni justicia, claramente, pero que se opone a la mencionada cobardía de la sociedad española, y entre cobardes y valientes, la victoria está clara, independientemente de la certeza o equivocación de unos y otros. Mientras que la sociedad española ya ni quiere trabajar para vivir (no digamos esforzarse o sacrificarse), los musulmanes están dispuestos a esforzarse cuando es necesario para conseguir lo que desean (sí, sé que muchos viven de las ayudas sociales, pero porque existen; de no existir, se esforzarían). Y finalmente, mientras que la sociedad española no da la vida por nada ni por nadie, los musulmanes no dudan en morir por lo que creen; equivocada y fanáticamente, claro está, pero ello contrasta con quien no quiere sacrificarse en lo absoluto.

Detesto la sociedad islámica, por su inicio, su historia y su presente. Pero creo que la actual dejadez total de la sociedad española llevará a que sea sustituida por ella. Y esto que escribo lo hago con tristeza, porque no querría en manera alguna que sucediera. Pero estoy convencido de que la dirección que ha tomado la sociedad española es irreversible (hablando del conjunto, salvo honrosas excepciones individuales y familiares). Y el precio a pagar, más tarde o más temprano, será éste, su desapareción a manos de la sociedad islámica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario