miércoles, 9 de noviembre de 2016

Pues sí, casi fue una masacre

Hace seis meses pronostiqué una masacre de 347 a 191 a favor de Hillary Clinton. Lo mío indudablemente, como me esfuerzo en demostrar vez tras vez, no son los pronósticos. Claro, conmigo se han equivocado todas las encuestas, que ya es decir. Aunque ya se sabe que mal de muchos, consuelo de tontos. Así que, contra todo pronóstico tenemos que Donald Trump ha vencido claramente a Hillary Clinton, tanto en el voto electoral como en el voto popular. Tremendamente lejos de ambos ha quedado mi preferido, Gary Johnson, quien fuera Gobernador de Nuevo México con el Partido Republicano por ocho años, y que se presentaba como candidato a Presidente por el Libertarian Party.

Mi nefasta opinión sobre el Presidente electo es conocida por los que me leen, así que me ahorraré adjetivos sobre el personaje. Solo una pregunta: ¿qué ha pasado para que este sujeto vaya a presidir el país más poderoso del planeta? Pues la verdad es que a ciencia cierta no lo sé, pero supongo que es una suma de muchos factores, empezando porque enfrente tenía a una candidata que levanta el mismo rechazo que él (a tenor de la votación más, claro está), siguiendo porque ha sabido conectar con una sociedad hastiada de la mediocridad a la que la ha llevado doce años de política alejada de los ciudadanos (los últimos cuatro de Bush y los ocho de Obama) y terminando porque Estados Unidos en muchas zonas ya no parece Estados Unidos, sino otra cosa, y eso al americano medio (sí, al WASP) le toca bastante las narices.

Sea como fuere tenemos un vencedor de la elección presidencial que se enfrentó contra todos y contra todo, de dentro de su partido y de fuera, de principio a fin, y que a pesar de ello consiguió la victoria. O tal vez no a pesar de ello, sino precisamente por ello, porque ese americano medio del que hablaba antes puede ser que también valoró esa lucha en soledad, en un país donde aún se aprecia el individualismo frente a la colectividad.

¿Y qué va a pasar a partir de ahora (bueno, a partir del 20 de enero, que será cuando tomará posesión del cargo)? Pues la verdad es que no tengo la menor idea. Puede ser que Trump al final se modere... o no. Desde luego lo que nos espera va a ser interesante, sin duda. En este caso puede que también cercano a la maldición china que ya he citado en otras ocasiones: ojalá te toque vivir tiempos interesantes.

6 comentarios:

  1. Como sabes yo no pensaba exactamente como tú, pero aún así me ha sorprendido también. Si hubiera estado convencido habría apostado dinero.

    Aún así, no creo que llegue a hacer ni el 10% de lo que prometía, lo mismo que Obama, y mejor así.

    A ve qué pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo completamente contigo. Creo que habrá algunos cambios, sobre todo en política migratoria y económica, pero pienso que no mucho más. Al fin y al cabo, ya ha conseguido lo que quería, ser Presidente.

      Y desde luego tus predicciones estuvieron mucho más acertadas que las mías.

      Eliminar
  2. Visto lo visto, sigue usted pensando que Ted Cruz (o Rubio, o Bush, da lo mismo) hubieran ganado fácilmente a Hillary? A mí esa noción siempre me pareció muy sospechosa, y ahora completamente ridícula, por motivos que quizá no sabría precisar muy bien. Pero me gustaría saber si su opinión ha cambiado en este punto, o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo pensando que Ted Cruz hubiera movilizado mucho más el voto republicano, así como el voto independiente que optó por quedarse en casa, y también hubiera cosechado muchos votos que fueron a Hillary con la nariz tapada por miedo a Trump. El rechazo que genera Hillary hubiera quedado muchísimo más patente al enfrentarse a Cruz, estoy convencido. Aunque claro, mis predicciones no son muy acertadas, eso creo que es bastante evidente.

      Eliminar
    2. "Ted Cruz hubiera movilizado mucho más el voto republicano"

      Impresionante. La verdad es que a Ted Cruz no puedo verlo, no lo trago, de modo que poco puedo aportar yo en un tema tan resbaladizo.

      Pero sí sé algo: muchos de los que votaron a Trump hace un par de días (qué lejano suena ya el fragor de la batalla) no hubieran votado a Cruz. Pero no voy a especular con resultados.

      Un dato tangible, al menos: cada ciclo electoral el electorado (no la población) es un 1.6 % menos blanco (no encuentro el enlace, lo siento). A la vista de los resultados en los famosos "swing states", y por decirlo de manera cruda: unos cuantos sirios por aquí, unos pocos somalíes más por allá... ¿necesito seguir? Por supuesto esta circunstancia no habrá escapado al ojo de lince de los leviathanes. Me pregunto qué pensará Trump de todo esto, y si tiene un plan, o una simple idea al respecto. Y Ted Cruz, me gustaría saber qué opina Ted Cruz, y si sus ideas (seguro que él tiene alguna) es divulgable en voz alta.

      Eliminar
    3. En mi opinión Trump espantó a muchos republicanos moderados, que hubieran votado por Cruz. Pero todo eso ya es politica ficción, evidentemente.

      Sobre el asunto de las minorías, por muy importantes que puedan ser la de los hispanos, la de los negros y otras, hay un hecho incuestionable, y es que más del 63% son blancos.

      Eliminar