domingo, 27 de noviembre de 2016

Supongo que toca hablar de la muerte de Fidel Castro

Me da pereza. Me deja indifernte. Es una muerte más de alguien a quien no conocí y por quien personalmente no sentí nada. Políticamente era un brutal dictador (el único político relevante que se ha atrevido a poner el punto sobre la i ha sido Donald Trump, curiosamente), está claro (para el que no quiera cerrar los ojos a la realidad, evidentemente). No me alegro de su muerte, como no me alegro de la muerte de nadie. Por eso no consigo entender las muestras de júbilo en Miami y en Madrid de los refugiados cubanos.

¿Y qué va a pasar en Cuba ahora? Hoy le dije a mi hija que nada, porque ya Fidel Castro no pintaba nada. Que si pasará algo será a la muerte de Raúl Castro (que, dicho sea de paso, cuenta con 85 años, así que su ciclo vital no parece que pueda durar mucho más).

Habrá que seguir esperando a que la libertad llegue a Cuba.

2 comentarios:

  1. Estoy seguro de que Raúl Castro también se ocupará de que su sucesión no cambie nada del régimen cubano. del mismo modo que pasa en Corea del Norte cada vez que se produce una sucesión. Las monarquías es lo que tienen...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé. Hasta ahora no hay nadie designado (que yo sepa). Existe una posibilidad (repito, posibilidad) de que el régimen se abra de algún modo a la muerte de Raúl Castro.

      Eliminar