viernes, 4 de agosto de 2017

La solución: el 25%

Que si Podemos son una pandilla de extremistas peligrosos (que lo son), que si Ciudadanos es un partido light (que lo es), que si el PP ha entregado toda su ideología liberal conservadora y se ha convertido en un vulgar partido socialdemócrata (que lo ha hecho), que si el PSOE actual es más peligroso que un mono borracho con dos pistolas cargadas (que es cosa evidente), que si lo que hay que hacer es abstenerse para que el sistema caiga (que claramente no es así) y un largo etcétera de quejas, sin duda fundamentadas a más no poder.

¿Hay solución a este lamentable panorama? Sí, la hay. Y, señoras y señores, desde este anónimo rincón que pretende ser liberal se la voy a dar, completamente gratis y sin el menor atisbo de humildad. Monten un partido en condiciones (o, mejor aún, una coalición de partidos liberales en condiciones) con un programa en condiciones, preséntense en todas las circunscripciones electorales en las próximas elecciones generales y consigan en cada una de ellas un 25% de los votos emitidos. Y luego hablamos. ¿Les parece?

Porque todo lo que no sea eso, damas y caballeros, no es más que el derecho al pataleo. O, como diría mi no muy demasiado admirado Trump, el llanto de los perdedores en la ducha después del partido. Que, añado por si las dudas, también lo practico yo en este pequeño rinconcito (me temo que en demasía). Pero es solo eso. Por desgracia. De ustedes y mío.

8 comentarios:

  1. Solución si que la hay,empezando por reclamar un sistema educativo que lo sea,es decir,que dejen de adoctrinar a los niños.
    Para eso es tarde y ese 20% de comunistas,cuyo conocimiento del comunismo es el mismo que el mio de teoria de cuerdas,lo prueba.
    Paso de partidos liberales que a los dos minutos de crearse,se convierten en socialdemocratas y de los que la gente no quiere oir hablar.
    Pero si hasta ese marmolillo de "Sanche",ha conseguido mejorar resultados en las encuestas(a saber el valor de eso),un tipo que desconoce absolutamente todo y aun así y despues de las consecutivas ruinas a la que nos ha llevado su partido con Felipe y el analfabeto de Rodriguez,este pueblo de Dios,¡vivan las caenas!,se emperra en seguir siendo destruido.
    ¡Que demonios!,pataleo,es lo único que nos queda.No tenemos remedio,nos gusta la servidumbre.
    Ahí queda eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, parece que a la inmensa mayoría de los votantes españoles les gusta la servidumbre. Por eso vienen votando socialista (salvo con Aznar -que tampoco hizo nada para revestir lo anterior, dicho sea de paso-) desde 1982. La solución parece complicada.

      Eliminar
  2. Sinceramente, creo que no comprende la situación y menos aún es capaz de darse cuenta lo irreal de su propuesta.

    De los supuestos de partida, puedo admitirle los referidos a los partidos. Cabría pensar incluso que una mayoría de españoles coincidiría en el hartazgo y desilusión que suscitan esos cuatro partidos políticos estatales.

    En vez de explotar esa desafección generalizada promoviendo activamente la abstención buscando así deslegitimar el sistema en su conjunto, objetivo suficientemente claro y preciso como para aunar voluntades sin entrar en innecesarias disputas ideológicas; usted propone crear una alternativa "liberal".

    El liberalismo, como sugiere el acertado primer comentario, es una ideología denostada en buena medida por el adoctrinador sistema educativo español.

    Tampoco la acción política de los autodenominados liberales españoles ha logrado mejorar esa imagen.

    Por un lado tenemos el sector "liberal" del PP, esto es Aguirre y los corruptos y mafiosos de los que se rodeó. Por otro, el PSOE, que en su momento se proclamó el representante del "liberalismo" social y económico en España. Fue justo el gobierno que negó la crisis económica.

    Sebastián asegura que el PSOE representa el liberalismo económico
    https://elpais.com/diario/2006/07/18/economia/1153173607_850215.amp.html

    http://www.forumlibertas.com/el-psoe-ya-no-es-de-izquierdas-ahora-es-liberal/

    Sebastián encabeza un manifiesto liberal defendiendo ideas para "un PSOE renacido"
    https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/sebastian-encabeza-un-manifiesto-liberal-defendiendo-ideas-para-un-psoe-renacido_2049_102.html

    Después podríamos mentar a los partidos "liberales" integrados en el Partido liberal europeo (que dirige el más fanático defensor de la centralización política en Bruselas). Tanto el PNV, CDC y C's han acreditado ser los mejores exponentes de partidos estatales de "consenso" dado que han llegado a pactar tanto con el PSOE como con el PP. Todo vale para salvar a la partidocracia española.

    Con todas esas nefastas experiencias "liberales", usted insiste en su ocurrencia y estima que sería un objetivo viable lograr el 25% del electorado, lo que la hubiera colocado como segunda fuerza política en las dos últimas citas electorales. Ni siquiera los de "we can" promocionados por el PSOE, que alentó el 15M, y el PP, que otorgó visibilidad mediática a Pablo Manuel Iglesias, lo lograron. Y eso que también se benefician del adoctrinamiento de nuestro sistema educativo, evidente cuando se observa que básicamente ha cosechado los votos de los más jóvenes.

    Y además, con el 25% no se reforma ni deroga la "carta otorgada". No se podría lograr imponer una reforma electoral que garantice la representación política ni otra que consagre la separación de poderes, es decir, lograr que España se vuelva democrática.

    En el peor de los casos, el resto de fuerzas se unirían hasta neutralizarlos. En el "mejor", favorecerían algunas reformas económicas que mantendrían al régimen funcionando unos años más.

    Lo que se necesita no es "patalear". Es preciso expulsar a la oligarquía de partidos de una patada. Lo primero es cargarse la legitimidad que todavía tienen las instituciones partidocráticas con una abstención masiva (posible y probable a la vista de la degeneración de la clase política) para seguidamente comenzar la movilización civil con conferencias de concienciación, concentraciones de protesta, manifestaciones callejeras, huelgas...

    Es un desafio arduo pero factible. Pero si esperamos al advenimiento de uns "nueva" alternativa "liberal", está partidocracia la sufrirán también nuestros nietos.

    En fin, lo peor de todo no es que todavía haya gente que mantiene que España vive en "democracia". Lo más grave es que incluso algunos tienen la osadía de afirmar que es una "democracia liberal".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que el que no comprende la situación y menos aún es capaz de darse cuenta de lo irreal de su propuesta es usted.

      Para empezar usted hace girar todo su argumento sobre una pequeña frase entre paréntesis de mi texto. Pues bien, le quitaré el paréntesis, para ver si así lo comprende:

      Monte usted un partido en condiciones con un programa en condiciones, preséntense en todas las circunscripciones electorales en las próximas elecciones generales y consiga en cada una de ellas un 25% de los votos emitidos. Y luego hablamos. ¿Le parece?

      Porque si no le parece lo que usted está ejerciendo es su legítimo derecho al pataleo. O, como diría mi no muy demasiado admirado Trump, el llanto de los perdedores en la ducha después del partido.

      ¿Queda más claro ahora?

      Por lo demás su constante llamada a la abstención es una simpleza y absurdidez que, sinceramente, me sorprenden. Hasta tal punto que creo inneceserio discutir la propuesta. Me limitaré a decirle dos cosas evidentes. La primera, los votos que se cuentan son los que votan, no los que no votan. La segunda, si usted fuera capaz de movilizar a la genta a esa "abstención activa" (cosa que evidentemente no lo es), también lo sería para que votaran en la dirección que usted desea. Pero como no puede, opta por desligitimar por completo el sistema. Lo dicho, el derecho al pataleo que yo mencioné o el llanto de los perdedores que menciona Trump y yo repito.

      Eliminar
  3. Perdone si resultó insistente pero se equivoca y quizá el hecho de que no quiera discutir la propuesta traduzca realmente que carece de criterios de peso para desacreditarla.

    Al fin y al cabo, suele repetir el mantra de que los votos que cuenta son los que están en la urna cuando es evidente que eso no es así.

    Basta un ejemplo reciente para verificar que lo que primariamente resulta trascendental es la participación. Así tenemos el caso de la convocatoria para elegir a la asamblea constituyente bolivariana. La oposición había llamado a boicotear el proceso electoral, esto es, había llamado a la ABSTENCIÓN activa. Sabedor que una ínfima participación deslegitimara a la asamblea con la que el gobierno bolivariano pretendía sustituir al legislativo (controlado por la "oposición formal"), aunque sabían que se aseguraban el control absoluto de la Constituyente (los votos emitidos serían todos para candidatos chavistas), decidieron inflar la cifra de votantes para insuflarle la legitimidad de la que carecía. Como el fraude ha debido de ser más que mayúsculo, hasta la empresa cuentavotos, que según la oposición habría amañado otros resultados electorales a favor del chavismo, ha tenido que reconocer su falsedad. Quizá se estén curando en salud ante una hipotética caída del gobierno y la posibilidad de que presenten cargos criminales contra ellos.

    Por otra parte, aunque no me he detenido mucho en cada caso, creo que he dejado claro lo depreciada (y hasta despreciada) que resulta la etiqueta "liberal" en virtud de lo desmanes cometidos por los que se denominaban "liberales".

    Estoy seguro que, al igual que yo, opina que a día de hoy es impensable que una formación política que se presentará por primera vez a unas elecciones logrará una cuarta parte de los sufragios.

    En cambio, alcanzar una abstención récord sería más factible. Los desilusionados aumentan entre los votantes de todos los partidos. Será difícil llevar a la abstención a los más ideologizados y a aquéllos cuyo puesto depende de la decisión por algún cargo electo. En ningún caso creo que esos colectivos, junto a los pensionistas que parece que siguen votando casi por obligación como si todavía viviera Franco, lleguen al 40% del censo electoral.

    No olvidemos que recientemente en Francia la abstención en segunda vuelta de las legislativas supero el 57%. Además entre los votos emitidos, un 10% era nulo o en blanco. Con la popularidad de Macron cayendo tras comenzar a disiparse el espejismo creado por la propaganda mediática, veremos que pasa cuando comiencen a gobernar a la vuelta del verano. En el primer mes ya dimitieron 4 ministros implicados en varios escándalos. Aunque
    cuenten con casi plenos poderes en em parlamento, pronostico que el otoño será complicado para un ejecutivo respaldado por poco más de un 15% del censo (20% si contamos los gaullistas sumisos).

    En España, si a un exigua legitimación electoral le añadieramos la fragmentación que posibilita el partidocratico sistema proporcional, obtendríamos una situación explosiva que precipitaría elecciones anticipadas, que fomentarían abstención creciente. Lógicamente, en ese contexto sería básica la movilización civil para concienciar a la gente que España no es una democracia y que sólo la ruptura política podrá permitirnos erigir las instituciones democráticas que la nación española se merece. Es básico decir que está fase será vital una movilización transversal, obviando ideologías. Anarquistas, socialistas, conservadores, liberales podrían unirse contra la partidocracia si sólo reclaman representación política y separación de poderes, esto es, democracia.

    Algunos vídeos didácticos cortesía del MCRC:

    https://youtu.be/b47tBUX2p50

    https://youtu.be/7xieBJ8TZjo

    ABSTENCIÓN. Toda la verdad sobre su naturaleza y sus repercusiones
    https://youtu.be/4e8aBkHTEKA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los casos de Venezuela y España no son incomparables. En Venezuela se estaba produciendo un autogolpe, y al final se ha demostrado el pucherazo.

      En España se puede competir en igualdad de condiciones y lograr un resultado aceptable como punto de partida si (y este es el centro de la cuestión) se tiene al suficiente apoyo de los votantes.

      Si no se tiene, pues bueno, podrá ser tal vez por aborregamiento (lo es en el caso de la gente que vota PP, PSOE, Podemos, Convergencia, PNV, por poner algunos ejemplos), pero será un aborregamiento legítimo, guste o no guste, porque votan libremente y no hay pucherazo.

      Eliminar
  4. Quiero entender que realmente querría decir que ambos países no son comparables.

    Por otro lado, dudo que piense que, en ausencia de fraude electoral, una participación del alrededor del 12%, si nos atenemos a las cifras dadas por la oposición, hubiera sido suficiente para considerar legítima a la asamblea constituyente:

    http://www.20minutos.es/noticia/3103086/0/baja-participacion-elecciones-venezuela-dato-oficial-oposicion/

    Creo que entiende que el "pucherazo" no consistió en robarle votos a los candidatos de la oposición. Ésta ni tan siquiera participaba en los comicios dado que habían llamado a la abstención activa en ese proceso electoral.

    Simplemente inflaron la cifra de votantes para dotar a la elección de cierta legitimidad popular. La simulación de una participación más elevada implica, clarísimamente, lo trascendental de la abstención en un proceso electoral.

    Confunde a mi entender, y ello es muy grave, las características institucionales de una democracia (separación de poderes y representación del elector) con el procedimiento meramente instrumental por la que éstas se legitiman, esto es, el procedimiento de consulta popular. De nada sirve que haya elecciones si no existe separación de poderes ni representación del elector. Por muy escrupulosos que sea el procedimiento de recuento de votos, en ningún caso significará que ese Estado es democrático si los electores no pueden elegir a sus representantes políticos o los poderes ejecutivo y legislativo no están separados en origen.

    Por ejemplo, en USA, la primera democracia representativa formalmente constituida, pudiera haber habido fraude electoral en las últimas presidenciales (para beneficiar a Killary Clinton, claro está):

    http://www.zerohedge.com/news/2017-08-05/california-has-11-counties-more-registered-voters-voting-age-citizens

    Sin embargo, eso sólo deslegitimaría ese resultado electoral concreto y no propiamente a sus instituciones democráticas (además, afortunadamente, Killary perdió a pesar de las más que probables trampas y el casi omnímodo apoyo mediático a su favor).

    En un Estado que carece de democracia formal, verbigracia España, el proceso electoral es la única fuente de legitimidad popular que tiene dado que sus instituciones NO son democráticas y, si hubiera fraude electoral (o una abstención mayoritaria) se evidenciaría que la oligarquía partidista que detenta el poder se ha desconectado del pueblo, ergo, debe ser derrocada.

    Con respecto al "autogolpe", entiendo que se refiere a la creación de una asamblea parlamentaria paralela (la llamada "constituyente) a la controlada por la oposición "formal".

    Lo cierto es que el gobierno venía desde hace mucho tiempo haciendo caso omiso a la cámara legislativa:

    ¿Se ha vuelto irrelevante la Asamblea Nacional de Venezuela?
    http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-37747842

    De hecho, desde hace más de un año, el gobierno por voz de su Tribunal Supremo la declaró en "desacato":

    El Supremo de Venezuela declara en desacato al parlamento
    https://elpais.com/internacional/2016/08/02/actualidad/1470162475_930345.html

    ¿Cuándo perdió entonces el carácter democrático Venezuela? Cuando se constituyó el legislativo paralelo, cuando se declaró en desacato al legislativo opositor, cuando simplemente se ignoraban sus decisiones, cuando se cometieron fraudes igualmente notorios que este último en votaciones presidenciales y legislativas...

    Realmente, NUNCA ha sido una democracia dado que los electores nunca pudieron elegir a sus representantes políticos ni existía una verdadera separación de poderes. Tanto monta para España.

    ResponderEliminar
  5. Aunque aquí se pueda votar a las listas de los múltiples partidos que en un momento u otro se hayan podido proclamar "liberales" eso no quiere decir que España sea una democracia. Que los votos depositados en la urna sean fielmente contados y traducidos en escaños no quiere decir que España sea más democrática que otro país donde exista cierto falseamiento en esas cifras.

    Que el voto pudiera ser "libre" (aunque esté tremendamente influenciado por los medios de propaganda públicos y privados) no hace que un Estado sea democrático. En los Estados socialistas, por ejemplo en Cuba, son "libres" de seleccionar al candidato que prefieran entre la lista elaborada (bajo la supervisión de los CDR) en cada distrito. Que Cuba tenga lista abierta no les hace más democrático que España y sus listas cerradas.

    Por último, en España existe un sector del Estado, su delegación regional en Cataluña, que está en abierta sedición con respecto a la administración central. Muchos afirman que están ejecutando una especie de "golpe de Estado".

    A la vista de esto, quizá su subsconsciente se haya impuesto en su caso y efectivamente le hizo escribir lo que realmente dejó escrito, que "Venzuela y España no son incomparables", o lo que es lo mismo, que Venezuela y España son comparables.

    ResponderEliminar