lunes, 28 de agosto de 2017

No lo entendéis



Me impresionó mucho la foto del rey en la manifestación de Barcelona con las dos niñas, que se puede ver sobre estas líneas; una musulmana, tapada de tal forma que solo se le ven la cara, las manos y un poco los pies; la otra no musulmana, mostrando pies, piernas, manos, brazos, cabello y algo de escote, además de por supuesto la cara.

Pero me impresionó no precisamente por las razones políticamente correctas por las que se pusieron a las dos niñas al lado del monarca (libertad, respeto a la diversidad y tal). Me impresionó (y, repito, bastante) más bien por todo lo contrario. A aquellos que prefieren el modo de vestir de la niña no musulmana les trae completamente sin cuidado la vestimenta de la niña musulmana (y así debe ser). Pero aquellos otros que defienden el ropaje de la niña musulmana odian la forma en que se veía la niña no musulamana. Y cuando sean mayoría (o incluso antes) la obligarán a vestir como la musulmana. Y si no quiere... pobre de ella.

Y no lo entendéis. Ni lo entenderéis hasta que pase. Y entonces será demasiado tarde.

15 comentarios:

  1. Pero entiendo que entenderá que odiando, no ya a la adolescente musulmana,a su familia o sus correligionarios, sino la fe que todos profesan no se logrará más que exacerbar los ánimos y suscitar conflictos sociales.

    En cambio, sí urge controlar a las organizaciones que reciben ayudas exteriores bloqueando las que procedan de gobiernos y grupos islamistas. Irá contra la neoliberal concepción de la "libertad de capitales" pero es imprescindible evitar que las formaciones islamistas ya establecidas reciban más apoyo y medios.

    También sería necesario promover cierta relajación/ridiculización de costumbres islámicas en las escuelas. Ciertos hábitos dietéticos como el ayuno del Ramadán o normas de vestimenta demasiado recatadas podrían ser sometidas a discusión por profesores y tutores. Cierto es que no se cumpliría con el deseo de muchos padres de preservar en sus hijos las propias convicciones que, liberalmente, ellos quisieran imponerles pero la Civilización no se edifica permitiendo que grupos sociales queden al margen.

    Por supuesto, por motivos socio-economicos pero también culturales, debiera plantearse limitar la libre circulación de personas que entran buscando una vida mejor en España.

    Ninguna de las tres líneas de acción puede ser más antiliberal pero témome que ya se ha sido en extremo licencioso como para seguir permitiendo que se "deje hacer".

    Coincido plenamente con usted que se pueden y deben tomar medidas pero nunca desde una pasional islamofobia sino desde un cerebral anti-islamismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como usted ya sabe, mi odio no es a las personas, sino a las ideas que destruyen a esas personas (y a través de esas personas a muchas más).

      Sobre las medidas que usted propone, se está yendo exactamente en sentido contrario. Los musulmanes cada vez ocupan más espacios sociales y son tradados con más mimo por todas las autoridades. Como ejemplo, la manifestación de Barcelona. Fue más contra la "islamofobia" que contra el terrorismo islámico. Y esos a unos pocos días de que unos terroristas musulmanes habían asesinado a 16 personas. ¿Sabe como se llama eso? Suicidio social. Al tiempo.

      Islamofobia o anti-islamismo, la cuestión no es el fuero sino el huevo. Pueden ustedes seguir discutiendo si son galgos o son podencos mientras ellos llegan a mares y se reproducen como conejos, a la vez que la población autóctona emigra (como es mi caso) o se dedica a divertirse sin procrear. Sigan, sigan discutiendo hasta que les quiten su libertad o, peor aún, directamente su cabeza.

      Eliminar
    2. Las cuestiones terminológicas no son casi nunca baladí.

      Ya hemos discutido que no es lo mismo una democracia representativa que un Estado de partidos (o partidocracia). En el primer caso, los ciudadanos pueden transmitir sus demandas por medio de sus representantes y, si son mayoritarias, el Estado debe adoptarlas. En una partidocracia, al carecer de representación política, la ciudadanía es incapaz de influir de forma directa en la dirección de la agenda política y, al no existir separación de poderes, potencias extranjeras corrompen mucho más fácilmente a la clase política llegando a ser mucho más determinantes que los propios nacionales.

      No es lo mismo ir en contra de la religión islámica (casi una cuarta parte de la población mundial) que oponerse al islamismo, ideología que pretende convertir a los dogmas y tradiciones islámicos en los principios rectores de la comunidad en su conjunto. Aunque pueden ser una minoría marginal en muchos países árabes, los musulmanes no islamistas todavía representan una mayoría en los países occidentales. Si se ataca a todos los musulmanes atacando su religión, muchos musulmanes podrían abrazar el islamismo empeorando la relación de fuerzas, ya de por sí desalentadora por lo que a proyecciones demográficas se refiere.

      Eliminar
    3. El Corán dice lo que dice. Mahoma fue quien fue. La radicalidad entre los musulmanes es la que es:
      https://elrincondelalibertad.blogspot.com/2017/08/video-el-mito-de-la-minoria-radical.html

      Eliminar
  2. Rebajando un poco la seriedad de lo previamente dicho, a propósito de vestir "como Dios manda":

    Normas en cuanto al modo de vestir, la apariencia y la conducta
    https://www.lds.org/youth/fsy/standards?lang=spa&country=cl

    Moda para cristianas: A vestirse como Dios manda
    http://www.laprensa.hn/vivir/moda/378202-98/moda-para-cristianas-a-vestirse-como-dios-manda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mundo cristiano hay costumbres extremadamente conservadoras en el modo de vestir de las mujeres. Pero nadie intenta imponerlas a los demás.

      Eliminar
    2. Eso es porque la clase dirigente de una comunidad concreta no coincide con sus "guías espirituales". Si así pasara, como pasa por ejemplo en la República de Irán, hasta los visitantes temporales estarían obligados a acatar sus normas si quieren tener siquiera contacto con "su comunidad" (lo que no pasa en Arabia Saudí, donde no se obliga a las occidentales , al menos a las que viajan como diplomáticas, a cubrirse el cabello, por ejemplo)

      Las comunidades fundamentalistas cristianas que todavía quedan,localizadas muchas de ellas en el continente americano, son colectividades absolutamente cerradas en las que toda la vida de sus integrantes está reglada de acuerdo al los designios de sus "guías espirituales/políticos".

      Aunque su pulsión mesiánica les obligue a difundir sus creencias haciendo que otros adopten sus dogmas y costumbres, lógicamente, están en franca minoría, la población, verbigracia la estadounidense, les ignora a la vez que tolera; y las instituciones están dotadas de suficientes instrumentos legales para evitar que se generalicen desde el poder sus ideas fundamentalistas. Dicho lo cual, es bien cierto que, como minoría bien organizada, lograron imponer a la totalidad de la población algunos de sus postulados como en el caso de la prohibición de las bebidas alcohólicas durante los años veinte.

      Eliminar
    3. Que usted compare grupos cristianos pacíficos con grupos musulmanes terroristas me parece completamente fuera de sitio.

      Eliminar
    4. A propósito de los musulmanes fundamentalistas que usted pronostica que impondrán sus cánones de vestimenta, yo le repliqué con el caso de la prohibición de las bebidas alcohólicas en USA impulsada por fundamentalistas cristianos.

      El hecho de que un fundamentalista sea pacífico o ejerza el "terror" como forma de dominación tiene más que ver con que ostente una posición de poder que con el hecho de ser cristiano o musulmán.

      El suyo, refiriéndose a una comparación que no he hecho (no menciono para nada el terrorismo) sí que es un comentario completamente fuera de lugar.

      Eliminar
  3. Con respecto al atuendo islámico, recomiendo la lectura de esta entrada de la Wikipedia:

    https://es.m.wikipedia.org/wiki/Hiyab
    Ver "probable futuro del hiyab"

    Me quedo con este párrafo:

    "El auge del panarabismo y los movimientos análogos en los años 50 y 60, con su carga de laicismo y militancia política, dará más curso a la participación femenina en lo público e irá relegando cada vez más el hiyab. De este modo, en los 60 llevar la cara o la cabeza cubiertas era un fenómeno minoritario, salvo en países que se habían mantenido al margen de las convulsiones políticas del siglo, y en especial aquellos en los que la práctica del islam estaba ligada al wahhabismo".

    Si pudo hacerse en el pasado, puede repetirse (mejorándose) en el futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Wikipedia podrá decir lo que le dé la gana, pero lo que yo veo en las sociedades musulmanas en Europa en general y en España en particular es exactamente lo contrario.

      Eliminar
  4. Eso es porque el texto susodicho hace referencia a un período histórico y una localización distintas a las presentes.

    Pone de relieve que una sociedad mayoritariamente islámica puede adoptar conceptos importados de Occidente (y en origen, marcadamente anticristianos) como el laicismo.

    El "resurgir" islámico vivido a partir de los 70 se produjo tomando como modelo el "islam" dominante en los territorios que habían sido ajenos a cualquier tipo de evolución política (justamente las monarquías árabes aliadas del imperialismo angloamericano).

    El Islam no es algo homogéneo ni inmutable. Lógicamente, la sociedad islámica tampoco lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, claro. El problema es quien lleva la voz cantante aquí (o ahí, en Europa) y ahora. Ustedes verán.

      Eliminar
    2. Y es contra esa "voz cantante" contra la que se debe ir (monarquías wahabitas y sus apadrinados partidos islamistas), no contra el conjunto de la población musulmana.

      Lo malo es que la potencias occidentales (USA, UK principalmente) hayan sido a su vez los principales valedores de esas mismas "voces cantantes".

      Eliminar
  5. http://etrusk.blogspot.com.es/2017/08/porque-nadie-grita-asesinos.html

    ResponderEliminar