sábado, 19 de agosto de 2017

Pues ni lo uno ni lo otro, gentuza extremista

Habla la CUP de "terrorismo fascista fruto del capitalismo". Pues ni una cosa ni la otra. No son fascistas, sino fanáticos musulmanes. Y su terrorismo no es fruto del capitalismo, sino de su fanatismo religioso. Pero algo tan evidente es difícil que lo puedan ver la gentuza extremista de la CUP, que lo único que intentan con esas palabras es una miserable equidistancia entre víctimas y asesinos, culpando a ambos por igual.

6 comentarios:

  1. El término "islamofascism" o "islamic fascism" existe desde hace mucho tiempo. No sé si ese el sentido que querían darle (quizá consideren fascista a todo el que no coincida con sus planteamientos) pero no serían los primeros en equiparar fascismo e islamismo.

    https://en.m.wikipedia.org/wiki/Islamofascism

    De hecho se usó para remarcar el potencial riesgo que podían llegar a suponer los Hermanos Musulmanes. Lástima que no se hiciera caso del analista militar que planteó tan certero pronóstico y potencias occidentales como UK, USA e incluso Israel hayan promocionado a grupos de la hermandad siempre que se ajustaba a sus intereses estratégicos.

    Lo del capitalismo podría estar justificado al ser las monarquías absolutas árabes, destacando a la wahabita Arabia Saudí, las que promocionan el culto islámico en Occidente. Éstas dependen de las exportaciones de petróleo, que alimenta a las economías "capitalistas" (mixtas de mercado, sería más preciso).

    Puede que no tuvieran en mente un razonamiento tan complejo pero tampoco es descartable.

    No obstante, lo que está claro es que las víctimas son lamentablemente las que son pero los culpables de alentar, promocionar y armar a los islamistas quedan normalmente en el olvido cuando se produce un atentado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confundir islamistas y fascistas me parece simplemente ignorante. Y justificar el terrorismo (sí, justificar) en base al capitalismo me parece simplemetne miserable.

      Eliminar
  2. Insisto en que dudo que el susodicho portavoz de la CUP tuviera en mente el concepto de "islamofascismo" pero yo quería dejar constancia de su existencia y su quizá excesivo uso.

    http://www.libertaddigital.com/c.php?op=buscar&cof=FORID%3A11&ie=ISO-8859-1&q=islamofascismo#gsc.tab=0&gsc.q=islamofascismo&gsc.page=1

    No es que el término me parezca el más idóneo, ni tan siquiera correcto, pero en el contexto histórico en el que se definió, la Guerra Fría, todo lo que no fuera la "amenaza roja" era puesto en un distanciado segundo término y catalogarlo como fascismo/totalitarismo se contribuía a identificarlo con amenazas bien conocidas con la pretensión de subrayar su importancia.

    Y lo trágicamente cierto es que grupos como los Hermanos Musulmanes probablemente hubieran sido irrelevantes si no hubieran contado con el apoyo de potencias como UK, USA o Israel.

    Cito un fragmento de la entrada "islamofascism" de la Wikipedia:

    "Some analysts consider Manfred Halpern's of the phrase 'neo-Islamic totalitarianism' in his 1963 book The Politics of Social Change in the Middle East and North Africa, as a precursor to the concept of Islamofascism, in that he discusses Islamism as a new kind of fascism.[5] Halpern's primary case was based on an analysis of the Muslim Brotherhood in Egypt, and he argued that such Islamic movements were an obstacle to the military regimes who were in his view representatives of a new middle class capable of modernizing the Middle East".

    Como efectivamente pasó, la hermandad fue minando poco a poco al gobierno egipcio, se hicieron con el poder tras elecciones en Turquía (y en Gaza) y las acciones encubiertas de la CIA ("primavera árabe") propiciaron la toma del poder en Egipto y Túnez (en ambos casos por afortunadamente poco tiempo) a la par que fuerzas pertenecientes a la OBSOLETA OTAN destruían Libia y Siria.

    Lo que podían ser ahora Estados occidentalizados son "estados fallidos". Eso explica en gran medida el auge del islamismo político y eso ha sido posible por la determinante intervención de potencias occidentales a favor de fuerzas islamistas contra los regímenes nacionalistas árabes (demasiado "socialistas" para no ser considerados enemigos durante la Guerra Fría)

    Respecto a la mención de que este tipo de terrorismo es "fruto del capitalismo", dudo que, aunque lo dijera un "anticapitalista", pretendiera "justificar" la masacre. Simplemente creo que, de forma algo simplista, quería establecer la relación entre la dependencia del petróleo de las economías capitalistas y cómo con los beneficios que obtienen las monarquías del Golfo Pérsico, además de gastos en lujos y comprar empresas en Europa, financian a grupos yihadistas (entre otras razones como programa de empleo juvenil).

    Al menos, no se puede reprochar a la CUP que pretenda llevarse bien con las petromonarquías arabes. Desde luego, a diferencia del "rey emérito", ellos no han cobrado de ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi punto es que con esa frase la CUP marca una miserable equidistancia entre víctimas y asesinos.

      Eliminar
  3. Tampoco diría tal cosa. Tenga en cuenta que la CUP es una formación política que presumirá de ser anticapitalista y antifascista por lo que el "terrorismo fascista fruto del capitalismo" no puede estar más alejado de sus principios.

    Otra cosa es que consideremos que un movimiento socialista pueda o deba ser internacionalista, si es coherente que apoyen el proyecto imperialista de la oligarquía catalana (esa invención neofeudal de los "países catalanes") u otros tantos planteamientos políticos criticables y objetables.

    No obstante, recuerde que un partido como la CUP es consecuencia de años de adoctrinamiento "catalanista" prosecesionista. Además, es la típica formación excéntricamente radicalizada que sería casi imposible que tuviese visibilidad en una democracia representativa. Sólo en sistemas proporcionales (ergo NO democráticos) podían acceder al poder grupúsculos cuyos integrantes apenas conseguirían apoyo en una circunscripción concreta y rarísima vez se harían con la representación de la misma si estuviera vigente un sistema mayoritario con doble vuelta o voto alternativo.

    Es lo que tiene la partidocracia, permite que los partidos políticos se hagan con el control del Estado, se desconectan de las necesidades y demandas de la sociedad civil y van promocionándose formaciones crecientemente mediocres y radicalizadas.

    Espero que al menos haya reflexionado sobre este aspecto y haya concluido que una partidocracia o un sistema parlamentarismo no son ni pueden ser democracias representativas. Simplemente, son sistemas distintos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La CUP, como toda la extrema izquierda, incluido Podemos, hace equilibrios entre víctimas y asesinos. Condenan el terrorismo, pero entienden sus razones. Es lo mismo que Podemos (a quien he seguido más que a esta gente), pero a la catalana y un poco más extremista (si es que ello es posible).

      Eliminar