martes, 29 de agosto de 2017

Son más antiisraelíes que antiyihadistas

La manifestación de Barcelona se hizo, teóricamente, para protestar contra los llamados atentados terroristas yihadistas. Pero lo curioso es que no hubo ninguna pancarta contra ello. Por contra me entero por el blog de Elentir de que una pareja judía que portaba una bandera de Israel (como otras personas portaban la bandera de su país) fueron brutalmente increpados, hasta el punto de ser llamados "asesinos", "terroristas" y otros insultos.

El colmo es que los Mossos, en lugar de protegerles, les sacaron de la manifestación, ante los ataques que estaba sufriendo.

Este es el estado de postración en el que se encuentra la sociedad española. Débil con los fuertes (los terroristas musulmanes), fuerte con los débiles (los pacíficos judíos). ¿Y piensan que no habrá consecuencias? Claro que las habrá. Por supuesto.

8 comentarios:

  1. Me parece lamentable que una turba de "odiadores" increpara a una pacífica pareja que se manifestaba contra el terrorismo yihadista por el sólo hecho de que portara una bandera de Israel. Tenían tanto o incluso más derecho que los que llevaran la bandera de Palestina (160 Estados reconocen a Israel frente a los 137 que reconocen a Palestina).

    Dicho esto, no me cabe duda de que las fuerzas de orden público les sacaron de la manifestación para protegerles de la antedicha odiosa turba.

    Con respecto a su mención del comportamiento “débil con los fuertes y fuerte con los débiles”, le recuerdo que los terroristas (“fuertes”) fueron ejecutados, lo que en ningún caso puede ser considerada como una respuesta “débil”.

    Con respecto a los “débiles” judíos, ya que nos referimos a Israel, obraríamos mejor hablando de israelíes y así no despreciaríamos a más del 17% de la población, musulmana, al que habría que añadir otros grupos cercanos del 4%, entre cristianos y drusos. Además, no es menos cierto que una minoría (demográficamente expansiva) de judíos, los más ortodoxos entre los creyentes, son abiertamente antisionistas y, consecuentemente, antiisraelíes (aunque eso sí, ponen sumisamente la mano a la hora de recibir subvenciones).

    Y ya que mencionamos al movimiento sionista a propósito de hechos ocurridos en Cataluña, me gustaría compartir este artículo que correlaciona catalanismo y sionismo:

    CATALANADAS: Relaciones entre catalanismo y sionismo. ¿Mito o realidad?
    https://somatemps.me/2015/05/17/catalanadas/

    Y este otro artículo aparecido en el “liberal” Harretz firmado por el que fuera editor jefe de su versión inglesa:

    Viva Catalonia, Viva Israel
    http://www.haaretz.com/opinion/viva-catalonia-viva-israel-1.467213

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pacíficos judíos en la manifestación debieron ser protegidos y los violentos antijudíos debieron ser detenidos.

      Cuando escribí "débil con los fuertes (los terroristas musulmanes), fuerte con los débiles (los pacíficos judíos)" hablaba, tomando como referencia la actuación de los mossos en ese momento determinado (prefieron apoyar a los violentos propalestinos, por ser más numerosos, que a los pacíficos judíos, que eran dos), de la sociedad española en general.

      Eliminar
  2. No se debiera querer detener a todo aquel que expresa una opinión o insulto por mucho que nos parezca odioso. Sí usted alega tener derecho a "odiar" el Islam (con el agravio que ello pueda suponer a todos los musulmanes, sean pacíficos o no), esa turba podía alegar que ellos pueden insultar a Israel, sus símbolos y, por extensión, a sus ciudadanos.

    De hecho, me parece más razonable mostrar rechazo por un Estado que por una religión. Al fin y al cabo, son entidades políticas las que instrumentalizan una religión y la convierten en ideología gubernamental.

    Así, en el caso del islam, habrá arabistas y estudiosos coránicas que defiendan que, como pretendidamente también postulan las religiones en las que se inspira (judía y cristiana), el Corán es un mensaje "divino" de "amor y paz". Desde luego, no es el caso del islam que han propagado los wahabitas, el que defienden los islamistas o al que apelan los terroristas yihadistas para justificar sus crímenes. Estos tres son los actores políticos, aceptémoslo, dominantes que conducen (manipulan) a la mayoría de la población (sumisamente pasiva y por lo tanto, pacífica).

    Por otra parte, me parece tremendamente errado a la par que preocupante que califique a la turba propalestina (que puede ser abiertamente antisionista pero no necesariamente judeofóbica) como "terroristas musulmanes" cuando no es necesario ser musulmán (ni árabe) para ser propalestino y, que yo sepa, ninguno era un terrorista (aunque puede que para usted todo musulmán/propalestino sea un terrorista disimulado o en potencia)

    Finalmente, debe admitir que no es incompatible ser un ferviente sionista defensor del Estado de Israel (ya sea judío creyente, ateo o cristiano metodista) y simultáneamente promover el islamismo y colaborar con terroristas yihadistas. Véase el ejemplo de los propios gobiernos israelíes, que promocionaron en su día a los islamistas de Hamás sufriendo ahora las consecuencias de tenerlos por enemigos. Más recientemente, en la guerra contra Siria, Israel ha demostrado ser más antisirio que antiyihadista.

    EXCLUSIVE: Moment Israeli commandos rescue Islamic militants in Syria http://www.dailymail.co.uk/news/article-3315347/Watch-heart-pounding-moment-Israeli-commandos-save-Islamic-militants-Syrian-warzone-risking-lives-sworn-enemies.html?ito=whatsapp_share_article-masthead

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, que parece que según usted está bien que unos pacíficos judíos tengan que abandonar una manifestación por las amenazas de unos violentos antijudíos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Seamos razonables. Sabe tan bien como yo que escoltar a esa pareja lejos de los insultos de la turba era la mejor opción. Pretender detenerles implicaría una cantidad de efectivos policiales que difícilmente podrían abrirse paso en mitad de una manifestación tan multitudinaria sin perturbar gravemente el orden. Además, eso podría haber derivado en enfrentamientos violentos lo que hubiera sido francamente lamentable (por si lo duda, la culpa hubiera sido de la turba). Por otra parte, nada impedía que la pareja se reincorporara a la manifestación en otro tramo de la misma, mejor al final de ésta donde estaría escoltada por las fuerzas policiales que cierran toda manifestación de esta índole.

      Y por favor, ser anti-israelí no necesariamente sinónimo de anti-judío. Conoce perfectamente que existen grupo de judíos, más creyentes que la media de la población israelí, que son fervientemente anti-israelíes y lo son a causa de su religión, el judaísmo.

      No confundamos términos políticos como la nacionalidad (pertenencia a una Nación-Estado concreta) con términos religiosos o étnicos.

      PD. borré sin querer este mismo comentario. Saludos y confío que las inundaciones de Texas no le hayan afectado.

      Eliminar