domingo, 29 de mayo de 2005

Asco y cadena perpetua

Muchísimo asco es lo que sentí cuando leí la noticia de las violaciones sexuales a bebés. Y es que los titulares iban muy repulsivos a más repulsivos aún:

La Policía desmantela una red de violadores de bebés que distribuía imágenes 'horripilantes' en la Red

Alonso, sobre la red de violadores de bebés desmantelada: 'Jamás vi imágenes de tanta brutalidad'

Uno de los violadores de bebés confiesa cien abusos

Espantoso. Y asqueroso. Realmente asqueroso.

Y algo que me llamó poderosamente la atención fue que entre estos miserables los hay informáticos, un estudiante de Biología y un estudiante de Geografía e Historia. Vamos, que los tipos eran de un nivel cultural alto. Pero queda claro que el nivel cultural no da el nivel moral.

En lo que respecta al castigo a estos elementos, después de un juicio justo estoy a favor de que se les condene a cadena perpetua. O, lo que es lo mismo, al cumplimiento efectivo de la suma de penas por los diferentes delitos cometidos.

Creo que ya va siendo hora de que el permisivo sistema penal español deje de serlo. Hay casos delictivos que merecen que los delincuentes que los efectúan se pasen el resto de sus vidas en prisión, como castigo y como protección para la sociedad; y este asunto es, sin lugar a dudas, uno de ellos.

1 comentario:

  1. Proporcionalidad delito-pena. El sistema judicial vigente es simplemente irrisorio. Si existiera la justicia como yo la entiendo, con un código libertario, se les iba a quitar las ganas de volver a hacer algo así. Je.

    ResponderEliminar