martes, 3 de mayo de 2005

Que risa, tía Felisa

La verdad es que pocas son las noticias que me hacen gracia. Con unas concuerdo, con otras discrepo, pero reírme, lo que se dice reírme, con pocas, muy pocas.

Pero he aquí que hace muy poco surgió una noticia que me provocó risa:

MIENTRAS SE MANIFIESTAN POR "EL EMPLEO ESTABLE"
El 70 por ciento de los empleados de centros de PSOE, UGT y CCOO de Madrid tiene contratos precarios


No me sorprende. Son así. La ley del embudo, lo ancho para ellos, y lo estrecho para los demás. Decían los antiguos que "una cosa es predicar, y otra dar trigo". Y eso que murieron sin conocer a nuestras centrales sindicales mayoritarias ni al partido mayoritario de la oposición en Madrid. Porque lo que es predicar, predican, pero de dar trigo, nada de nada.

Me hace gracia, y mucha, la manifiesta hipocresía de estas organizaciones. Me hace gracia (aunque reconozco que no la tiene) que siga habiendo gente que cree en ellas. Me río (aunque no debería, lo reconozco) porque sigan contando con votantes.

Alguien dijo que cada pueblo tiene los gobernante que se merecen. Eso se entiende también, digo yo, en el sentido de cada país tiene los sindicatos y los partidos políticos que se ha ganado a pulso. Por eso supongo que España en general, y Madrid en particular, tiene al PSOE, a la UGT y a las CCOO a las que se han hecho acreedoras. Espero que algún día deje de ser así. Mientras tanto, ¡menudos hipócritas que nos merecemos! Y yo me sigo riendo, aunque, eso sí, por no llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario