domingo, 8 de mayo de 2005

Les deseo lo mejor... pero sigo esperando la república

El anuncio del embarazo de Letizia es de esas noticias que me gustaría pasar por alto, dado que embarazos hay todos los días. Pero es de actualidad, y actualidad política además.

Vaya por delante que a Felipe y Letizia les deseo lo mejor, respecto a ellos, su matrimonio, su embarazo y el nacimiento. Vamos, como a cualquier otra pareja.

Ahora bien, en el terreno político, la cosa es para nota.

Por un lado, la Vicepresidente del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se nos descuelga con unas declaraciones cuando menos sorprendentes:

Esperemos que los Príncipes tengan una niña y otra niña, o tengan un niño y una niña o tengan sólo una niña para evitar problemas.

Es decir, que dependiendo del sexo del nacido, habrá problemas políticos en España. Mandan narices.

Y a lo anterior hay que añadir un artículo que no tiene desperdicio de Isabel Durán, en el que analiza la cuestión sucesoria. El artículo vale la pena leerlo entero, porque, desde el punto de la esquizofrenia política que es la monarquía, y, además, la discriminación de la mujer a favor del varón, vale la pena.

La cuestión que se analiza es la tan traída y llevada reforma constitucional para eliminar el privilegio del hombre sobre la mujer para llegar al trono español. Y la articulista se hace una pregunta para el caso de que la principesca pareja tuvieran primero una niña y posteriormente un niño:

Evidentemente habría que reformar la Constitución, salvo que se quiera hacer que prevalezca la discriminación, pero ¿tendría efecto con carácter retroactivo para que esa niña ocupara un día el trono de España? Catedráticos de Derecho Constitucional como Jorge de Esteban sostienen que no.

Con lo que nos encontraríamos, de ser así, que la discriminación continuaría hasta la próxima generación.

Pero más destacable me parece lo siguiente, hablando de la monarquía como tal:

La reforma de la Constitución es, además, delicada y compleja y abre un abanico de incógnitas en el que varios de los mayores expertos en la materia han alertado de los riesgos que comporta. Quizás la más grave la reseñó el ex presidente del Tribunal Constitucional, Álvaro Rodríguez Bereijo, cuando advirtió de que el proceso pueda desembocar en un referéndum sobre la Monarquía. Y lo hizo cuando todavía no estaba en La Moncloa José Luis Rodríguez Zapatero.

O sea, que es arriesgado y grave que se pueda abrir un debate sobre la monarquía como tal, donde al final sea el pueblo español quien tome la decisión fianl de qué sistema prefieren. Sinceramente, me parece repugnante, hablando desde el punto de vista de la libertad y de la democracia. Lo que esta gente está diciendo, ni más ni menos, es que hay que dejar las cosas como están, o, de reformarlas, hacerlo sin armar demasiado ruido, para robar al pueblo español su soberano derecho a decidir, y seguirle imponiendo un sistema de gobierno, la monarquía, que cada vez se ve que tiene menos apoyo popular.

Repito, desde la libertad y la democracia, repugnante.

Me trae un poco al fresco la discriminación monárquica actual a favor del verón y en contra de la mujer. Como mal menor preferiría que no existiera. Pero poco se puede esperar de una institución que se basa en el privilegio de los nobles frente a los pleveyos. Salvo eso, que se acomoden a los tiempos, como siempre han hecho, para seguir ostentnado unos privilegios que piensan que tienen de nacimiento.

Por ello espero que, sea como fuere, en España no tardando mucho se abra un debate sensato y equilibrado sobre la monarquía, y que finalice desechando ese sistema para elegir otro mucho más acorde con la libertad y con la democracia, la república.

5 comentarios:

  1. Guapo guapa guapo guapa guapa guapo guapa guapa gupao guapa guapo puo gopu gopa gepo gep gep gepppp

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de coincidir contigo Palacios, yo también espero que cuando se jubile Juan Carlos, no tengamos que debatir sobre la sucesión, sino sobre cómo organizar la República.
    Un saludo desde Mérida.

    ResponderEliminar
  3. Me sorprende tu optimismo respecto de la sociedad española. Despues del nivel de debate politico y reflexion ciudadana que hubo en el referendum sobre el tratado de la union europea, ¿Que crees que pasaria con el de monarquia republica? Yo lo que digan los politicos, yo lo que digan los politicos, yo lo que digan los polticos,............

    ResponderEliminar
  4. Hombre,los reyes ya no gobiernan ni incordian mucho.
    La amenaza viene ahora de los concejales y los subsecretarios de estado. A estos sí que hay que bajarlos del trono.

    Nasser

    ResponderEliminar
  5. No seré yo quien defienda a ultranza la Monarquía, pero con los defensores de la República que gastamos en España y con los valores que se asocian a ese régimen, mejor dejar las cosas para muy adelante. Quizás para cuando el nieto del bebé que espera Letizia esté en disposición de acceder al Trono. Eso si para esa época no existen unos Del Río que intenten convencer al pueblo de lo que hay que votar. Saludos.

    ResponderEliminar