martes, 17 de mayo de 2005

Siempre comprendiendo el fanatismo islamista

Resulta que la revista "Newsweek" publica que los militares de Guantánamo dejaron copias del Corán en los baños para irritar a los prisioneros musulmanes y, al menos en una ocasión, tiraron una copia del libro por el retrete.

Está por demostrarse la veracidad de tales acusaciones, pues ya la revista en cuestión ha dicho que pudo haber cometido "errores" en el reportaje del 9 de mayo sobre el tema en cuestión.

Si los hechos ocurrieron, muy mal, y que se investigue y condene a los culpables, como autores de haber violado la libertad religiosa de los detenidos. Y si los hechos no ocurrieron, muy mal también, y que se investigue y condene a la revista por dar informaciones falsas.

Ahora bien, lo que no tiene justificación posible, aunque los hechos fueran totalmente ciertos, es lo siguiente:

En el distrito de Logar, unos 20 kilómetros al sur de Kabul, también cientos de personas se manifestaron esta mañana y atacaron con piedras las oficinas de las autoridades locales y de las organizaciones no gubernamentales "International Rescue Committee" y "Care International", en la que un empleado resultó levemente herido.

Y lo anterior parece ser solamente un ejemplo, por esto:

En Pakistán, Indonesia, Líbano, Gaza y Cisjordania también se han celebrado manifestaciones.

Parece que el fanatismo islamista se ha dado gusto, porque el citado artículo termina así:

Ante la gravedad de la situación, la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice, pidió que los musulmanes del mundo mantengan la calma. "Quiero hablar directamente a los musulmanes en EEUU y de todo el mundo. La falta de respeto al sagrado Corán no es, ni ha sido, ni será nunca tolerada por EEUU", afirmó Rice durante una comparecencia ante el Senado en su país.

Al parecer, cualquier excusa es buena para que los fanáticos islamistas salgan a la calle a protestar violentamente contra los países democráticos occidentales en general, y, por supuesto, contra Estados Unidos muy en particular. Y aparentemente hasta hay que comprenderles e intentar aplacar su ira y la expresión de ella, según se ve justas. Y me estoy refiriendo, aquí y en el resto del texto, a los participantes en los desórdenes, no a los musulmanes pacíficos, que también los hay.

Hasta tal punto estamos acostumbrados a la violencia de estos salvajes, que ya hasta la Secretaria de Estado de Estados Unidos sale a la palestra para calmarles.

Pues no es así. Son unos salvajes fanáticos, y su ira es problema de ellos, y no de los países democráticos ni de Estados Unidos. Vuelvo a repetir que si han ocurrido tratos incorrectos al Corán por parte de militares estadounidenses en Guantánamo, deben ser castigados por violar la libertad religiosa de los detenidos. Pero eso no justifica las salvajes manifestaciones de unas fanáticos islamistas.

¿Acaso no se prohibe la expresión del cristianismo en la casi totalidad de los países musulmanes? ¿Acaso no se maltrata la Biblia en esos países musulmanes? ¿Acaso no se persigue a los cristianos en esos países musulmanes? ¿Acaso no se violan terriblemente los derechos humanos de los cristianos, en algunos casos hasta la muerte, en muchos países musulmanes? La respuesta a las cuatro preguntas es simplmente una: Sí.

¿Y acaso los cristianos salen a la calle en los países donde son mayoría a manifestarse violentamente contra intereses y oficinas de los países violadores? Jamás. Es normal, es los países de mayoría cristiana la gente es infinitamente más civilizada que en los países de mayoría musulmana (excepción hecha, con matices, muchso matices, con Turquía). Pues bien, ya está bien de contemporizaciones. Al menos por mi parte.

Supongo que lo de Condoleezza Rice es lo correcto, lo políticamene correcto, dados lo estúpidos vínculos que Estados Unidos mantiene con ciertos países fanáticos y terroristas, como Arabía Saudí. Pero yo no mantengo esos vínculos, ni soy políticamente correcto. Escribo lo que pienso, únicamente desde una perspectiva de la justicia y de la libertad. Y desde esa perspectiva digo que las manifestaciones violentas que ocurrieron en determinados países musulmanes a raíz de la denuncia de la revista "Newsweek" son simplemente efectuadas por unas fanáticos islamistas. Tal vez Rice los comprenda. Yo no. Yo los desprecio.

3 comentarios:

  1. Lo peor de todo, es que según este editorial del propio Mark Whitaker (director de la susodicha publicación, Newsweek mintió.
    Desde luego (y cambiando de tercio), pocas cosas son tan enemigas de la Democracia como el Islam. Mira esta noticia llegada de Kuwait. Seguro que para votar, a las mujeres les piden un permiso de su marido.
    Perdón por aportar fuentes; sin embargo, déjame decirte que realmente en este asunto, coma por coma, pensamos igual. Deberíamos exigirles desde los estamentos internacionales bajo amenaza de sanciones, respeto por los Derechos Humanos, por motivo de Sexo o Religión.
    Saludos liberales.

    ResponderEliminar
  2. Perdón por utilizar este post para un comentario no relacionado con él, pero creo que sería necesario colaborar con la AVT en la difusión de la manifestación convocada para el 11 de junio. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Rabbateur, efectivamente muchos de ellos son unos fanáticos, y lo demuestras continuamente, con cualquier excusa. Me alegro por los progresos de las mujeres en Kuwait; algo es algo.

    Liberal, cuenta con un artículo por mi parte dentro de unos días apoynado la manifestación de la AVT, que hace falta que se note que la calle no es solo de los izquierdistas.

    Y gracias a los dos por vuestra participación.

    ResponderEliminar