sábado, 15 de octubre de 2005

La estúpida política exterior de Zapatero

Podría ironizar sobre el tema, pero lo considero tan grave que no me aparece la ironía por ningún sitio. Y es que el hecho de que Zapatero considerase públicamente como vencedor de las elecciones alemanas a Gerhard Schröder y como perdedora a Angela Merkel me parece tan incompetente, tan demencial y, sobre todo, tan estúpido, que es difícil de creer en un Presidente de Gobierno de un país democrático y civilizado que lleva en el poder más de año y medio. Porque la realidad, tozuda ella, ha colocado a Merkel como Canciller de Alemania y a Schröder completamente fuera del Gobierno.

Se suponía que Zapatero había aprendido de otro error gravísimo, el de apostar por Kerry contra Bush, a no meterse en asuntos electorales de países aliados. Pues no, este Zapatero, guiado por un ego que confunde sus deseos con la realidad, no aprende. Y por mucho que Alemania esté de capa caída, sigue siendo uno de los países más importantes de la Unión Europea. ¿Cómo se le va a ocurrir ofender a quien tenía todas las posibilidad de convertirse en la jefa del Gobierno alemán? Pues así fue. Y así están las cosas.

Pero es que, además, el error fue tan gratuito, tan sin conseguir nada a cambio, que es de principiante, o debería serlo. Por eso me parece estúpido, porque fue ofender a una líder importantísima sin obtener nada positivo por contrapartida.

La verdad es que ya no sé a donde va a ir a parar España en política exterior de la mano de este hombre. Cada vez más alejados de los países verdaderamente importantes, cada vez con el norte más perdido en materia exterior, cada vez más aislados internacionalmente.

Tampoco es que la cosa sea como para sorprenderse en demasía, porque algo así es lo que en realidad podía esperarse de este casi comunista que ocupa La Moncloa. Pero alguien como yo, que intento ser positivo siempre, esperaba que al menos fuese un pragmático en política exterior y que aprendiera de los errores pasados. Ni eso. Zapatero más que Presidente del Gobierno de España es un político cegado por su ideología casi comunista, que obra en consecuencia. Es decir, que obra estúpidamente.

1 comentario:

  1. No creo que le beneficie semejante salida de pata de banco. Ahora bien, este demagogo de cuarta tiene la habilidad de poner careto de inocente y hacerse perdonar. Es decir, de entre los más moderados, muchos estarán dispuestos a decir que lo hace "con buena intención", que es lo que cuenta y los más radicales, en los que se apoya, lo aplauden con las orejas por lo que tiene de insulto a los enemigos políticos y a la inteligencia.

    Tiene un público que no mengua mucho por sus salidas de idiota y encima una parte de él está cada vez más ruidosamente entusiasmada con lo que tiene de propaganda gratuita. Por cierto, que ese público entusiasta es, además, vago y habrá que ver si irá a votar o no.

    La pega que tiene semejante manera de proceder es que los radicales metan la pata demasiado, se impacienten y la emprendan contra gente que en principio es proclive al socialismo. Ahí tiene un problema. Ejemplo de esto es el famoso estatut y puede ocurrirle con ETA. Pero no sólo con esos temas.

    ResponderEliminar