sábado, 17 de enero de 2009

La otra cara de la moneda

Dando vueltas para escribir el texto de ayer, me encuentro con un interesante blog de la Embajada de Israel en España, que nos muestra que la guerra entre Israel y Hamas tiene otra cara de la moneda que la que nos muestran los medios de comunicación (que no es otra que la cara de Hamas). Veamos algunos ejemplos.


Sobre como Hamas utiliza instalaciones de la ONU:

Las investigaciones confirman que el Ejército de Defensa de Israel respondió a los ataques que salían de la escuela de la ONU en Jabalya.

Informaciones de los servicios de Inteligencia israelíes asegura que entre los fallecidos por la respuesta israelí están Imad Abu Askar y Hasan Abu Askar, ambos conocidos militantes de alto rango de Hamás pertenecientes a la brigada de lanzamiento de cohetes.

Además, tras la respuesta israelí se sucedieron una serie de explosiones que demuestran la presencia de municiones y explosivos en el edificio.



Sobre la comparación entre esta guerra y otras:

Desde el inicio de la operación “Plomo fundido” estamos siendo testigos de la organización de manifestaciones en España en contra de Israel. Hay que preguntar a las organizaciones convocantes y a los participantes por qué no salieron en el pasado para protestar por la agresión de Hamás, que durante años ha atacado indiscriminadamente con miles de cohetes y misiles a la población civil israelí. El silencio entonces ante los ataques a Israel y las movilizaciones hoy, son una muestra clara de doble moral y sesgo.

La pretensión de dar lecciones de moral a Israel no es coherente y carece de fundamento. Lamentablemente, en todas las guerras caen víctimas inocentes. Las operaciones de la OTAN en Yugoslavia hace una década o en Afganistán en el presente, han causado miles de víctimas inocentes. En ambos casos, existía –y existe– un amplio consenso europeo en cuanto a las intervenciones, aunque ni Yugoslavia ni Afganistán han puesto en duda el derecho a la existencia de Europa en la forma en la cual lo hace Hamás respecto a Israel. Apoyar las intervenciones de la OTAN pero atacar e incitar al odio contra Israel pone en evidencia un inaceptable y cínico doble rasero.



Cada moneda tiene dos caras. Esa es, brevemente, la otra cara de la moneda.

Aprovecho para dejar por aquí el anuncio de la manifestación que se llevará a cabo con el lema En defensa de Israel, contra la mentira y contra el terrorismo. Será mañana domingo a las 12.30 horas frente a la Embajada de Israel, Calle Velázquez 150, Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario