jueves, 29 de enero de 2009

¿Pero no era el preservativo la solución?

Nos decían (y dicen) que el preservativo era (y, por supuesto, sigue siendo) la solución mágica a los embarazos no deseados (y, por lo tanto, al aborto), por lo que usándolo se pueden tener relaciones sexuales con total confianza.

Bueno, no parece ser esa la realidad:

Según un estudio realizado a 2.500 mujeres que abortaron, un 64% de las mujeres afirmó haber empleado anticonceptivos en el periodo en el que se produjo la gestación. "Un 73% de las españolas que abortaron había usado alguno de estos métodos, frente al 50% de la población inmigrante". La mayoría optó por el preservativo masculino, seguida con bastante margen por la píldora anticonceptiva.

Así están las cosas. Vuelvo a lo de siempre. Soy un firme defensor del uso libre de los anticonceptivos no abortivos (com la píldora o el preservativo) como método de control de natalidad. Pero de ahí a considerarlos una panacea para el sexo libre media un abismo. Y nos encontramos con una política gubernamental que a lo largo de alrededor de 25 años ha potenciado el uso del preservativo desmedidamente, exagerando sus ventajas (que son, sin duda, muchas, pero no indefinidas) y minimizando sus deficiencias (que, aunque no son demasiadas, las tiene), en vez de llegar a la ciudadanía en general y a los jóvenes en particular con una información real y equilibrada sobre los anticonceptivos en general y el preservativo en particular, diciéndoles que, aunque son efectivos en la mayoría de los casos, no hay seguridad total para prevenir embarazos, por lo que la única seguridad total para evitar embarazos antes del matrimonio es la abstinencia. Y, por supuesto, después que ellos hagan lo que les dé la gana.

Pero sé que no hay solución. Se les seguirá diciendo a todos en general y los jóvenes en particular que la abstinencia hasta el matrimonio no sirve para nada, y que con el uso del preservativo pueden hacer lo que quieren. Y seguirán los embarazos no deseados. Y seguirán los abortos. Y Zapatero ampliará la ley del aborto, para que el aborto libre llegue a España. Y ellos, los que dan una información sesgada, seguirán teniendo razón. Y nosotros, los que defendemos una información equilibrada, seguiremos estando equivocados. Y, lo peor de todo, los hechos seguirán yendo de mal en peor, con más embarazos no deseados y más abortos. Todo porque se seguirá enseñando que el preservativo era, y sigue siendo, la única solución.

12 comentarios:

  1. Considero que el preservativo es mucha mejor solución que la castidad, y además el preservativo bien utilizado conlleva una seguridad de casi el 100%. El problema es que hay que ver cómo lo utilizan algunas parejas, pues conozco algún caso que es demencial. Y el preservativo no tiene los efectos secundarios que conlleva la píldora. Por eso espero que se siga alentando en el uso del condón, que además evita la transmisión de ETS

    ResponderEliminar
  2. La castidad ha sido el método utilizado durante los últimos 2.000 años, y se ha mostrado muy poco eficaz. La probabilidad de que los castos follen es superior a la probabilidad de rotura del preservativo.
    Camarada Tersites

    ResponderEliminar
  3. La eficacia de la castidad para prevenir embarazos o venéreas es del 100%. Es infalible. Si se produce un embarazo o si pillas una venérea no es porque la castidad haya fallado sino porque no has sido casto.

    ResponderEliminar
  4. El Estado, como siempre, intentando sexualizar a nuestros jovenes cuando asumir que "van a tener relaciones porque si" es estupido e irresponsable. Abogo por otro tipo de educacion como se ha hecho contra las drogas: tolerancia cero, informacion sobre riesgos de practicas sexuales, y, por ultimo...disuasion y responsabilidad. En efecto> abstinencia.

    Eso de que "bueno es que van a tener relaciones" es muy cansino.

    En eso no le he visto yo a usted condenar su ahora favorito presi, Obama...ya le he advertido sobre su hipocresia. Dice que Obama "empieza bien" cuando ha firmado acuerdos pro aborto (que no veo mal, que conste) lo digo por usted...entre otras cosas.

    ResponderEliminar
  5. El presidente Barack Obama acaba de encargar al ex senador demócrata George Mitchell que procure un arreglo a la cuestión palestina. Es un hábil negociador: encabezó la comisión que logró pacificar Irlanda del Norte, pero su visión del problema difícilmente coincida con la de Dennis Ross, designado enviado especial a todo el Medio Oriente, o con la de Richard Holbrook, hoy representante de Obama en Pakistán y Afganistán, países en los que el nuevo mandatario se propone centrar la guerra “antiterrorista”. Meses antes de las elecciones estadounidenses, Holbrook –un diplomático de turbio desempeño en Kosovo– publicó un artículo en el que señala: “La situación en Afganistán está lejos de ser desesperada. Pero como la guerra entra en su octavo año, hay que decir la verdad a los estadounidenses: durará mucho tiempo, más que la guerra más larga que libró EE.UU. hasta ahora, el conflicto de Vietnam: se prolongó catorce años (1961-1975)” (Foreign Affairs, septiembre-octubre 2008). El fantasma de Lyndon Johnson se pasea por la Casa Blanca.

    Barack tardó poco en aplicar su nueva estrategia: tres días después de que asumiera, dos aviones estadounidenses no tripulados arrojaron misiles en una zona tribal paquistaní que linda con Afganistán. El número de muertes ascendió a 22. El ataque fue autorizado “en virtud de un plan de actividades encubiertas aprobado por Obama”, declaró un funcionario norteamericano de alta jerarquía (www.timesonline.co.uk, 25-1-09). Un detalle: las víctimas eran civiles.

    La reacción de los pobladores, de la que poca cuenta dieron los medios, muestra la indignación que EE.UU. despierta: “Miles de habitantes asistieron a las oraciones fúnebres por las víctimas, condenaron las muertes y demandaron al presidente Obama que gaste el dinero en el bienestar de las tribus en vez de asesinar a sus miembros con armas avanzadas. Líderes religiosos del lugar censuraron los ataques aéreos y señalaron que los caídos eran aldeanos locales inocentes”, informó la edición en inglés del diario paquistaní The News (25-1-09). Hasta el gobierno de Islamabad, que el general David Petraeus –jefe del comando central de EE.UU.– visitó y presionó el mismo día de la asunción de Obama, subrayó que esos bombardeos eran “contraproducentes y deben cesar” (AP, 24-1-09). Difícil que cesen.

    Pareciera que Obama ha adoptado el plan de acción que Holbrook propone en su artículo: éste afirma que una debilidad fundamental de EE.UU., algo que debe superar a fin de jugar su papel de líder mundial, es la caída de su prestigio en todo el planeta. BO declaró el martes 27 a la TV Al Arabiya que desea ser amigo de los países árabes, una meta ardua si las hay después de Gaza.

    Y luego: continúa la matanza de civiles en Afganistán: el cuarto día presidencial de BO, las fuerzas invasoras anunciaron el aniquilamiento de un comando talibán que realizaba “actividades terroristas” en la provincia de Laghman: quince “militantes” muertos. Sólo que el presidente del concejo municipal local informó que las víctimas eran 21 civiles, incluidos dos mujeres y dos niños (AFP, 24-1-09). Miles de pobladores de la capital de esa provincia recorrieron sus calles exigiendo que los ocupantes dieran término a una intervención militar que ha costado ya la vida de unos 1100 civiles en el 2008. Hamid Karzai, el débil presidente afgano, confirmó el hecho y expresó una obviedad: “La muerte de inocentes está fortaleciendo al terrorismo” (msnbc.msn.com, 25-1-09).

    Holbrook formula la necesidad de reducir la dependencia energética de EE.UU.. BO habló del tema en los mismos términos. También, de afrontar los riegos del cambio climático. Obama lo dijo. Idem respecto del programa nuclear iraní. Si es verdad que el primero dicta las políticas del último –quizá fue al revés–, el proyecto es peligrosamente ambicioso. Holbrook subraya que la columna vertebral de los desafíos geopolíticos de la Casa Blanca radica en cinco países que tienen fronteras en común –Turquía, Irak, Irán, Afganistán, Pakistán– y constituyen el centro del arco crítico que amenaza la seguridad nacional de EE.UU. Agrega que las políticas del Departamento de Estado hacia Afganistán y Pakistán han carecido de coordinación (bajo W. Bush) y creado situaciones confusas. Ahora conoce la satisfacción de articularlas.

    “Afganistán puede definir rápidamente el gobierno de Obama”, opinó The New York Times (25-1-09). En medio de una crisis económica que no apagan los billones de dólares arrojados a las fauces de los bancos, BO quiere invertir más recursos duplicando el número de efectivos estadounidenses en Afganistán. Como dijera el periodista Bob Herbert (www.nytimes.com, 6-1-09): “Enviar miles de hombres y mujeres adicionales (algunos, a morir, otros a ser heridos horriblemente) a un vagabundeo disparatado por el paraíso guerrillero de las montañas de Afganistán sería locura”. Lo loco de las locuras es que se dan. A veces.

    QUE SE PUEDE ESPERAR DE UN NEGRO QUE RECIBE ORDENES DE JUDIOS.

    ResponderEliminar
  6. "QUE SE PUEDE ESPERAR DE UN NEGRO QUE RECIBE ORDENES DE JUDIOS".

    Además del copypasta infumable, ésto último te ha quedado que ni pintado. Sigue así machote.

    Sobre las estadísticas, como se comenta, habría que ver los casos concretos. Sinceramente, eso de "usé preservativo y todas las medidas y aún así me quedé embarazada" suena bastante trolero, y más conociendo como se desenvuelven las cosas en la realidad.

    ResponderEliminar
  7. "Un 70% de las que afirmaron ser usuarias del preservativo, lo utilizaban de forma inconstante"

    Bueno eso cambia bastante las cosas no.

    En todo caso una buena solucion a mi parecer sería no darle tanta importancia al sexo con penetracion.
    La castidad no funciona, a veces ni aun cuando no hay un anticonceptivo a mano la gente se controla.
    Es muy dificil defomentar pero igual era una solucion. La sociedad lo asumiria como algo bastante mas llevadero que la abstinencia.

    Por cierto lo del doble metodo nunca lo explican ni lo publicitan y en mi opinion es lo que se deberia hacer siempre.

    ResponderEliminar
  8. Ahora la consigna es que el preservativo falla y que por tanto no hay que decirles a los jóvenes que existe. Eso le dijeron a la hija de Sarah Palin. Lo que desde luego falla es hacerlo a pelo. Hace años que en los EE.UU. la educación en castidad está de capa caída porque resulta que el % de transmisión de enfermedades sexuales entre los "castos" y los no castos resultó ser el mismo, o sea, que los castos no lo eran tanto. La proporción de embarazos era menor entre las castas, pero esas cifras no son fiables porque los abortos son confidenciales, las ETS se tienen que reportar. De todas formas, lo de las castas con enfermedades sexuales pero sin embarazos me huele muy mal, como a ese chino que vive 200 años en el extranjero. Ya sabes, en realidad no era un chino, sino tres, pero dos desaparecieron.

    ResponderEliminar
  9. Jamás he escuchado ni leído que los preservativos sean una solución mágica. De hecho, quienes promocionan el uso del preservativo no suelen recurrir a explicaciones de carácter mágico y/o sobrenatural.

    ResponderEliminar
  10. Florecilla Silvestre30 de enero de 2009, 1:23

    Sí que lo es. Un saludo

    http://www.youtube.com/watch?v=nojWJ6-XmeQ&feature=related

    ResponderEliminar
  11. he de añadir a todo lo que habéis dicho 2 cosas:

    1- Realmente despectivo el comentario de "que te puedes esperar de un negro que recibe órdenes de judíos" Despectivo, racista, etc. etc. (Los anónimos siempre tan valientes: hazte un blog y expón tus opiniones ahí. Es un poco sucio eso de dejar tu comentario, infumable, de 20 párrafos de copy paste y quedarte tan pancho sin que nadie pueda contestarte, pues ni si quiera te has identificado)

    2- No sólo el preservativo falla, sino que la píldora del día después también. No comparto eso de la abstinencia hasta el matrimonio (al menos no fomentarla, allá quien quiera hacerlo), pero sí que pienso que hay que enseñar a los jóvenes a que sean RESPONSABLES de sus actos. Si quieren arriesgarse a quedarse embarazadas / a dejarlas embarazadas, muy bien, pero que luego no cojan la solución fácil (aborto). Hay muchas otras opciones que no conllevan la muerte de un inocente

    ResponderEliminar
  12. Kike, ¿no compartes la voluntad de Dios?

    ResponderEliminar