jueves, 8 de enero de 2009

Rajoy por los suelos

No es que tampoco sea como para llevarse las manos a la cabeza, visto lo que pasó a lo largo y ancho de toda la legislatura pasada, para finalmente terminar la cosa como terminó, con una victoria de los socialistas y una derrota de los populares. Pero desde luego tampoco parece nada normal que en las encuestas Rajoy y su partido sigan por los suelos, con la que está cayendo, sobre todo en el plano económico, aunque sin olvidar las tradicionales contradicciones socialistas en materias como la autonómica, la nacionalista y la terrorista.

Ha pasado casi un año desde las elecciones generales, y nos encontramos con que el PSOE lidera las encuestas con un 42,6% de intención de voto, seguido del PP con un 39,7%. Pero un dato curioso (entre otros muchos) es que los populares no consiguen subir absolutamente nada respecto al porcentaje de voto obtenido el año pasado, sino que, además, ¡bajan dos décimas!

Por otra parte, también curiosamente, la credibilidad de Rajoy está por los suelos. Zapatero, a pesar de todas sus contradicciones, es el político mejor valorado, con con una nota de 5,16 puntos sobre 10. Después le sigue Rosa Díez con 4,73, y ya en tercer lugar Rajoy con 4,34.

Es decir, que con un Presidente de Gobierno que únicamente se mueve en el corto plazo, y sin discurso de fondo, sino mera palabrería vacía, el líder de la Oposición tiene que conformarse con quedar en tercer lugar dentro de la valoración de los políticos, porque no sabe poner en claro ante la ciudadanía las contradicciones del Presidente, y ofrecer un mensaje alternativo.

A esto es a lo que está llevando al PP la política de seguidismo de sus líderes respecto al PSOE, esa oposición de perfil bajo, ese apoyo a los socialistas por "cuestiones de Estado". Ellos sabrán, pero por lo que se ve no les está dando muy buenos resultados que digamos.

Eso es lo que hay, un Rajoy y un PP que no consiguen ni de lejos calar en la sociedad española, sino que día tras día lo único que hacen es arrastrarse agónicamente por la política española, ante el regocijo de los socialistas gobernantes. En estas circunstancias, y a menos que la cosa pegue un giro radical (lo cual no parece que vaya a suceder), mucho me temo que a los de la calle Génova lo único que les espera es cosechar derrota tras derrota, las cuales intentarán justificar como malamente puedan, hasta que se peguen el batacazo final en las próximas generales. Eso, o sacar a Rajoy cuanto antes del liderato, para ver si pueden hacer algo mejor... o aunque sea menos malo.

2 comentarios:

  1. Pero a muchísima gente la palabrería vacía le llena, por eso Zapatero gusta. Se quedan en lo inmediato, en lo superficial, sin ir más allá, sin profundizar ni pensar en consecuencias a medio o largo plazo. Hay una falta pavorosa de reflexión y de pensamiento crítico.

    ResponderEliminar
  2. hola, ante todo decir que respeto tu opinión, porque como tú dices existe la libertad de expresión, pero no me gusta la frase: esa oposición de perfil bajo, ese apoyo a los socialistas por "cuestiones de Estado". Creo que el PP hace una oposición estúpida (perdona que no encuentre otra palabra), se comporta como el niño resentido que hace pucheros por no haber conseguido algo. No ganaron las elecciones y ahora se dedican a desprestigiar al PSOE, eso demuestra su falta de autocrítica. Critican las ideas del gobierno simplemente porque es del otro partido, lo cual no les va a llevar a ningún lado. Creo que una postura mucho más inteligente es la de apoyar aquello que el Gobierno esté haciendo bien.
    Recordemos que el PP ha criticado las negociaciones de Zapatero con ETA cuando Aznar también negoció con ella...

    ResponderEliminar