domingo, 25 de enero de 2009

Con amigos como estos


La visita de Juan Carlos a Gadafi es miserable por partida doble. En primer lugar, porque el régimen libio es una dictadura con la cual España debería tener las mínimas relaciones. En segundo lugar, porque Gadafi la transformó en un baluarte contra Estados Unidos; unos cuantos ejemplos:

Uno: El líder libio, Muamar al Gadafi, recibió este viernes al Rey de España ante las ruinas de su antigua residencia en Trípoli, bombardeada por EEUU en 1986, y le mostró los daños causados entonces en el interior del edificio por la aviación estadounidense.

Dos: ambos jefes de Estado escucharon los himnos nacionales en una tribuna delante del monumento que homenajea a la resistencia frente a EEUU: un puño gigante estrujando un avión de combate.

Tres: Gadafi invitó a Don Juan Carlos a acceder al interior del edificio en ruinas, que ocupa un lugar destacado dentro del recinto del Cuartel General de Baab Azizia y que el Gobierno libio mantiene sin restaurar como testimonio de los efectos del ataque ordenado hace 23 años por el presidente Ronald Reagan.

Cuatro: El líder libio acompañó al Rey en un recorrido por la planta baja, entre cuyos escombros se muestran también al visitante los restos de un avión de combate estadounidense derribado durante el ataque de 1986, y le invitó a firmar en el libro de visitas del edificio, donde el monarca escribió: "Con un saludo afectuoso y muy contento de estar por primera vez en Libia".

O sea, que Gadafi intenta comprometer a España contra Estados Unidos en la visita de Juan Carlos a Libia. Eso son los amigos de España, que no respetan ni de lejos las relaciones de nuestro país con aliados como Estados Unidos. Con amigos como estos no me extraña que España esté donde está en la esfera internacional.

2 comentarios:

  1. Oye, chico, y de la profunda amistad que surgió entre Gadadafi y Aznar, que nos escandalizó a los verdaderos defensores de la libertad y la democracia, ¿no tienes nada que decir?

    ResponderEliminar