lunes, 12 de enero de 2009

Israel, a debate

Prosigo mi debate sobre Israel con Kike. En esta ocasión él contesta en su blog, y aquí va mi respuesta. Como el texto de Kike es largo, y en él toca muchas cuestiones, lo responderé en un formato que no me gusta mucho, pero que creo que es el más adecuado, como es el de ir contestando párrafo por párrafo. El texto de Kike está en negrita, y mis contestaciones en letra normal.


Antes de nada, disculpadme por la tardanza, pero hasta el día de hoy me ha sido imposible juntar algo de tiempo para escribir este artículo que tantas ganas tenía de redactar. Como digo en el título, este post va dirigido especialmente a José García Palacios, creador del blog El rincón de la libertad, con el que mantengo un interesante debate sobre el conflicto palestino israelí. He visto que José ha citado un artículo de El Mundo en su último post que, sinceramente, no me parece que diga tantas estupideces como él quiere hacernos ver. Paradógicamente, hace un par de días de vuelta de vacaciones leí otro artículo en El Mundo que me pareció bastante clarificador en algunos aspectos. Ese artículo de la Tribuna Libre de El Mundo está escrito por Gary Younge, analista político y columnista del diario The Guardian, y se titula "Israel no acabará así con el terrorismo islámico". He de decir, para quien haya tenido acceso al artículo, que no comparto bastantes de las cosas que dice el autor. Sin embargo, hay otras afirmaciones con las que estoy totalmente de acuerdo y que resalto a continuación:

Sobre mi texto sobre "El Mundo", lo que dije, y me reafirmo en ello, es que me parece un auténtico despropósito echarle la culpa a Estados Unidos y a Israel de todo lo que ocurre en el mundo en general y en Oriente Medio en particular, como por ejemplo cuando culpa a Estados Unidos la guerra civil entre los palestinos.


"[G. Younge describe cómo tras el atentado de las torres gemelas y del Pentágono]todo el mundo quería aportar su grano de arena a lo que hubiera que hacer(...)Sin embargo, pocas naciones lo han intentado con un celo tan recalcitrante como Israel.'Ustedes, Estados Unidos, se encuentran en guerra contra el terrorismo-proclamó Ariel Sharon al abandonar la casa Blanca después de que terroristas suicidas arrojaran bombas en Haifa y Jerusalén en diciembre del 2001-. Nosotros, en Israel, estamos en guerra contra el terrorismo; es la misma guerra'.

Israel se encuentra en guerra contra el terrorismo no desde los atentados del 11 de Septiembre del 2001, sino desde su mismo inicio como Estado (incluso antes, si hemos de ser sinceros). Al respecto el 11 de Septiembre del 2006 escribí un texto en el que me reafirmo palabra por palabra.


Al liquidar cualquier posibilidad de negociación, la violencia no ha echado atrás a los extremistas, sino que los ha envalentonado. Es posible que Israel quiera favorecer a la facción moderada de Fatah que gobierna Cisjordania en la actualidad. Sin embargo, la subida electoral de Hamas fue consecuencia directa del desprecio con que los israelíes los habían tratado en el pasado."

Esa política de apaciguamiento por la negociación me parece un auténtico error. A los terroristas hay que derrotarlos (independientemente de que tenga mucho apoyo popular o poco). Todo lo que no sea eso es ceder a su miserable chantaje.


Estos dos párrafos pienso que describen muy bien lo que ocurre en Oriente Próximo (recomiendo a quien tenga a mano El Mundo del día 7 de enero de 2009 que le eche un vistazo al artículo completo). En primer lugar, se observa cómo los israelíes utilizan la guerra contra el terrorismo para ganarse apoyos y justificar todas sus acciones. Pues bien, creo que esta guerra no es parte de la guerra contra el terrorismo. Un bando está enfrentado a otro que, casualmente (o no), han resultado ser terroristas, pero ello no es un dato significativo en cuanto a la resolución del conflicto. Israel pretende asentar su Estado, de momento al menos, en el actual territorio. Si en vez de terroristas musulmanes palestinos fuese un ejército de un país cristiano colindante, la situación seguramente no distaría mucho de la que hoy tenemos.

Pues si los israelíes utilizan la guerra contra el terrorismo para ganarse apoyos y justificar todas sus acciones, como dice Kike, lo están haciendo francamente mal, porque la batalla en los medios de comunicación la tienen totalmente perdida, cosa que ellos sabían desde el mismo inicio de esta operación militar, y no solamente de ésta, sino de todas. No, los israelíes nunca han intentado justificar sus acciones, ni buscar apoyos exteriores, porque ni iban a escuchar sus justificaciones ni les iban a apoyar (salvo la enorme excepción de Estados Unidos); ellos simplemente han hecho siempre lo que han creído que tenían que hacer, y gracias a ello siguen existiendo a día de hoy. No sé si esta guerra contra Hamas es parte de ese magma llamado "guerra contra el terrorismo"; es posible que ni los israelíes lo sepan, y que tampoco les importe. Porque lo que es, y eso es lo que les importa a los israelíes, es una guerra contra los terroristas de Hamas, que buscan un día sí y otro también aterrorizar a la población civil israelí.

Israel no pretende asentar su Estado... en el actual territorio, como dice Kike, sino que lo ha hecho, y lo he hecho gracias a la determinación y el esfuerzo de ellos, y únicamente de ellos.

Sobre lo de que si en vez de terroristas musulmanes palestinos fuese un ejército de un país cristiano colindante, la situación seguramente no distaría mucho de la que hoy tenemos, decir que Gaza no es la única frontera con Israel. Ahí están las de Cisjordania, Jordania y Egipto, por ejemplo, que como militarmente dejan en paz a Israel, Israel les deja en paz a ellos. No se trata de que sean musulmanes o no, sino de que dejen en paz a Israel o no. Todos los que rodean a Israel son musulmanes, pero los que le dejan en paz, tienen paz, y los que no le dejan en paz, tienen guerra.


Aquí es donde entra en juego la demagogia. Se echa mano de Irak, Afganistán, todos los atentados terroristas a lo largo y ancho del mundo, y se intenta presentar esta guerra como parte de la guerra contra el terrorismo. Y esto no es así. Pero es muy fácil y, por lo que se ve, convincente para mucha gente, pues los palestinos son musulmanes y los que luchan contra Israel son terroristas fundamentalistas iguales que los de tantos otros sitios. Así que, a primera vista, uno podría confundir situaciones que tienen muchos elementos diferentes.

¿Es demagogia decir que el Iraq de Saddam Hussein armaba a las facciones terroristas palestinas? ¿Es demagogia decir de Irán y Siria abastecen de armas al grupo terrorista Hamas? Esa es una realidad.

Y aquí, Kike, nada tiene que ver que los palestinos sean musulmanes. En Cisjordania también hay palestinos, y también son musulmanes, y los israelíes los dejan en paz, porque por ahora no se meten con Israel. De lo que estamos hablando, al menos yo, en este punto es de un grupo terrorista, Hamas, que ataca constantemente a la población civil israelí, del que Israel se defiende. ¿Es eso confundir situaciones?


No hay que olvidar que, por su parte, los fundamentalistas musulmanes utilizan también a Israel como instrumento para atacar a Occidente. Sinceramente, yo si fuera un islamista radical también lo haría. Se lo han puesto en bandeja. Los judíos primero les invaden, luego les expulsan, más tarde se expanden a otros territorios, después vuelven a sus posiciones anteriores (no a todas) y durante todo ese tiempo matan, pero matan a muchos. De los 700 de esta última oleada de muertes, 100 son niños. Y ya sé que una de las causas es que los terroristas utilizan colegios para lanzar misiles, pero eso no es excusa.

Si Kike fuera islamista radical, podría hacer lo que quisiera; otra cosa son los resultados. Ahí están los resultados del islamismo radical en Oriente Medio. Una población empobrecida y fanatizada. Si los palestinos de una buena vez reconocieran al Estado de Israel y aceptaran unas fronteras seguras, el dinero llegaría a ellos a chorros (algún día escribiré sobre ello). Pero no, siguen atacando y atacando, empobreciéndose más y más.

Dice Kike que los judíos primero les invaden, luego les expulsan, más tarde se expanden a otros territorios, después vuelven a sus posiciones anteriores (no a todas) y durante todo ese tiempo matan, pero matan a muchos. Me parece observar un pequeño tinte racista, pero serán idean mías. Y es que ese resumen nada tiene que ver con la realidad. Más bien éste: Los judíos primero llegan pacíficamente comprando tierras, luego son atacados, más tarde se defienden y crean un Estado bajo el derecho internacional, después vuelven a ser atacados y se intenta que sean destruidos, por ello se defienden y ganan la guerra y toman territorio del que finalmente devuelven la mayoría, y durante todo ese tiempo para defenderse tienen que matar a algunos de los que intentan destruirles y echar al mar a todos los judíos.


Referente al segundo párrafo que he adjuntado del artículo de El Mundo, he de comentar que, como bien dice Gary Younge, la estrategia de Israel para favorecer a la facción moderada de Fatah es totalmente errónea. En España, ETA nació con Franco bajo una dictadura y para nada se diluyó con los GAL. Por eso, hay que huir de los extremos: ni negociar ni masacrar. Ha de encontrarse un punto medio.

No creo que con esta guerra Israel esté intentando favorece al Al Fatah ni a nadie. Simplemente se está intentando defender de los atacas de Hamas. Son los palestinos los que tienen que decidir si quieren que les gobierne un partido que desea la paz con Israel o uno que quiere la guerra. Por ahora las consecuencias de lo uno y lo otro están bastante claras entre Cisjordania y Gaza.


Me da la impresión de que Israel ha tomado buena nota de su experiencia en todos estos años y de la de EEUU en sus guerras más recientes. Hay básicamente dos formas de acabar con los terroristas. La primera, la fácil, es bombardear los sitios donde hay posibilidades de que haya terroristas. Su inconveniente es que uno se lleva por delante a bastantes inocentes. La otra opción, la más arriesgada, es enviar tropas a territorio controlado por la Autoridad Palestina. Ir casa por casa en busca de terroristas, a pie de calle. Las ventajas de este modus operandi es que de esta manera se reduce muchísimo el numero de víctimas inocentes (nunca pueden desaparecer por completo). Por el contrario, las bajas israelíes serían muy superiores, la batalla se volvería mucho más cruda y complicada y, a la postre, es posible que no consiguieran su objetivo (tal y como les está ocurriendo a EEUU y Gran Bretaña en Irak y Afganistán).

El problema es que esos terroristas son los que gobiernan en Gaza, y por lo tanto controlan todas y cada una de las instituciones, de todo tipo. Por eso Isabel hace lo que cada ejército hace en cada guerra, disparar contra los que les disparan. Ir casa por casa en territorio enemigo sin repeler los ataques, como Kike sugiere, sería simplemente suicida, y hasta ahora no conozco ningún ejército que haya hecho eso jamás.


En conclusión, Israel ha decidido que quiere acabar de una vez por todas con esta situación, y ha tomado la vía rápida. Si consiguen hacerlo "por las buenas", si es que se puede llamar así la táctica de masacrarles durante un tiempo para que se desradicalicen un poco y Fatah tome el poder, se supone que intentarán llegar a algún tipo de acuerdo para poner fin a esta tragedia. Si, por el contrario y muy presumiblemente, los ataques desproporcionados israelíes no dan los frutos deseados, sino más bien los contrarios, nadie sabe qué puede pasar. Algún israelí loco habrá pensado seguramente que si acaban con todos ellos a lo mejor terminan con el problema para siempre (esta opción quiero pensar que no se les va a pasar por la cabeza a la mayoría de judíos y no va a tener lugar una Endlösung a la hebrea). Desgraciadamente, puede ocurrir que no se halle ninguna solución factible y este conflicto siga vivo mucho más tiempo.

Lo que pueda pasar dependerá de los propios palestinos, que deben decidir si quieren gobernantes que hagan la paz con Israel o que les dirijan a una guerra tras otra. Lo de que algún israelí loco habrá pensado seguramente que si acaban con todos ellos a lo mejor terminan con el problema para siempre me vuelve a sonar a antiisraelismo puro y duro. Locos hay en todas partes, pero lo que se espera es que no lleguen a gobernar. Si el Gobierno de Israel hubiera querido acabar con los palestinos por completo, lo hubieran hecho hace mucho tiempo, porque tienen el poder para hacerlo pero no quieren. Mientras tanto, si el Gobierno de Gaza hubiera podido acabar con los ismailíes por completo, lo hubiera hecho hace mucho tiempo, porque desean hacerlo pero no tienen el poder. ¿Se aprecia la diferencia?


Afirma José García Palacios que este conflicto sólo se terminará cuando Hamas pare de atentar y reconozca el Estado de Israel. ¿Y eso por qué? Pongamos que los judíos son los súper buenos, y los de Hamas los súper malos (que no hay que imaginar mucho, pues lo son realmente). ¿Quiere decir eso que Hamas no puede tener razón en nada? No estoy de acuerdo. Hamas y muchos otros palestinos que no reconocen el Estado de Israel tienen, como hemos visto, razones bastante comprensibles para no hacerlo. Los métodos que utilizan son horrendos, de los peores que hay. Pero no por ello vamos a desahogarnos repitiéndolo uno y otra vez y negando cualquier otra solución al conflicto que no sea acabar con Hamas. En un momento se me ocurren varias soluciones: que no se hubiera creado el Estado de Israel (una pena que ya sea demasiado tarde para esta solución); que los judíos abandonen ese territorio y vayan a otro donde no viva nadie; que se cree (ya puestos a crear Estados artificiales) uno Estado tipo Líbano, donde convivieran musulmanes, judíos, cristianos, etc. Esta última opción, por muy descabellada que pueda sonar, no debería ser nada surrealista a largo plazo. En el Líbano se da esta situación y, aunque no exenta de tensiones internas, es una situación idílica en comparación con el conflicto palestino israelí. Sin ir tan lejos, en Ceuta y Melilla conviven musulmanes y cristianos sin ningún tipo de problema.

Las soluciones de Kike:
Que no se hubiera creado el Estado de Israel. Se creó bajo los auspicios de la ONU porque era la única forma de que los judíos de la zona sobrevivieran, porque en un Estado de mayoría árabe los hubieran masacrado a todos, es decir, como había estado haciendo la Alemania nazi.
Que los judíos abandonen ese territorio y vayan a otro donde no viva nadie. Sí, claro, que por el hecho de practicar una determinada religión tengan que abandonar sus hogares y propiedades. ¿No es eso antijudaísmo?
Que se cree (ya puestos a crear Estados artificiales) uno Estado tipo Líbano, donde convivieran musulmanes, judíos, cristianos, etc. Es que ese Estado ya se ha creado, y tiene un nombre; Israel. Allí conviven judíos, musulmanes y cristianos. ¿Qué convivencia hay mientras tanto en Gaza? ¿Se respetan los derechos de los pocos cristianos que hay? ¿Qué harían si cogen a un judío? ¿Qué hacen cuando agarran a algún palestino que colabora con Israel?


Ahora me pregunto yo en qué podría acabar ese hipotético Estado tras décadas de ataques entre israelíes y palestinos. Así que, tristemente, esta opción también quedaría descartada. No hubiera estado de más que la ONU la hubiese considerado hace cincuenta años.

Hombre, tu teoría de que la ONU no debería haber aprobado la creación del Estado de Israel porque los árabes de la zona no querían me parece eso, racista y antijudía. Tenían el derecho y punto, derecho que los palestinos se niegan a recocer. El Estado de Israel seguirá saliendo hacia adelante como hasta ahora, gracias a la determinación y el esfuerzo de sus habitantes; son los palestinos los que deben decidir si quieren paz y prosperidad o guerra y miseria.


Por último, me gustaría que me contestara José o algún otro lector sobre la siguiente cuestión. Pongamos que España fuese sumamente pobre y Marruecos inmensamente rica y con un poder militar increíble. Mañana invaden Andalucía y echan a los españoles que allí viven. Los españoles de este ejemplo son realmente pobres, como ya he comentado, y España tiene un ejército minúsculo, mal preparado que, en definitiva, no sirve para nada. La comunidad internacional, mientras tanto, apoya ciegamente a Marruecos, por lo que no viene ni se espera ayuda del exterior de ningún tipo. Si uno de nosotros está totalmente en contra de que Marruecos por las malas se haya asentado donde no debe, ¿qué medidas tomará? ¿Hablará con ellos? Parece obvio que no servirá para nada. ¿Entonces? ¿Se aguantará y lo aceptará sin ningún problema? Si no recuerdo mal, los españoles no hicimos eso desde el siglo VIII hasta el XV tras la invasión de los moros, y tampoco toleramos la invasión de Napoleón y le echamos igualmente.

El ejemplo no se sostiene. Ni los árabes de la zona eran sumamente pobres ni los judíos eran inmensamente ricos y con un poder militar increíble. Los judíos no invadieron Oriente Medio, sino que llegaron pacíficamente con el área bajo Gobierno del Mandato Británico. Cuando los británicos se fueron, todos los árabes de la zona intentaron expulsar o matar a los judíos de aquel área. Los judíos no fueron ayudados por nadie, y los árabes se ayudaron entre ellos.

El ejemplo no tiene ni pies ni cabeza, y pareciera que quiere insinuar que los palestinos tiene el derecho a seguir intentando expulsar (que incluye asesinar) a los judíos de la zona. Sé a ciencia cierta que no es la intención de Kike, pero confundir los mitos antijudíos con la realidad es lo que aparenta.


Con este ejemplo no es mi intención justificar el terrorismo de Hamas, pero creo que todos deberíamos reflexionar sobre este asunto. Ni yo mismo tengo una respuesta, aunque tengo claro que las tácticas terroristas son denunciables desde cualquier punto de vista. En fin, si los judíos no tuviesen tanto dinero, influencia y poder en todo el mundo, otro gallo cantaría...

Claro que deberíamos reflexionar sobre el asunto. Como aceptar que Israel tiene derecho a existir, y lo demás es buscar la paz con los vecinos, a lo que los israelíes están complemente dispuestos.

Lo de que si los judíos no tuviesen tanto dinero, influencia y poder en todo el mundo, otro gallo cantaría... suena a antijudaísmo en estado puro. ¿Sería más deseable que por ser judíos fueran todos pobres, miserables e ignorados? ¿Es que acaso no tienen los judíos el derecho a progresar, como todos los demás?

Y, además, la afirmación no pasa de ser un mito antijudío (uno más). ¿Son los judíos más ricos que las monarquías que gobiernan los países del Golfo? ¿No son ricos Arabia Saudí, los Emiratos Arabes Unidos, Qatar, Kuwait, y países petroleros semejantes? ¿No tienen influencia, con su poder y dinero, en el mundo en general y en Europa en particular?

¡Por favor! Basta ya de prejuicios contra los judíos y contra Israel, que es el único país democrático y prooccidental de la zona.

3 comentarios:

  1. La prensa mundial todo el tiempo habla de David (Palestina) contra Goliat (David).
    ¡Que idiotez!

    Israel es pequeño pero utiliza esforzadamente sus recursos limitadísimos para hacer un país digno que pueda defenderse.

    Palestina no es David.
    Palestina es la punta de lanza de un conglomerado súperpoderosos en dinero, poderío militar e influencias que constituyen el mundo musulmán.
    Los palestinos son carne de cañón de sus hermanos árabes.

    ResponderEliminar
  2. recursos limitadísimos, k se lo pregunten al propagandista de Spielberg jajajajja cada vez que hay un ataque saca una de pobres judíos sufriendo el holocausto...

    ResponderEliminar
  3. Simplemente agregar que no tengo ningún sentimiento en contra de los judíos por el hecho de ser judíos y lamento que en algunos momentos hayas podido percibir algo por el estilo.

    Me ha gustado el análisis detallado que has hecho sobre mi artículo, aunque, como no podría ser de otra manera, no estoy de acuerdo en muchas de tus reflexiones.

    Podría decir muchas más cosas, pero las reservo para otro próximo artículo que seguro que hago sobre Israel, continuando con este interesante debate.

    PD: No puedo evitar añadir que:
    1. Israel es muy poderoso (y cuando hablo de Israel me refiero no solo al Estado sino a todos los judíos dispersos por El Mundo que obviamente lo apoyan) y
    2. Estaría bien que dieras la misma importancia a la legalidad internacional siempre y no sólo cuando te conviene. Creo que ahora no la están cumpliendo en absoluto.

    Saludos,
    Kike

    ResponderEliminar