martes, 26 de abril de 2011

La vergüenza totalmente condenable de Guantánamo

Varias veces he escrito en contra de la prisión ilegal de Guantánamo, y lo seguiré haciendo siempre que haya motivo. Me parece vergonzoso para un país como Estados Unidos mantener dicha prisión fuera de todo control legal. Y claro, al estar fuera de control legal, sucede que se cometen auténticos abusos contra los detenidos. Lo que ya suponíamos, pero peor, es lo que han venido a confirmar las nuevas revelaciones de Wikileaks publicadas para España por El País.

No hay leyes; no hay garantías; no hay presunción de inocencia, sino una aberrante presunción de culpabilidad, en la que el detenido tiene que demostrar que es inocente, o de lo contrario permanece en prisión indefinidamente. Pero tal vez lo peor de todo es que al parecer lo importante no es la culpabilidad del detenido, sino la información que se le pueda sacar. Por otro lado, la arbitrariedad de las detenciones pone los pelos de punta, al haber personas que son detenidas únicamente por ser familiares de algún sospechoso, o por el lugar en el que se encontraban, y cosas semejantes.

Los números son concluyentes. Estados Unidos no creía que el 60% de los detenidos era peligrosos para su seguridad, pero los mantenía en Guantánamo por el valor de lo que pudieran decir en los interrogatorios.

En fin, que Guantánamo es simplemente una especie de mundo aparte, donde los detenidos no tienen ningún derecho, y están prácticamente a merced de sus carceleros. En esa situación cuando salgan a la luz los procedimientos en los interrogatorios, mucho me temo que vamos a leer cosas francamente desagradables.

Por cierto, que el Gobierno de Estados Unidos se ha apresurado a lamentar la publicación de la información, porque son informes secretos y bla, bla, bla. Una actitud totalmente rechazable, porque aquí lo que importa no es que el informe sea secreto o no, sino la veracidad de la información, y sobre ella no han podido decir que es falsa.

Bueno, ahí está el artículo en cuestión. Lo único que me queda por decir es que todos esos hechos son completamente condenables, y cada día más. Pensaba yo que los detenidos eran sujetos peligrosísimos (y aún así la ausencia de derechos merece total condena), pero es que ahora sabemos que ni eso.

2 comentarios:

  1. La verguenza es que se hayan violado los trataos de Ginebra. Estos preveian entre otras cosas su fusilamiento inemediato y por muy buenas razones ya que se basan en que para hacer la guerra menos inhumna hace falta hacer que violra las reglas no pague._


    La segunda verguenza en Guantanamo es lo que ocurree del lado cubano donde los prisoneros lo estan por motivos menos justificables y son _mucho peor tratados bajo el silencio atronador de la progresia y de los tontos utiles.

    ResponderEliminar
  2. Por mi como si los tiran a todos al mar. Me da exactamente igual. Allí, que yo sepa, no hay más que criminales árabes, terroristas convictos y confesos.

    ResponderEliminar