jueves, 7 de abril de 2011

¿Liberales y franquistas?

¿Habrá que crear en España una nueva categoría de liberales, los liberales-franquistas?



El 1 de abril escribí una entrada titulada Y llegó la paz... para los vencedores. En dicho texto no se escribía sobre el intento de golpe de estado del 18 de julio de 1936, ni sobre la posterior guerra de casi tres años. Se escribía únicamente de los fusilamientos, cárcel, exilio, persecución y silenciamiento posteriores a la victoria.

Se podrá argumentar desde determinados supuestos liberales el mal menor del intento de golpe de estado y la posterior guerra. Pero lo que es inconcebible es que desde cualquier visión liberal se defienda la dictadura franquista con todo lo que ella implicó de falta de libertad y persecución para los que no estaban de acuerdo con la misma.

¿Qué es ser liberal? Simplificándolo al máximo, estar a favor de la libertad. Y a partir de ahí cada cual puede ponerse el adjetivo que quiera. Liberales-conservadores, liberales-progresistas, liberales-anarcocapitalistas, liberales-minarquistas, liberales-republicanos, liberales-monárquicos, etc. ¿Y qué libertad había durante el régimen franquista?

Si vamos a la Wikipedia (sí, ya sé que no goza de infalibilidad, pero por ahora es lo menos subjetivo en según qué temas), nos encontramos con que las bases fundamentales del Liberalismo serían las siguientes:

  • El individualismo, que considera al individuo primordial, como persona única y en ejercicio de su plena libertad, por encima de todo aspecto colectivo.
  • La libertad como un derecho inviolable que se refiere a diversos aspectos: libertad de pensamiento, de expresión, de asociación, de prensa, etc., cuyo único límite consiste en la libertad de los demás, y que debe constituir una garantía frente a la intromisión del gobierno en la vida de los individuos.
  • El principio de igualdad entre las personas, entendida en lo que se refiere a diversos campos jurídico y político. Es decir, para el liberalismo, todos los ciudadanos son iguales ante la ley y ante el Estado.
  • El derecho a la propiedad privada como fuente de desarrollo e iniciativa individual, y como derecho inalterable que debe ser salvaguardado y protegido por la ley.
  • El establecimiento de códigos civiles, constituciones, e instituciones basadas en la división de poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) y en la discusión y solución de los problemas por medio de asambleas y parlamentos.
  • Las tolerancias religiosas en un Estado laico.

Sin entrar en mayores detalles, para centrar la cuestión, me limitaré a repetir el segundo punto:

  • La libertad como un derecho inviolable que se refiere a diversos aspectos: libertad de pensamiento, de expresión, de asociación, de prensa, etc., cuyo único límite consiste en la libertad de los demás, y que debe constituir una garantía frente a la intromisión del gobierno en la vida de los individuos.

¿Alguien puede decirme cuándo el régimen franquista respetó la libertad de pensamiento? ¿Alguien puede decirme cuándo el régimen franquista respetó la libertad de expresión? ¿Alguien puede decirme cuándo el régimen franquista respetó la libertad de asociación? ¿Alguien puede decirme cuándo el régimen franquista respetó la libertad de prensa?

¿O es que, a pesar de todo lo anterior, habrá que crear en España una nueva categoría de liberales, los liberales-franquistas?

8 comentarios:

  1. Y no solo eso, sino que además los liberales españoles también estuvieron exiliados.

    Pero no es la cuestión. La cuestión es creer que esos derechos de libertad estaban garantizados, ganados, o en cualquier razón defendidos. Puesto que hablas de un premisa evidente, Un axioma; libertad por franco no hay discusión. Y con franco o sin franco no habría habido libertad. Ese es el enfoque. Por tanto, puedes decir que con franco no había libertad, y es cierto. Pero los acontecimientos geopolíticos, y los acontecidos anteriormente en España, se puede decir que la amenaza a la libertad no era exclusiva de franco.

    No puedes ignorar los acontecimientos previos y sin ellos hacer lectura.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo que dices. Sin embargo, creo que algunos comentaristas de tu post anterior, también tienen parte de razón. El franquismo fue un régimen autoritario, pero no totalitario como los comunistas. Se restringían algunas libertades, pero existían otras como por ejemplo libertad para circular por el territorio nacional y para viajar al extranjero. (Pensemos en Cuba.) Había (sobre todo tras la posguerra) libre mercado (con limitaciones, como en todas partes) y el contexto moral católico impedía que el Estado cayera en tentaciones de ingeniería social, como las que se pueden sufrir incluso en democracia.

    Si negamos estas matizaciones, caemos en la simplificación en blanco y negro de la memoria histórica zapaterina.

    ResponderEliminar
  3. Si,vale,fué una Dictadura autoritaria, nadie lo discute. De todas maneras se vivía con mucha más tranquilidad y paz social auténtica que ahora. Mire, todo régimen, incluso la Democracia, tiene virtudes y defectos, si la izquierda de los años 30 hubiese sido mínimamente democrática, y no hubiera intentado no sé cuantos intentos de golpes de Estado, alomejor Franco ni se hubiera sublevado. En su activo está impedir una Dictadura comunista en España, que no es poco. Crear una gran clase media que prosperaba, crear, con muy pocos recursos y el desprecio internacional, una sociedad que trabajaba y salía adelante, incluso entre las capas mas bajas de la sociedad. Todo eso con las libertades restringidas, que no suprimidas del todo. No soy Franquista, pero le reconozco al régimen sus aspectos positivos, porque los tuvo,y gozó de amplio apoyo popular, incluso al final del mismo. Eso no quita para que se critiquen sus amplias carencias y sus atropellos e injusticias, que también los hubo. Viva la libertad, pero también viva el orden y la tranquilidad. Franco no volverá. Esta democracia bastante corrupta que tenemos, por desgracia, seguirá presente por mucho más tiempo, ante la estupidez, la idiotez y la apatia de esta sociedad que duerme tranquila mientras la patean a gusto cada día. Qué pena.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: tranquilidad y paz social también las hay en una granja de pollos.

    No me parece un argumento correcto.

    Sobre la papilla ideológica a la que hace referencia Jośe: http://www.minutodigital.com/actualidad2/2009/01/26/nacional-liberalismo/

    En internet hay de todo, como en botica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. En el 36 no habia una eleccion entre lo bueno y lo malo sino entre lo malo y lo peor. Porque te recuerdo que Margarita Nelken pedia "una revolucion, pero no como la Rusa sino que los mares del mundo entero estuviesen rojos de sangre". O sea un genocidio a al Pol Pot. Y que los "buenos" no le pusieron una camisa de fuerza, no la escharon a patadas del partdio sino que siguió ascendiendo. Y que no era la unica sino que muchos decian lo mismo, frecuentemente llevando el programa a la practica.

    Y te invito a leer el Archipielago Gulag y despues a hacer una regla de tres para calcular el numero de muertos si hubiesen gando los "buenos" tanto en su version Lenin espñol como en su version adoradores de Stalin.

    Eso sin contar que dudo mucho que el "milagro econmico español" que a traves de la eliminacion del hambre y la mejora de la sanidad salvó muchas vidas se hubiese producido de haber ganado los "buenos: en 1948 España era mucho mas pobre que la RDA, en 1975 mucho mas rica.

    Lo cual no quiere decir que no piense que Franco deberia haberse preguntado cada años si no habia llegado el momento en que seria mejor para España que dejase el poder e instaurase la democracia. En vez de ello se aferro al poder lo cual permitio a los izquierdoa-fascitas darse una imagen de democratas y al democracia no se instauro durante la prosperidad de los sesenta lo cual hubiese llevado a una democracia serena y una democracia de verda en vez de dicatadura de los partidos.

    ResponderEliminar
  6. Lo de que no existía ingeniería social durante la dictadura franquista debe de ser un chiste o bien necesita matizarse. La Iglesia Católica fue consagrada como tutora moral de toda la sociedad, pues pocos eran los sitios que escapaban a su influencia. Y no olvidemos que había muchas personas que no compartían su contexto moral, en ambos bandos.

    Bien está que exista libertad de culto, pero de ahí a lavarle la imagen a una institución con muchas sombras a sus espaldas media un abismo. Y aquí el franquismo se comportó como impulsor de su poder social, otorgándole primacía en instituciones tan sensibles a la manipulación como la Enseñanza.

    En este sentido, la diferencia con el nefasto zapaterismo es que los descontentos tenemos la posibilidad, más o menos real, de patalear públicamente y mandarlo a hacer gárgaras. Con Franco, chitón y agachar la cabeza o palo. Obviamente ambos "sistemas" pecan de liberticidio, pero el segundo podemos cambiarlo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Tu no seras otro "quesitos"?

    ResponderEliminar
  8. http://www.asueldodemoscu.net/?p=1527

    ResponderEliminar