lunes, 25 de abril de 2011

Comentarios borrados, pasados y futuros

Clic, clic, clic; es todo. Entre 3 y 6 segundos. Y no me molesta en absoluto hacerlo.


En lo que va de año poco a poco he estado revisando todos los comentarios del blog, desde su inicio a la actualidad, labor que he terminado hace pocos días. La verdad es que tenía el blog hecho un auténtico basurero. Cientos de spam en carácteres orientales y enlaces a vaya usted a saber dónde y qué, comentarios puramente racistas, insultos descarados, blasfemias, entre otras lindezas. Por supuesto toda la basura la he borrado.

También he puesto desde hace tiempo un sistema que tiene blogger, por el que se moderan los comentarios a los textos con una determinada antigüedad (en el caso de este blog, más de una semana). Eso impide que haya comentarios basura en textos antiguos que lógicamente uno ya no sigue.

Aprovecho la ocasión para decir que hace mucho tiempo puse unas normas básicas sobre el borrado de comentarios, y que básicamente eran las siguientes:

  1. Insultos.
  2. Groserías.
  3. Comentarios racistas.
  4. Blasfemias.
  5. "Off topic" de mala fe.
  6. Publicidad sin venir a cuento.

Y así voy a seguir. Porque al principio de mi andadura por el blog no borraba absolutamente nada, pero como el desmadre era cada vez mayor, a nivel de descalificaciones, insultos, groserías, tacos de grueso calibre, etc., pues un día simplemente me cansé. Quiero aclarar que a mi manera de ver las cosas ni he censurado ni voy a censurar en modo alguno los comentarios, independientemente de que estén de acuerdo o no con lo que escribo. Lo que borro (no si es censura o no, cada cual es muy libre de creer lo que quiera) son, en resumen, las faltas de educación y respeto, sean dirigidas a quien sean, un individuo (yo u otra persona) o un colectivo (nacional, religioso, étnico, etc.). Con educación en este blog se puede decir lo que se quiera, sin educación absolutamente nada.

También quiero aprovechar este texto para decir que hay un anónimo que gasta su tiempo en venir a este blog a verter basura contra Dios y contra Israel. Las palabras solamente califican al que las escribe. Por mi parte puede seguir haciéndolo todas las veces que le dé la gana. El trabajo que me está dando es éste (como cualquier otro comentario basura): 3 clics de ratón. El primer clic sobre el icono de basura que vemos los dueños de los blogs al lado de cada comentario. El segundo clic sobre la casilla "Eliminar para siempre". El tercer clic sobre sobre "suprimir comentario". El resultado es éste: "Se ha suprimido el comentario".

Clic, clic, clic; es todo. Entre 3 y 6 segundos. Y no me molesta en absoluto hacerlo.

Por cierto, que si alguien quiere insultarme (o insultar a otra persona o grupo), o decir barbaridades, lo tiene fácil, lo único que tiene que hacer es abrir su propio blog. Evidentemente yo no iré ni a leer. Pero lo que por supuesto no voy a consentir es que conviertan este blog en un vertedero, y menos ahora que lo tengo limpio. Lo tengo fácil, tres clics y la barbaridad borrada. Y al que no le guste, pues lo siento por él, porque o escribe con educación y respeto o aquí no tiene sitio.

3 comentarios:

  1. José García Palacios, ¿se puede saber por qué eliminaste mi comentario de hace unos días en el que con todo respeto y sin
    Insultos.
    Groserías.
    Comentarios racistas.
    Blasfemias.
    "Off topic" de mala fe.
    Publicidad sin venir a cuento
    simplemente te decía (y te demostraba) que estabas equivocado al atribuir a Webislam una supuesta colonización de América anterior a la de Colón, cuya autoría realmente corresponde a la difunta duquesa de Valencia? ¿Te molestó que te llevara la contraria? ¿Te molestó que me atreviera a suponerte muy joven? El movimiento se demuestra andando y tú me has decepcionado mucho.

    ResponderEliminar
  2. En ese caso pido disculpas, pero lo cierto es que 24 horas después de haberlo insertado no estaba y después ya no lo volví a comprobar.

    ResponderEliminar