sábado, 23 de abril de 2011

Pues yo también creo que lo de Troitiño no ha sido casualidad

Lo pensé desde el primer momento. No me entra en la cabeza que el Tribunal lo deje en libertad y anuncie a gritos que va a revisar la decisión, mientras el Gobierno no hace absolutamente nada por vigilar a este elemento. Y todo ello en una "tregua" de ETA que el Gobierno necesita desesperadamente que continúe lo más posible, a ser posible hasta el día de las elecciones generales. No creo que ello haya sido acordado con ETA, pero sí creo que ha sido una especie de "gesto de buena voluntad" del Gobierno.

Comparto por lo tanto la opinión de Mayor Oreja cuando dice que “La fuga de Troitiño no es casual cuando hay negociación con ETA”.

Y la impotencia en el caso de Troitiño es grande, porque estando en España el Poder Judicial al servicio del Gobierno, que el PP esté exigiendo responsabilidades es prácticamente un ejercicio de fuegos de artificio, ya que los únicos que podrían tomar cartas en el asunto serían los jueces, los cuales como he dicho son casi por completo servidores de los que gobiernan.

La única esperanza que queda es que los españoles pongan al PSOE en su sitio el día de las elecciones, primero en las municipales y autonómicas, y después en las mucho más importantes elecciones generales. Si eso no ocurriera, la esperanza estaría prácticamente perdida.

ACTUALIZACION:

Acabo de leer un artículo en Libertad Digital que es necesario leerlo de principio a fin.

Tres cosas destaco:

Una.

Echando un vistazo a la jurisprudencia emitida por el Tribunal Supremo, encontramos que en 1995 el alto tribunal avaló los seguimientos subrepticios que ordenó el Gobierno (del que Rubalcaba era portavoz) sobre un individuo que estaba en libertad, Mario Conde. La sala argumentó que la vigilancia a la que se le sometió era legal porque pretendía "salvaguardar intereses públicos relevantes conectados con la seguridad pública general".

O sea, que si se hizo en el pasado con Mario Conde se podía hacer ahora con este tipo.

Dos.

Además, señala que el catedrático de Derecho Penal Enrique Gimbernat, ha señalado que "si el auto de libertad de Troitiño no es firme porque estaba recurrido, vigilarle es un trabajo perfectamente legal que puede hacer la policía si existe un interés a proteger por el Estado, siempre que se limite a sus actividades públicas y no haya afectación a su intimidad".

Vamos, lo mismo que dije yo hace dos días. Entonces, si lo habían hecho en el pasado, si podían hacerlo en el presente, y si sabían que podían hacerlo con la ley en la mano, ¿por qué no lo hicieron?

Tres.

Además, dice que el sanguinario terrorista "no se fugó hasta que el fiscal recurrió su libertad".

¡Pues claro! Si es que se lo anunciaron a gritos. Y sin vigilarle. En fin, lo dejo, que me estoy empezando a cabrear, y no me quiero pillar el cabreo del otro día. Menuda gentuza.

1 comentario:

  1. "La única esperanza que queda es que los españoles pongan al PSOE en su sitio el día de las elecciones"

    Pues sí. Lo malo es que unos cuantos millones de votantes piensan que el sitio de la pesoe es el gobierno.

    Así nos va, claro.

    ResponderEliminar