miércoles, 17 de enero de 2018

Rajoy no es un adivino

Mucho se le está criticando a Rajoy, vistos los resultados electorales en Cataluña, por haber convocado tan pronto dichas elecciones. Aunque el de la barba no es santo de mi devoción, creo que hizo lo correcto, teniendo en cuenta las circunstancias. Vista la mobilización no nacionalista existía la posibilidad de que PP, Cs y PSOE pudiesen conseguir sumar la mayoría absoluta. A ello hay que sumar que parecía que el independentismo se había desinflado, al ver la huida de su Amado Líder Belga, así como los demás acudían sumisamente a la Audiencia nacional o el Tribunal Supremo; si yo hubiera sido independentista me hubiera sentido completamente engañado por estos líderes. También hay que añadir que dicha convocatoria desmovilizó por completo las posibñles revueltas callejeras, trasladando la tensión al terreno electoral.

Pero claro, luego el resultado de las elecciones fue el que fue. Porque acertar la quiniela el lunes es muy fácil.

Pero otro gallo hubiera cantado si, por ejemplo, ni el partido de Colau ni el PP se hubieran hundido (al menos el primero). Si los independentistas no hubieran sumado mayoría absoluta y en cambio esa mayoría absoluta la hubieran sumado los de Colau, ERC y el PSE ahora estaríamos hablando del famoso tripartito de izquierdas (que era el secreto deseo de Rajoy), del abandono total de la vía independentista (en la práctica) y de que Rajoy hubiera sido un genio.

De todos modos algo bueno se ha coseguido con este resultado. Aunque no lo quieran mostrar, el independentismo está dividido; Podemos se hunde sin remedio; el PP catalán se ha ido a pique, pagando su nacionalismo light de decenios; y el PP nacional puede recibir un varapalo histórico por su tradicional ambigüedad. Curiosamente el gran beneficiado de la aplicación del 155 y de la convocatoria de las eleccions catalanas ha sido y será no el PP, sino Ciudadanos.

Lo dicho, Rajoy no es ningún adivino. Si se hubiera olido la tostada pienso que no hubiera convocado las elecciones. Pero las cosas ya están hechas. Y no creo yo que este Parlamento de Cataluña sea peor que aquel. De todos modos si los independentistas se desmandan siempre cabe la posibilidad de volver a aplicar nuevamente el 155, pero ahora ya sin convocatoria electoral. Y ellos lo saben, claro está, así que no creo yo que se la vuelvan a jugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario