sábado, 4 de marzo de 2006

Belén Gopegui sobre Cuba

En una entrevista realizada por el diario “El Mundo” a Belén Gopegui, -enemiga acérrima del pueblo cubano y dedicada en cuerpo y alma a ofender y humillar a los que luchan, han muerto, o están encarcelados por oponerse a la dictadura que ella defiende a capa y espada-, un simpatizante con la revolución del tirano Castro, le cuestiona que si no sería interesante que se efectuasen elecciones en Cuba; a lo que ella responde: “- Las elecciones son, hoy por hoy, un procedimiento que concede siempre clara ventaja a quien posee más capital.”

Esta frase, creo que se le ha escapado a Carlos Rodríguez Braun para su sección de la “Tontería económica (o política) de la semana”.

Si partimos de un axioma como este, ya estamos apoyando de hecho cualquier sistema totalitario, sea comunista, fascista, islamista, nacionalista o neopopulista.

Esta señora, (que bien vivirá gracias a ese capitalismo que tanto critica, y al cual no quiere abandonar), quizá tenga muy claro por qué en Cuba no hay elecciones.

Allí todo el capital está en manos de un solo hombre y de un solo partido. ¿Para qué perder el tiempo entonces?

En las democracias liberales, el capital se reparte, y es por eso que hay que decidir entre todos, quien asume el mando de la nación. En las dictaduras ya está decidido quien manda, quien juzga, quien fusila, quien mata, quien ordena, quien decide.

Cuando, no sólo el capital de una nación, sino su ejército, sus jueces, sus instituciones, están en manos de un dictador; no hay más que hablar.

Si tenemos a un señor que es comandante en jefe de las fuerzas armadas, y además primer ministro y jefe del estado, y encima presidente del único partido legal; ¿cómo se nos ocurre que haya necesidad de otra alternativa?

Cuando le preguntan por qué no se iba a vivir a Cuba, si tanto le gustaba aquel paraíso, respondió que:-“Mi posición es trabajar para que en España sea viable un proyecto político capaz de quitar de esta sociedad el dominio económico.”

Es obvio que si quitamos de esta sociedad un poder (el económico), habrá que sustituirlo por otro. Y teniendo en cuenta el historial intelectual de esta dama, tendría que ser muy semejante al cubano o al venezolano. Es decir una maquinaría aplastante que acabe con las libertades democráticas y englobe todos los poderes, incluido el económico.

Esta mujercita al parecer lo que está rabiosa por que sus sueños de adolescente se frustraron. Estudió derecho por eso de los “ideales y de querer cambiar el mundo”. Nacida en 1963, creció con una generación que creyó que con canciones y sentadas, o por “evolución y selección natural”, el mundo cambiaría.

Ahora, y pasando de los 40 años, se pegará contra la pared al ver que el mundo si que ha cambiado, pero no como ella quería. No ha avanzado el comunismo, sino que ha desaparecido o se ha transformado en neopopulismo. No ha desaparecido el capitalismo liberal, sino que se ha hecho más fuerte y se ha implantado en más países trayendo más desarrollo y prosperidad. No ha muerto la iglesia, sino que cada vez gana más adeptos.

Por supuesto no le guardo ningún rencor a esta damita. Demasiado sería sentir algo por ella. Como siempre, ante este tipo de gente lo que siento es una mezcla de curiosidad y de duda. ¿Será verdad lo que piensan o es puro excentricismo?

Creo que como en la inmensa mayoría de la progresía sucede ese decir una cosa y afirmar lo contrario. Ese “aplaudir la caravana de los pobres desde una mesa repleta”, como dice una canción de Silvio Rodríguez.

Belén Gopegui está como toda la progresía mundial, cautiva de unos ideales que se desmoronaron, pero a los que es políticamente incorrecto “traicionar”.

Parece que al pueblo de Cuba sí que se le puede traicionar, humillar y dejar a merced de las garras del gorila verde.

Belén en Cuba no te conocen, ni te quieren. Además, no tienen la culpa los cubanos de tus frustraciones personales, ideológicas, o de cualquier índole.

Personas como tú, contribuyen alargar el martirio de todo un pueblo, que además no quiere nada de los comunistas.

Como bien dices, hay que dejar al pueblo de Cuba seguir el proyecto político que ha elegido sin coacciones. Eso es. Sin la coacción del todopoderoso estado cubano, con sus cárceles y sus campos de trabajo forzado para disidentes. Sin la coacción de los comités de defensa de la revolución y de las brigadas de respuesta rápida. Sin el temor a perder el empleo o la plaza universitaria o la vida por hablar en contra del régimen.

El proyecto político del pueblo cubano, es la libertad, la democracia y poder disfrutar de lo que disfrutas tú. Poder hablar como hablas tú. Votar como votas tú.

Para ti las miles de firmas que respaldan el “Proyecto Varela” a pesar de la coacción del gobierno, no tienen importancia. Que miles de cubanos pidan un referéndum para decidir su futuro es trabajar para la CIA, y ser mercenario de EEUU.

Me cansaría de escribirte y como dijo un ídolo tuyo, “no vale la pena emborronar cuartillas”.

Dios tenga misericordia de ti y te perdone.

8 comentarios:

  1. La verdad, me gustaria fusilar a esta malnacida, ya esta bien de contemplaciones con los que odian la libertad y viven,se aprovechan y critican el sistema que les soporta.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me han llamado poderosamente la atención las personas que, como esta mujer, defienden libremente el comunismo desde los países democráticos; la lógica incuestionable (al menos para mí) de que el comunismo es indefendible es que en los países comunistas no se puede denfender libremente la democracia.

    Pero, como bien dices, en muchos casos puede ser consecuencia de no haber podido superar unos ideales juveniles que simplemente se vinieron abajo junto al Muro de Berlín.

    Un saludo, y muchas gracias por tus aportaciones.

    ResponderEliminar
  3. Es un tìpico caso de hipocresìa polìticamente correcta. Es difìcil resistirse a la tentaciòn de decirle que, si tanto le gusta, se vaya a Cuba a vivir. Es gente -como Luis Garcìa Montero, Benedetti, etc., me da pereza poner màs nombres- que vive muy bien a costa de la libertad y la vida de los otros. Al respecto, recomiendo "Turistas del ideal", la novela de Vidal Folch.

    ResponderEliminar
  4. "La verdad, me gustaria fusilar a esta malnacida, ya esta bien de contemplaciones con los que odian la libertad y viven,se aprovechan y critican el sistema que les soporta"... me hariais gracia si no me dieseis miedo... que interesante concepto de libertad de expresion manejais con los que no opinan como vosotros, damitos.

    ResponderEliminar
  5. Es evidente que Cuba no tiene un sistema ideal, pero por lo menos representa un alternativa al capitalismo y por tanto es un sistema en algunos aspectos superior al nuestro . Por ejemplo en el tema de educación y sanidad: en Cuba todo el mundo tiene a una educación y sanidad en igualdad de condiciones; cosa que en el Estado Español debido a la existencia de educación privada y sanidad privada no se cumple.

    ResponderEliminar
  6. Haciendo una investigación sobre la ingerencia del Partido Comunista de Madrid en la educación que pretende imponer o ya está imponiendo el tirano Hugo Chávez, dí con este excelente escrito.
    Me servirá de referente importante.
    Un abrazo anti ZP desde Venezuela, Martha Colmenares

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. ¿Alguno de los que criticáis a Belén Gopegui habéis leído alguno de sus libros? ¿La conocéis personalmente, o al menos sabéis de lo que habláis al decir que odia la libertad, vive a costa de la libertad y la vida de los demás? Supongo que no sea de la vuestra, de la mía desde luego no. ¿De la de quién entonces? ¿Habéis estado en Cuba y hablado con la gente de allí de lo que piensa de la dictadura bajo la que viven sometidos? ¿Habéis contrastado al menos por algún medio que la información que os llega sobre Cuba es cierta o está manipulada?

    Querer saber es arriesgarse a confundirse y a ver deshechas las propias opiniones. Algo que no todo el mundo está dispuesto a permitirse, por lo que se ve.

    Por cierto: “Mi posición es trabajar para que en España sea viable un proyecto político capaz de quitar de esta sociedad el dominio económico.” Significa que escribe para que la gente piense, y sienta y se enfade, y actúe para que la sociedad no esté dominada por los intereses económicos de unos pocos, como de hecho sucede. Porque cuando las instituciones y los medios de comunicación de una nación están al servicio de los intereses del capital, eso es una oligarquía, por mucho que se llame democracia.

    En las democracias liberales, el capital se reparte, lo único que se decide es quién se lleva la mejor parte y cuán grande será.

    En Cuba, lo poco que hay se intenta (aunque no es un sistema perfecto, y claro que hay corrupción y mala gestión, todos lo sabemos, aquí también, y sin embargo de EEUU) que llegue a todo el pueblo.

    Y para el que no lo sepa, en Cuba no hay pena de muerte, y hay elecciones libres para tomar decisiones en aspectos de la vida diaria y representantes populares que ya nos gustaría aquí, y el partido de Castro no es el único legal. Respecto a la elección de un presidente, que es uno de los aspectos que más juego permite a los que atacan a Castro, ¿qué decir sobre el jefe del Estado Español? De todos modos, yo también quisiera ver unas elecciones presidenciales en Cuba, que llegarán no tardando. El problema entonces será que o bien los EEUU metan las narices y vuelvan a hacer de Cuba un burdel, como en tiempos de Batista, o que el presidente que el pueblo elija democráticamente será un populista peligroso y un tirano.

    Y ya lo último, ese comentario de "me gustaria fusilar a esta malnacida" y el amor a la libertad no son compatibles.

    ResponderEliminar