miércoles, 1 de marzo de 2006

¿Y ahora qué?

Hace dos años ETA estaba casi asfixiada, víctima de la ofensiva policial y jurídica contra todo su entramado, tanto el terrorista propiamente dicho como el político-terrorista de Batasuna y semejantes.

Ahora en cambio uno se ve obligado a leer esto:

El Gobierno vasco reconoce que ETA se ha fortalecido en los últimos meses
...
El consejero de Interior del Gobierno vasco, Javier Balza, ha señalado que la cadena de atentados que ETA ha cometido en las últimas semanas demuestran que "tiene varios comandos operativos" dentro del País Vasco y "probablemente fuera también".
...
En declaraciones a la cadena Ser, el consejero de Interior ha afirmado que ETA "ha sido capaz de establecer líneas dentro del Estado, y en Euskadi, desde luego, que hace unos meses no tenía".


Y quien lo dice no es el PP, no, sino Balza, del Gobierno vasco. ¡Cómo estarán las cosas que hasta la gente del PNV se ven obligados a reconocer la evidencia!

Pues bien, a esto nos ha llevado la política de Zapatero y sus muchachos de dar balones de oxígeno a los terroristas, a cambio de un "fin de la violencia" (o de un "principio del fin", o de un "comienzo del principio"), del que ya algunos estamos cansados de leer pero que brilla por su ausencia.

Hasta ahora el único que ha hecho concesiones aquí ha sido el Estado de Derecho (vía Gobierno, vía Congreso y vía Fiscalía -esta última abortada por la ciudadanía) a los terroristas. Y ETA no asesina, pero sigue atentando y chantajeando. Y se sigue fortaleciendo.

¿Y ahora qué, Zapatero, qué?

1 comentario: