viernes, 18 de julio de 2008

14 años después los asesinos siguen sueltos

El vehículo pasó por las puertas principales del edificio y el material explosivo fue detonado. El edificio, que era de siete pisos, fue reducido a escombros y ochenta y seis personas fueron, de esta manera, asesinadas.

De esta forma el 18 de julio de 1994 la Asociación Mutual Israelita Argentina (o AMIA) recibió el mayor ataque terrorista que haya sucedido en la Argentina, y el mayor contra judíos desde la Segunda Guerra Mundial.

Brutal.

Como brutal es que los autores, cómplices y encubridores de esa barbarie, asesinos todos ellos, siguen libres. Y mucho me temo que así seguirán. El atentado fue en Argentina y el objetivo fue una asociación judía. Y luego algunos se quejan de que los judíos busquen su propia justicia.

Publicado originalmente en el blog Cristianos por Israel

No hay comentarios:

Publicar un comentario