martes, 1 de julio de 2008

"El liberalismo auténtico", ahora sí

Gracias, Lino, por dejarme saber que el enlace no funcionaba. Busqué el artículo "El liberalismo auténtico" y lo encontré (lo he puesto también aquí, por si acaso). Y gracias también a Si te dijera que soy de por el enlace. Al parecer el ABC lo cambió de enlace, y tampoco lo encontré en su hemeroteca, pero por medio de Google di con él.

Y repito, independientemente de coincidencias y discrepancias, un interesantísimo texto sobre el liberalismo, así como muy interesante ese elogio final a Rosa Díez y su UPyD. Algo se mueve en la política española. ¡Ya era hora!

6 comentarios:

  1. "no es liberal la persona que pretende poseer, nada más y nada menos, que la verdad absoluta"
    No estoy de acuerdo con esta afirmación. Pienso más bien que es liberal quien no pretende imponer coactivamente una verdad a nadie. Incluso para esto encuentro excepciones, por ejemplo, la relativa a la idéntica dignidad humana de todas las personas. La literalidad de la afirmación de Garrigues me lleva a entender que, según él, sólo puede ser liberal quien no admita ninguna verdad absoluta. Bien, a eso no se le llama liberalismo, se le llama relativismo, que me parece que es otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. ¿eS COMPATIBLE SER LIBERAL CON APOYAR PARTIDOS TOTALITARIOS EN SU FUNCIONAMIENTO INTERNO (o sea UP YD)?.
    Es una pregunta que dejo en el aire, a los liberales, puesto que yo soy libertario.

    Salud y libertad

    ResponderEliminar
  3. El liberalismo no puede contener "verdades absolutas" desde el momento en que esa aceptación implica participar de un dogmatismo (de cualquier clase) del que precisamente el liberalismo es históricamente su opuesto. El liberalismo es por tanto relativista. Lo que ocurre es que en su vertiente más defendible este relativismo está en conexión con la realidad y por tanto se ve limitado en sus conclusiones. Eso hace que dicho relativismo no termine en el altermundismo y otras paparruchas de las que muchos autoproclamados "liberales liberalísimos" son partícipes.

    En cuanto al tal Alfredo decirle que el término totalitario tiene unas connotaciones demasiado serias para utilizarlo como sinónimo de "antipático". Porque es comprensible que sea molesto para todos los magufos, frikis y ultras en general (que han intentado infiltrarse en UPyD para convertirlo en SU secta) que UPyD sea un partido político con intención de ser serio y con unas normas de cara al primer congreso bien claritas. La democracia directa que algunos exigen no es sino una peitición de suicidio por parte de sectarios, una llamada a la inacción de los ambiciosos sin nada que ofrecer y en último término un subterfugio para violentar los objetivos de UPyD para convertirlo en un partido ultra comandado por ultras. Se siente pero eso no sucederá.

    Y es que... ¿Cuántos de esos ultrademócratas que van clamando sobre el "totalitarismo" han hecho algo, o podrían hacer algo, por constituír un partido político? Muy pocos o ninguno: su labor es destruir lo creado, como buenos tribunos de la plebe que se creen. Los mismos errores del pasado.

    Ya está bien de vuestra difamación de pacotilla.

    ResponderEliminar
  4. No es una difamación. Es una realidad constatada y dicha por gentes de UP y D. No hablamos de democracia directa. Hablamos de democracia interna. Y Gorriarán y Cía, están estructurando un partido donde las bases no pintan una mona. Puedes usar otro término en vez de totalitario(usado por upedistas, repito). Dictatorial, cesarista, napoleónico... Y la tristeza es que UP y D se presentaba como renovador de la política. Ese es el problem,a. Cada partido se organiza como quiere. Pero no puedes decir que vendes fruta, y luego resulta que vendes patatas.
    Eso es una estafa.
    Saludos sin acritud

    ResponderEliminar
  5. Habla usted de oídas, supongo que toda la buena intención...

    Ese Gorriarán del que tan gratuitamente se habla es precisamente quien se partió la espalda para levantar UPyD como partido mientras todos esos partidarios, dicen, de la democracia interna, que claman ahora como gansos por las esquinas, estaban en sus respectivas casas investigando el 11.M o a los OVNIs. Son unos frikis que no se han enterado de qué supone un partido político y que hay un Congreso de UpyD el año próximo...

    El que los comités locales no sean soberanos, que es a lo que en cierto punto se reducen las críticas que usted cita, no es sino una exigencia clara de un partido todavía pequeño. Por ponerle un ejemplo: si se constituyesen comités locales formalmente tendría el partido que aceptar que en un pueblo de Galicia o León, donde haya 4 afiliados éstos decidan cualquier cosa. Cualquier cosa que podría trascender a los medios siendo contraria al espíritu de UPyD. Porque desde que nació este partido toda suerte de parias y frikis de la política nacional están intentando instrumentalizarlo y en determinadas zonas apoderarse de él (gracias a ese "tirano" Gorriarán y las reglas que tiene UPyD, precisamente, sus esfuerzos han sido vanos). Hablamos de fascistas, hablamos de ultranacionalistas españoles (tradicionalistas), hablamos de partidos locales corrompidos hasta la médula y otras maravillas: todos intentando montarse un chiringuito local con la pegatina de UPyD, desde el que proferir su basura ideológica.

    Aceptar no poner límites a estas gentes, ahora que somos pocos, sería aceptar la destrucción de nuestro partido y su más rápido descrédito. Pero bueno, siempre hay ingenuos e idealistas que no se enteran, o prefieren no enterarse, de estas cosas.

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué es el liberalismo?

    La primera observación que hay que hacer en torno al liberalismo tiene que ver con su imprecisión, su indefinición y lo elusivo de su naturaleza histórica. En realidad, nadie debe alarmarse porque el liberalismo tenga ese contorno tan esquivo. Probablemente ahí radica una de las mayores virtudes de esta corriente ideológica. El liberalismo no es una doctrina con un recetario unívoco, ni pretende haber descubierto leyes universales capaces de desentrañar primero, y luego de ordenar con propiedad, el comportamiento de los seres humanos. Es un cúmulo de ideas y no una ideología cerrada y excluyente.

    El liberalismo, ya puestos a la tarea de su asedio, es un conjunto de creencias básicas, de valores y de actitudes organizadas en torno a la convicción de que a mayores cuotas de libertad individual se corresponden mayores índices de prosperidad y felicidad colectivas. De ahí la mayor virtud del liberalismo: ninguna novedad científica lo puede contradecir porque no establece verdades inmutables. Ningún fenómeno lo puede desterrar del campo de las ideas políticas, porque siempre será válida una gran porción de lo que el liberalismo ha defendido a lo largo de la historia.

    El liberalismo es un modo de entender la naturaleza humana y una propuesta para conseguir que las personas alcancen el m s alto nivel de prosperidad potencial que posean (de acuerdo con los valores, actitudes y conocimientos que tengan), junto al mayor grado de libertad posible, en el seno de una sociedad que ha reducido al mínimo los inevitables conflictos. Al mismo tiempo, el liberalismo descansa en dos actitudes vitales que conforman su talante: la tolerancia y la confianza en la fuerza de la razón.

    El liberalismo se basa en cuatro simples premisas básicas...

    Continua aquí

    ResponderEliminar