viernes, 4 de julio de 2008

El concepto de la libertad de Rosa Díez

Ayer escribía sobre el lamentable concepto de la libertad que tiene Zapatero. Ahora quiero escribir sobre unas palabras impresionantes de esta mujer:

"No es el castellano el que está perseguido sino las personas que quieren utilizarlo"

Así se habla, Rosa. Eso es libertad, y lo demás cuento. No se trata de idiomas, sino de ciudadanos. No se trata de proteger lenguas minoritarias, sino de proteger la libertad de los ciudadanos que no quieren expresarse en ellas. No es el español el que está perseguido, sino los que quieren expresarse en él. El artículo merece ser leído completamente con detenimiento.

Indudablemente Rosa Díez no tiene pelos en la lengua. Menos mal que en la política española hay alguien que cree en la libertad y la defiende sin ningún tipo de complejos.

1 comentario:

  1. Tomar este asunto como defensa del castellano es, obviamente, algo tan ineficaz como torpe, tan idiota como criptonacionalista, tan estulto como antiliberal. De hecho, los nacionalistas -epítome del anti-individualismo y de la tribu-, si algo arguyen continuamente para justificar sus tropelías es la defensa del pobrecito catalán, o del gallego o del euskera, tan desprotegidos, angelicos. Cuando la realidad es que los idiomas, como las religiones o las mesetas, carecen por completo de cualquier derecho. Quienes son sujetos de derecho son, naturalmente, los individuos, no los idiomas. Per se, ni el español, ni el ruso ni el suahili importan una higa: los que importan son los individuos. Son los individuos, los ciudadanos, los que no tienen por qué aguantar ni por asomo el que los gobernantes se permitan el lujo de decirles –ni de insinuarles siquiera- cuál es la lengua que tienen que utilizar ni dejar de utilizar ni en la educación de sus hijos ni en nada de nada. Los políticos y los gobernantes no tocan pito ninguno en decisiones que, como ésta, sólo a los individuos conciernen.

    Bravo por Rosa en esto. Lo que hace falta ahora es que idéntico principio lo aplique y entienda también en lo referido a otros aspectos, verbigracia las tomas de postura individuales respecto a la religión, el ecologismo o la Educación para la Ciudadanía. O dicho de otra forma, querida Rosa, menos Savater y más Boadella. Si es así, tus votantes pueden crecer exponencialmente de cara, por de pronto, a las europeas.

    Mónica

    ResponderEliminar