jueves, 17 de julio de 2008

Educación para la Ciudadanía según Isidoro

El otro día me vino a la memoria algo que me pareció leer en el blog de Isidoro respecto a EpC hace ya tiempo y me di una vuelta por allí para buscarlo. Lo que encontré fue esto:

La inofensiva victoria de Educación para la Ciudadanía

Y adiós a lo que es de Dios

No había yo escrito aún sobre EpC en concreto (no recuerdo si he tocado el tema de pasada), y aprovecho para hacerlo ahora, aunque sea brevemente.

EpC me parece una barbaridad. Pero no por el título, ni por el concepto, sino por el contenido. Perfecto que haya una asignatura que se dedique a educar a los ciudadanos en los valores de la democracia, la tolerancia, la libertad, etc. Pero EpC no ha sido concebida para eso, EpC ha sido concebida para adoctrinar a los jóvenes en ideas y valores socialistas (cuando no comunistas). EpC, por lo que he leído, tiene unos tintes marcados totalmente por la ideología que actualmente ocupa el Poder, con la idea de que los estudiantes queden convencidos de que ellos, los dl Poder, y solo ellos, son los buenos, y todos los demás son malos, muy malos, malísimos. Además de lo cual se atreve a meterse en cuestiones que deben quedar reservadas al ámbito de la educación familiar, como es, por ejemplo, el que la homosexualidad sea algo normal (perfecto que sea totalmente legal, pero eso no implica que haya que aceptarla como "normal", ya que eso depende del valor moral de cada uno).

Mucho me temo que Isidoro se equivoca de plano en este tema, por dejarse llevar por su laicismo. EpC es una imposición ideológica del Poder, para seguir asentándose en el mismo por medio de adoctrinar a la nueva generación. Vamos, una barbaridad contra la libertad en toda línea.

1 comentario:

  1. Tras la intención de que los niños sean educados en valores democráticos y en la supuesta virtud de tolerancia hay un espíritu maquiavélico, hay la misma pretensión que usted critica restringiéndola al socialismo. La exaltación de la democracia y la tolerancia tiene como objetivo la rendición moral del receptor.

    ResponderEliminar