viernes, 17 de marzo de 2017

"Pronto empezarán guerras de religión en Europa"

No, no lo ha dicho ningún fascista o fascista, sino el mismísimo Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, .

4 comentarios:

  1. Creo que hablar de "guerras de religión" es un exceso retórico debido al desconocimiento sobre el languideciente estado de las diferentes "iglesias" cristianas de Europa (que configuraron Europa cabría añadir) cuya geriátrica feligresía no podría hacer frente a la una única oleada de jóvenes musulmanes bien entrenados.

    Por otra parte, el desconocimiento del mundo islámico por parte de los estados occidentales, centrándome sólo en lo que llevamos se siglo, se puede resumir en equiparar el islam con la secta wahabita (http://www.voltairenet.org/article186380.html), considerar a los hermanos musulmanes un equivalente a los "demócratacristianos" (http://www.voltairenet.org/article193922.html), que en alianza con éstos, aquéllos e Israel (junto con sus propagandistas neoconservadores) se decidió invadir (y destruir) Iraq y Libia; amparar las guerras intestinas de Yemen y Siria o el cambio de régimen egipcio (en el que al principio, Occidente se plegó a los intereses de Qatar y la Hermandad Musulmana y fueron los saudíes quienes después auspiciaron la vuelta al orden con un golpe militar).

    Mientras tanto, la "civilizada" Turquía, junto con cierto personaje de omininosa memoria, propugnaba "alianzas civilizatorias" creyéndose parte de Europa, siendo su candidatura a la UE apoyada por USA, UK y ese satélite irrelevante en que ha devenido España. Finalmente, el centro de mando de la actual UE, el eje franco-alemán (ahora mismo sólo Merkel ejerce, Hollande nunca supo mandar a nadie) acabó con esas falsas esperanzas. Tras ese intento de asesinato, disimulado tras un improvisado golpe de Estado, el aspirante a nuevo Sultán decidió dejarse de remilgos y, agradeciendo a Alá su providencia (http://www.voltairenet.org/article194310.html), aprovechó la circunstancia para purgar la administración del Estado ante la indiferencia de Occidente. Ello sin mencionar el papel de Turquía en la guerra Siria, primero contra el gobierno instituido y sometiéndose luego a la estrategia rusa que busca pacificar ese territorio devastado.

    Llegados a este punto y con las elecciones alemanas aproximándose, a Erdogan no le costaría mucho volver a ordenar a sus fieles soldados empujar al mar Egeo a esos centenares de miles de míseros refugiados que, como participante en la guerra, ha contribuido a crear.

    Ya lo hizo una vez y la UE le concedió 3.000 millones de euros. La pregunta sería cuánto pagaremos ahora.
    (http://www.zerohedge.com/news/2017-03-17/well-blow-your-mind-turkey-threatens-europe-15000-refugees-month)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo del tema es que, además de Turquía, Europa tiene al enemigo dentro.

      Eliminar
  2. Supongo que se refería mayormente a la cuestión del creciente peso de la población inmigrante procedente de países de mayoría musulmana y que no dejan de estar "sometidos a Dios" al tocar nuestras infieles tierras.

    En línea con eso, supongo que le alertarán las nuevas palabras de Erdogan (http://es.euronews.com/2017/03/19/erdogan-conmina-a-los-turcos-de-europa-a-tener-muchos-hijos) aunque yo me preocuparía más sobre la posibilidad de que este estado perteneciente a la OBSOLETA OTAN puede hacer una demostración de fuerza más evidente (y sangriente). Quizá no sería la primera vez (http://www.voltairenet.org/article190902.html)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, por unas y otras vías los musulmanes son cada vez más en Europa... lo que quiere decir que son más peligrosos.

      Eliminar