lunes, 3 de abril de 2017

Cuando el periodismo es pura manipulación anti-Trump

La parte del artículo informativo (supuestamente) de El Mundo donde habla de una deportación en particular no hay por donde cogerla. Mis simpatías por Trump están claras, pero es que el texto produce vergüenza ajena.

Si este hombre entró legalmente en Estados Unidos, pero luego se quedó ilegalmente, ¿por qué consiguió la residencia permanente al estar casado con una ciudadana americana, como multitud de casos que yo conozco (incluso de personas que entraron ilegalmente)? Si tenía permiso temporal de estancia en el país, ¿cómo es que le van a deportar de forma casi automática? ¿Quién le arrestó? ¿Por qué? Son preguntas que el vergonzoso artículo no responde. Por no decir que con el tiempo que este hombre lleva en Estados Unidos para ser deportado tiene que firmar una deportación voluntaria o de lo contrario tiene derecho a ir delante de un juez de inmigración, que estudia todas las circunstancias (incluyendo que su esposa es ciudadana americana y que tienen tres hijos nacidos en Estados Unidos).

Unas últimas preguntas: ¿en que condiciones se produjo el arresto? ¿Acaso fue por un incumplimiento de la ley? Porque entonces sí, cualquiera que no sea ciudadano americano (incluso los residentes permanentes) puede ser deportado.

Lo triste no es el ataque a Trump. Hay miles de razones legítimas para hacerlo. Lo triste es que para atacarle se recurra a la manipulación más descarada. Triste porque eso no daña a Trump, daña (y mucho) al periodismo.

7 comentarios:

  1. Felicidades, por reconocer uno entre los muchos ataques difamatorios disfrazados de "noticias" con los que los "presstitutes" obsequian cada día a sus lectores.

    Lástima que no haya tenido la misma perspicacia para detectar las burdas manipulaciones relativas a confeccionar esa teoría conspiratoria en la que Trump y Putin se alían para conquistar la Presidencia de USA, como si no hicieran falta la concurrencia de decenas de millones de ciudadanos americanos para lograr tal cargo.

    En fin, le invito a leer estos artículos que resumen el estado del tema a día de hoy:

    http://www.informationclearinghouse.info/46775.htm

    http://www.paulcraigroberts.org/2017/04/03/real-russiagate-obamas-stasi-state-michael-hudson-paul-craig-roberts/

    http://www.zerohedge.com/news/2017-04-03/confirmed-susan-rice-unmasked-trump-team

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La alianza entre Trump y Putin está cada vez más clara. Ningún político corre los riesgos que Trump corrió si no va a recibir algo (mucho) a cambio.

      Eliminar
  2. Espero que me exponga la razón por la que la "alianza entre Trump y Putin" está clarificándose por días.

    Ojalá los USA de Trump se unieran Rusia y China en su pretensión de establecer un nuevo sistema monetario basado en el patrón oro (http://www.zerohedge.com/news/2017-04-01/moscow-and-beijing-join-forces-bypass-us-dollar-global-markets-shift-gold-standard) aunque lo dudo ya que ello supondría renunciar a la soberanía monetaria que permite al gobierno federal funcionar depreciando el dólar (erosionando así el poder adquisitivo de su propia población y la del resto del mundo, que lo sufre como moneda de reserva).

    Tampoco creo que de forma inminente se disuelva la OBSOLETA OTAN y se establezca un nuevo acuerdo internacional que reconozca un cierto condominio del mundo, acabando así con el Imperio hegemónico angloamericano que tan oneroso resulta al pueblo estadounidense.

    Espero que me ilustre sobre el qué es eso tan peligroso y preciado que Trump puede recibir de Putin a parte de un apretón de manos (que Trump rechazó dar a nuestra "madrastra" Merkel) que escenifique un nuevo tiempo de concordia entre las grandes potencias. Inclusive puede que fuese el comienzo de una alianza militar que acabara con esa organización terrorista conocida como "hermanos musulmanes" (Rusia, Egipto y hasta los saudíes ya se han dado cuenta del peligro que representan) y sus "rebeldes moderados" que tanto apoyo recibieron por parte de la administración Obama.

    Espero respuesta. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los datos sobre las relaciones de "la campaña de Trump" con las gentes de Putin, incluso cercanos a la mafia, están en todos los periódicos, y aquí los he enlazado, y lo seguiré haciendo.

      Está claro que parte de la ayuda de Putin a Trump fue el espionaje a Clinton y la publicación de esos datos, como medida para favorecer las posibilidades de Trump de ganar las elecciones.

      Lo anterior es tan evidente que hay dos investigaciones oficiales abiertas en Estados Unidos al respecto, una del FBI y otra del Senado.

      ¿Había acuerdo en eso? ¿Había contrapartidas a dar a Putin cuando Trump llegara a la Casa Blanca? No hay datos (todavía) para dar una respuesta afirmativa, aunque yo estoy convencido de que sí (reconocimiento de la anexión de Crimea, alejamiento de Estados Unidos de la OTAN; los anoto como meros ejemplos o posibilidades). El tiempo, que es un juez justo, dirá su última palabra.

      Otro cordial saludo.

      Eliminar
    2. Yo supongo que los rusos no son tan tontos como los eurócratas y ponían una vela a dios y otra al diablo, aquí detalles de la colaboración entre los Clinton y Putin, por ejemplo.

      https://www.nytimes.com/2015/04/24/us/cash-flowed-to-clinton-foundation-as-russians-pressed-for-control-of-uranium-company.html?_r=1

      Eliminar
  3. Vayamos por partes. Como no podía ser de otra manera, no tengo nada en contra de que se referencien noticias sobre cualquier tema y procedentes de cualquier medio. Incluso enciclopedias afines al ideario nacional-socialista merecen ser consultadas. Tampoco es exigible que se acompañe de un mínimo análisis aunque cuando éste se realiza de forma exhaustiva, es digno merecedor de encomio. Verbigracia, su entrada previa sobre la presunta noticia de El Mundo (https://elrincondelalibertad.blogspot.fr/2017/04/cuando-el-periodismo-es-pura.html)
    Entrando en su comentario, la mención de las relaciones con la mafia, supongo que hacen referencia a esa otra presunta noticia, que ya comenté en otra parte, confeccionada por un “presstitute” en El País. Me merece el mismo respeto que el rotundo desmentido que la acompaña así que no volveré sobre ella.
    Sobre la cuestionada responsabilidad rusa en el “hackeado” de los servidores del comité nacional demócrata, dado que la organización no dejó a los técnicos del FBI tener acceso a ellos, la acusación sólo se basa en un análisis de un empresa de ciberseguridad propiedad de Google (la corporación más proClinton de Silicon Valley: http://time.com/4464207/hillary-clinton-tim-cook-apple-technology-silicon-valley-donald-trump/). Ya he apuntado en otra parte que esa empresa ya había trabajado antes para el gobierno golpista de Kiev, habiendo igualmente acusado a Rusia en su diagnóstico de un presunto “ciberataque” que luego fue desacreditado por un centro de estudios estratégicos británico.
    Además, como he mencionado otras veces, lo filtrado por Wikileaks sólo ponía de manifiesto lo obvio, que la cúpula del partido Demócrata había faltado a su compromiso de neutralidad volcándose con Clinton contra Sanders y que los “presstitute” y todos los medios del “establishment” estaban de su parte contra Trump. De hecho, aparte de la vinculación con los delitos de Clinton que parecen haber sido “olvidados/perdonados”, ya no se menciona el asunto sino es seguido del cuento sobre la “conspiración rusa” para revelarlos y perjudicar a quien había hecho méritos suficientes para ser considerada por Putin como su enemiga.

    Realmente, esa presunta trama no se sostiene y sólo el espionaje y vigilancia al que fueron sometidos miembros del equipo de transición de Trump (gobierno electo) aportan alguna novedad para mantener viva esa historia. Lo verdaderamente preocupante es que la administración Obama y funcionarios del gobierno federal hayan podido violar los derechos de ciudadanos americanos, siendo objeto de vigilancia sin que hubiesen o se sospechase que estuvieran cometiendo delito alguno.

    En este aspecto aspecto, quizá mi objetividad se vea minada por el deseo que albergo de que este escándalo se vuelva contra Obama y no llega a disfrutar del pago de 61.000.000 de dólares que le ha ofrecido una corporación británico-germano-francesa.
    http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/01/actualidad/1488331021_651515.html

    Que me perdonen los rusos pero, quitando su arsenal atómico, las potencias europeas agregadas son muy superiores y, en el campo de la propaganda seguro que sus medios hicieron más publicidad a favor de Clinton de lo que los rusos lo hicieran a favor de Trump.

    ResponderEliminar
  4. Finalmente, apuntar que los asuntos geoestratégicos que usted menciona ya los había mencionado yo a raíz de una entrada suya. Sobre el carácter OBSOLETO de la OTAN basta con decir que la causa de su existencia, la “amenaza soviética”, desapareció hace más de un cuarto de siglo. Sobre el carácter ruso de Crimea, es obvio que al final prevalecerá la mayoritaria decisión de su pueblo de retornar a la “madre Rusia”. No olvidemos que ese territorio fue integrado en Ucrania por la arbitraria decisión del mandatario soviético Kruschov, casualmente ucraniano.
    http://www.strategic-culture.org/news/2017/03/28/so-who-annexed-crimea-peninsular-then.html

    ResponderEliminar