sábado, 16 de julio de 2016

"File 17"

Suena a título de película de misterio, pero no es así... o sí. Se trata de un documento que revela extraños (o no tanto) contactos de funcionarios de Arabia Saudí con los terroristas materiales de los atentados del 9/11. Lo que sí es sorprendente es que esas informaciones se basan en un documento de 28 páginas clasificado secreto por George W. Bush (eso es lo sorprendente, la clasificación de secreto).

Aquí podéis ver los artículos (en español y en inglés) sobre el tema.

¿Qué se está escondiendo? ¿Por qué Bush apuntó sus cañones (literalmente) contra una dictadura laica moderada como la iraquí, cuando todos los terroristas suicidas provenían de una dictadura religiosa fanáticia como la saudí? ¿Se aprovechó de que el Pisuerga pasa por Valladolid para controlar Iraq, aún a sabiendas de que nada tenía que ver con los ataques? ¿Quiso ocultar la probable participación de Arabía Saudí en los atentados porque dicho país era (y sigue siendo) un aliado estratégico de Estados Unidos? Por ahora son preguntas sin respuesta.

4 comentarios:

  1. Arabia Saudí es el peor de los regímenes islamistas. Aúna una monarquía medieval extremadamente reaccionaria, con el islamismo suní más extremo (wahabismo) y el apoyo a los terroristas. Pero dado que todos los intentos de los EEUU para influir en estados de mayoría musulmana han empeorado la situación inicial (en el Afganistan aliado de la URSS, el Irak de Saddam, la Libia de Gadafi, la siria de Al Assad, ...) casi vale más que las cosas sigan como están; aunque en este caso resulte difícil imaginar que régimen podría ser peor que el saudí actual, seguro que es posible. Toda situación, por mala que sea, es susceptible de empeorar.

    Quizás lo mejor sea tratar de mantenerse aparte y dejar que sufíes y chiíes resuelvan fraternalmente sus diferencias como vienen haciendo desde la batalla de Karbala, el año 61 del calendario islámico (680 del calendario occidental). No debemos olvidar que el mayor número de víctimas del terrorismo islamista son otros musulmanes, y que recientemente han empezado incluso a actuar en las ciudades santas del Islam (atentado de Medina).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "dejar que sufíes y chiíes resuelvan fraternalmente sus diferencias"

      Es una errata: sufíes, no sufíes.

      El sufismo es la menos fanática y rígida de las corrientes islámicas, una de cuyas bases es un versículo del Corán que dice: “No puede haber imposición en cuestión de religión”. Lo más opuesto posible a wahabismo o salafismo. Los sufíes han sido frecuentemente perseguidos por las corrientes mayoritarias del Islam.

      Eliminar
  2. ¡¡Mi corrector me odia!!

    El muy ... ha vuelto a cambiarme suníes por sufíes (ahora mismo ha intentado hacerlo de nuevo). ¿Estará a sueldo de los saudíes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión. Comparto lo que dices sobre el fanatismo de Arabia Saudí. Pero no del trado de Occidente con dicho país.

      A nivel político se debería mantener una relación lo más mínimas posible (a nivel económico que cada empresa haga lo que le parezca).

      Y lo anterior si es que no participó en los atentados del 9/11. Porque si participó (como apuntan los detalles), en lugar de a Iraq a quien habría que haberle declarado la guerra es a Arabia Saudí.

      Eliminar