viernes, 15 de julio de 2016

La caza del pijo

Lo había leído por ahí pero no le di mucha importancia, hasta que un párrafo en el blog Crónicas Bárbaras hizo que se me encendiera la luz roja:

Son los que acuchillan a jóvenes que llevan ropa de marca, como hicieron unos podemitas del llamado Distrito 14 de Moratalaz, Madrid, y que cuando los detuvieron recibieron la solidaridad de su partido.

Me quedé helado. ¿Podrían ser verdad tantos despropósitos juntos? Pues vaya si lo son. Y más aún. Primer despropósito: un grupo de radicales salieron en el barrio madrileño de Moratalaza a "cazar" a jovenes que llevaran ropa de marca (¿en qué cabeza cabe?). Segundo despropósito: encontraron y agredieron a varios, entre los cuales uno fue apulañado en la cara, requiriendo posterior tratamiento quirúrgico y a otro le propinaron una brutal paliza en la que perdió varios dientes (salvajismo en estado puro). Tercer despropósito: la policía detiene a los agresores y los entrega al juez... quien los pone en libertad con cargos al día siguiente (alucinante la justicia española con unos sujetos peligrosísimos que deberían quedar entre rejas hasta el juicio). Y cuarto despropósito: la marca de Podemos en Moratalaz se solidariza con estos miserables (¿dónde se ha visto semejante cosa?).

De verdad, hay cosas que, no sé si por haber vivido durante bastantes años en Estados Unidos, me sobrepasan. Lo único que puedo decir, desde la lejanía, es que es España, donde los delincuentes van perdiendo cada vez más los frenos, libertados por los jueces, apoyados por los políticos extremistas y, tal vez lo peor, ignorados por una sociedad que se niega a poner remedio a un estado de cosas que cada vez me resulta más difícil de calificar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario