miércoles, 27 de julio de 2016

Y sigue la barbarie

Dos sujetos, musulmanes, entraron en una iglesia católica en Normandía (Francia), tomaron como rehenes a un sacerdote, dos monjas y dos feligreses, los agruparon, obligaron a arrodillarse al sacerdote, un anciano de 86 años, y uno de ellos le degolló mientras el otro lo filmaba en vídeo. Una de las mujeres está también en estado crítico, con riesgo para su vida, tras ser apuñalada.

Tan solo el relato hiela la sangre. Las palabras se acaban ante un crimen tan espantoso. Están entre nosotros. Pero no son de los nuestros. Son unos fanáticos extremistas que no creen en nuestras libertades y que buscan destruírlas. O defendemos esas libertades o lo conseguirán.

6 comentarios:

  1. ¿Y el papa que dice de eso?
    ¿Le da mucha verguenza como cuando entran en manadas en lampedusa?
    ¿O quiza justifica este puñetazo como lo de las caricaturas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quise tratar el tema para no hacer sangre en ese momento determinado. Pero así están las cosas.

      Eliminar
  2. La Iglesia Católica es cómplice y apoyo de la invasión musulmana. No sólo por los discursos de Francisco, sino por actos concretos:

    http://www.timesofisrael.com/mosque-in-french-town-where-priest-killed-inaugurated-on-land-gifted-by-church/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si complice por acción, pero al menos sí por omisión.

      Eliminar
  3. No solo eso sino que en Tweeter hay musulmanes diciendo "un pedofilo menos" y justificándolo con eso de los pobrreeecicos Palestinos.

    ResponderEliminar