viernes, 2 de septiembre de 2005

La política española, ¿viciada de origen?

Ultimamente me ha venido a la mente la posibilidad de que la política española no tenga remedio, que esté viciada de origen, y que por lo tanto los españoles estemos condenados a tener una política mediocre, que tendrá (tiene, por desgracia) su reflejo en el día a día de la ciudadanía.

Y es que pienso que ninguno de los dos partidos políticos que presiden la política en España, PSOE y PP, tienen un origen del que puedan sentirse orgullosos.

Por un lado el PSOE cuenta con unos orígenes marxistas que nada tienen de democráticos. Y ello se ve hasta en el dogmatismo izquierdista del actual líder socialista y Presidente de Gobierno.

Por la otra parte el PP tiene un nacimiento franquista que, en un par de pasos llega hasta Rajoy. Y es que recordemos que el ministro franquista Manuel Fraga fue quien fundó el PP (cambiando el nombre desde AP), para luego, básicamente a dedo (luego refrendado) nombrar a Aznar como su sucesor, el cual, también a dedo (también después debidamente refrendado) colocó como su heredero político a Rajoy.

Así están las cosas en España. Marxismo contra franquismo, franquismo contra marxismo. Sí, sé que es excesivamente reduccionista. Pero mucho me temo que los posos dictatoriales están en cada uno de los dos grandes partidos políticos españoles, y esos posos tienden a subir a la superficie en cuanto se dan determinadas circunstancias.

¿Estará condenada España a padecer un odio cainita entre sus principales dirigentes? ¿Será España más semejante a una pseudodemocracia latinoamericana que a una verdadera democracia occidental?

Sinceramente, son preguntas para las que no tengo respuesta. Pero últimamente pienso que los políticos españoles no saben estar a la altura de las circunstancias cuando dichas circunstancias se ponen muy difíciles. Y que eso es producto, al menos en parte, de sus convicciones más inconfesables.

¿Estamos condenados a las dos Españas, una enfrentada a la otra? Quiero creer que no, necesito creer que no. Tiene que ser que no. Y simplemente espero que esta meditación no sea más que un pensamiento víctima del calor veraniego, completamente alejado de la realidad política española.

6 comentarios:

  1. Pues a mí lo más corruto de ambos partidos es lo que más te gusta a tí en el denominado "centrismo", también conocido como pasteleo y ahora para la derecha "maricomplejines" que a tí tanto parece gustarte, eso que lleva a que por ejemplo aunque todo el mundo sabe que los límites de velocidad son ridículos se incrementa hasta el absurdo las sanciones por incumplirlos, que en un intento histérico de combatir lo que ahora se llama violencia de género esté penado con carcel insultar(solo si eres hombre e insultas a una mujer que además sea tu pareja, que por la incompetencia de los gobernantes haya siete muertos en un incendio y como respuesta te prohíban hacer una parrillada en el corral de tu casa, el que para aparentar que tienen la solución a todos los problemas ante un accidente en un encierro, actividad que es de alto riesgo y susceptible de padecer estos accidentes se habra una "expediente informativo" que llevará a más regulaciones absurdas, hasta que queden superadas por otras más absurdas tras un nuevo e inevitable accidente, que todos los partidos critiquen las televidiones que controlan los demás mientras aspiran a controlar más cadenas propias, y todo esto ante una ciudadanía encantada, ya puestos a mirar al pasado no hay que olvidar que aquí se trajo a un gran tirano al grito de vivan la caenas.

    ResponderEliminar
  2. Sin emabrgo, creo que quien ha heredado a Franco ha sido el PSOE. Un síntoma curioso es la nula oposición popular a fanco y la aplastante victoria socialista de 1982.

    El ejemplo de Fraga es llamativo, pero donde hay franquistas de verdad es en el PSOE. Por ejemplo, en Cataluña los alcaldes que se pasaron al PSC son una buena colección. No hay que olvidar que Maragall, ese luchador, tenía despachito en el ayuntamiento de Porcioles, cuando Franco.

    El franquismo tenía una lamentable característica (propia de las dictaduras) de hacer un país para una parte de la ciudadanía, no un pais para todos. De eso se quejaban, con razón, nacionalistas y la izquierda en general. Lo que sabemos ahora es que aspiraban a "heredar", es decir, a hacer lo mismo, a un país de unos a espaldas de otros. Esas frases como "España es de izquierdas", no son una alegría por un mayoritario progresismo, son una expresión de una voluntad y están acompañadas de decisiones claras. El zapaterismo es la viva expresión de un país de un signo, que es capaz de ignnorar, por ejemplo, tres millones de firmas y recibir en cambio a gente que representa a unos miles pero de los suyos.

    Franco "educó" a la ciudadanía de una determinada manera y quien ha heredado es el PSOE, no el PP.

    Lo de Fraga es anecdótico. La derecha ha aprendido la lección, la izquierda no.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo con el comentario de Dodgson respecto a la herencia de la "cultura" franquista.
    Pero el vicio de origen de la politica española no creo que esté en el origen de los partidos, sino en el sistema e contrapoderes y en el sistema electoral que lo sustenta (o, mejor, que lo corrompe).
    Me explico: votamos a un partido (no podemos elegir personas, ni intervenir en las listas) para el legislativo. El partido gestiona el cantidato y ya tenemos el ejecutivo. Y el partido, desde el legislativo, controla al judicial.
    De risa tia felisa.
    Un pequeño cambio regenerativo, creo (se acordará Rajoy de que queria cambiar la ley electoral? y si se acuerda ... que propondra?):
    - Eleccion directa del ejecutivo. Nominal a dos vueltas. Tanto en ayuntamientos como en comunidades como en el gobierno central. Gana la persona que tiene mas votos. Forma su gobierno y gobierna. Ejecuta.
    - Eleccion en listas abiertas del legislativo. Mejor por circunscripciones. En plan ingles. Gana quien tiene mas votos. Y los electores saben quien representa al distrito. Y lo mas importante, saben donde vive.
    - Blindaje del judicial. Es muy simple, basta con derogar las leyes de asalto de Gonzalez, cro.
    Mientras la burrocracia de los partidos sea el verdadero elector, lo demas son anecdotas.

    ResponderEliminar
  4. Tras el último comentario, sólo decir que !!Amén!!. Es fácil, tengamos un sistema democrático y no una suplantación democrática ejercida por los partidos que hacen "ingieneria política".

    ResponderEliminar
  5. Pues mira por donde, pensaba que era yo el loco, cuando me he topado con tu comentario, que me hago las mismas preguntas.

    El problema que veo (lo comento en mi último post) es que nuestros politicos no han dado el paso todavia de convertirse en una democracia occidental, y solo se preocupan de gobernar para ellos, y no por los ciudadanos defendiendo nuestros derechos y libertades, que es por lo único que fueron creados los estados.(vida, libertad,y propiedad)

    saludos liberales...

    ResponderEliminar
  6. Estamos en medio de una segunda santa transición. Espero que pueda salir de ahí una España poliédrica pero unida. Espero que nos dejemos de revisionismos históricos, y de revanchismos políticos que pudren el ambiente. Nuestro presidente actual, es en mi opinión el mayor responsable de la actual situación generada, pero todos hemos aportado un granito de chapapote.

    ResponderEliminar