jueves, 8 de septiembre de 2005

Las luces largas de Zapatero

Que Zapatero sea un incompetente como Presidente (que lo es, y mucho) no le convierte en tonto (que no lo es para nada). Y es que todo apunta a que Zapatero está diseñando un plan para afianzarse en La Moncloa, e incluso asentar a sus correligionarios vascos en el gobierno de allí.

La noticia es atrasada, pero puede estar de total actualidad en los próximos meses, o tal vez semanas. Dice que Madrazo acusa a Zapatero de orquestar una "operación de fondo" para volver al Gobierno vasco con el PNV en 2007.

A lo que hay que añadir otra noticia, también atrasada, pero igualmente de actualidad a día de hoy: Los socialistas quieren el apoyo del PNV (a los presupuestos) y están seguros de que se puede conseguir.

Y, además, una noticia de rabiosa actualidad, sobre la reunión entre Zapatero e Ibarretxe:

La reunión que han mantenido esta tarde en La Moncloa el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el lehendakari, Juan José Ibarretxe, ha servido para cerrar litigios pendientes, tal y como se preveía. Tras la entrevista, que ha sido calificada de "cordial y fluida" por el Gobierno, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, ha anunciado que en los próximos días se firmará un acuerdo sobre el cupo vasco. También ha dado por cerrados otros dos acuerdos sobre la deuda del Ejecutivo central con el vasco por el Prestige y la financiación de la ampliación de la policía vasca. En una nota de prensa, Ibarretxe destaca por su parte que ofreció a Zapatero un "diálogo sincero y discreto" para la paz.

Vamos, que se mire como se mire, parece que las relaciones entre socialistas y nacionalistas vascos van viento en popa y a toda vela.

¿Qué pretende, por lo tanto, Zapatero? Yo creo que lo que ha hecho ha sido poner las luces largas, y trazar un plan a largo plazo para mantener el actual poder y acrecentarlo.

En ese sentido, yo creo que Zapatero es muy consciente de los negros nubarrones que se ciernen sobre el Estatuto de Cataluña. Además de ello probablemente cada día se dé más y más cuenta que hacer girar la política española y la labor de gobierno sobre un partido antisistema como ERC y sobre un personaje tan políticamente esquizofrénico como Carod-Rovira es algo bastante arriesgado, incluso suicida.

Por ello es bastante posible que Zapatero, a nivel nacional, esté preparando un cambio de alianza, que dejara a un lado a ERC y diera entrada al PNV. Ello podría ser visto mejor también por la ciudadanía española, dada la impopularidad del líder independentista catalán en casi toda España, así como se vería como un estilo de "pacificación" política en el País Vasco.

Si, además, la previsión de Madrazo se cumpliera, y el PSE consiguiera entrar en el Gobierno Vasco en el 2007 (supongo que después de las elecciones municipales), ello colocaría al PSOE en una posición bastante buena de cara a las elecciones generales del 2008, con la baza del cese total del enfrentamiento político entre el Gobierno Vasco y el Gobierno Central.

Muchos partidarios del PP creo que opinan que el fracaso de la reforma del Estatuto de Cataluña y que el gobierno catalán volara por los aires sería un durísimo golpe para Zapatero y su Gobierno, del que tal vez no se repondría. No lo creo así. Sería, sin duda, un importante revés político, pero dudo mucho de que fuera algo decisivo. Lo sería si con ello el Gobierno perdiera la votación de los Presupuestos Generales del Estado para el 2006. Pero no tiene que ser asi, porque el PNV los apoyaría, como ya hemos visto que la operación se está preparando (a cambio, por supuesto, de nuevas entregas del resto de los españoles en beneficio exclusivo de los vascos; es decir, el eterno chantaje nacionalista).

Zapatero ha puesto sus luces largas, con vistas a sortear el previsible problema catalán, seguir en La Moncloa, e incluso llegar al Gobierno Vasco. La oposición del PP tendrá que emplearse a fondo, mostrando verdaderas alternativas que ilusionen a los ciudadanos españoles, para sacar de La Moncloa a un hombre, Zapatero, que ha hecho del poder por el poder su esquema político, y que, incompetente pero inteligentemente, está obrando en consecuencia.

3 comentarios:

  1. Jose: no debe cegarnos la pasión. Si Zapatero es incompentente, pero no es tonto, corremos el riesgo de que deje de ser incompentente, esperemos que para bien. Es decir, Zapatero ERA un incompetente absoluto como gobernante cuando se le eligió. Pero el puesto hace mucho, la experiencia se acumula y, si sobrevives, acabas aprendiendo el oficio y adquieres competencia. Al final, el peligro de Zapatero es que es víctima de una agenda política ridícula. Si aprende el oficio, la irá cambiando con sutileza. Seguro que ya no hace más comités de sabios, ya lo verás. Y me temo que será más peligroso, pues se convertirá en una máquina de acumular poder.

    ResponderEliminar
  2. berlin, creo que la pasión no debe cegarnos, pero tampoco la inteligencia. Zapatero podrá adquirir tablas, pero de donde no hay no se puede sacar... Si acumula poder, será un peligro porque no sabrá gestionarlo. Pienso cada vez más que ZP es un mero juguete en manos rubalcabeñas. Lo peor de nuestro presidente es que tiene buen fondo, y yo preferiría un presidente fondón, a lo "churchil", que no fuera tan simpático y nos dijera qué opina de algo alguna vez.

    ResponderEliminar
  3. Incompetente e inútil lo ha sido y lo será. Como dice Bicho, de donde no hay...Lo que sí se nos ha revelado el cejijunto de la sempiterna sonrisa bobalicona es como un malvado redomado. Quiere el poder a toda costa y cueste lo que cueste. Si el precio es la ruptura de España, pues se paga. Es decir, lo pagamos todos los españoles. Para él no es problema porque ya sabemos que España como nación y concepto, no existe. Y lo que no existe es perfectamente sacrificable. Creo José que el que Carod sea un ·$%$·%$&% a Zapatero le trae sin cuidado: quiere el poder con la ayuda de quien sea. Ayer con ERC, hoy con el PNV y mañana hasta con Batasuna. Eso sí, se alía con todos menos con el PP, éste es el enemigo a batir. Y para gobernar en las Vascongadas hay que ir echando a los populares en los pocos sitios donde gobierna. Todo con el horizonte progre en el que el peor presidente que ha parido democracia occidental aparezca como el "gran pacificador", algo que ni el más lelo se cree (salvo el rojerío patrio). Por cierto, ¿cómo es posible que se hable de "pacificación" cuando los muertos SIEMPRE CAEN DEL MISMO LADO?. La sempiterna prositución progre del lenguaje.

    ResponderEliminar