miércoles, 14 de septiembre de 2005

Rajoy quita la marcha atrás

Como ya he comentado aquí y aquí, creo que Zapatero ha puesto las luces largas y está ejecutando una estrategia para llegar muy bien posicionado a las elecciones generales del 2008. Como dije, que sea incompetente en grado sumo como Presidente no le convierte en tonto, y estoy convencido que está volcando toda su astucia para envolver en bonitos colores una gestión presidencial totalmente vacía de contenido real.

¿Se lo permitirá Rajoy y el PP? Está por ver, pero espero y deseo que no. Por lo pronto Rajoy le ha quitado la marcha atrás al PP, y ha dejado claro a los suyos que a partir de ahora hay que dejar de hablar del pasado y solamente hablar del futuro. Totalmente de acuerdo. Por más que algunos (muchos tal vez) recordemos con amargura la forma como se produjo la derrota del PP, hay que reconocer que eso no va a producir una victoria en las próximas elecciones, sino más bien otra derrota, que sería, esa sí, sin paliativos. Libertad Digital, El Mundo y muchos blogs podemos seguir escribiendo del tema cuando nos plazca. Pero Rajoy y el PP no pueden darse ese lujo, y deben asumir de una vez por todas la amarga derrota del 14 de Marzo del 2004. Al fin y al cabo, los votantes hablaron, y eso es lo que cuenta en democracia. Hay que seguir adelante.

Puestas así las cosas, me congratulo de la visión de futuro de Rajoy. La va a necesitar. Sí me parecen cortas las propuestas del PP, al menos por ahora. Lo único sustancial que veo en el artículo de referencia (en la web del PP) es la petición de una comisión de investigación en el Congreso sobre el incendio de Guadalajara.

Supongo que estará midiendo cuidadosamente los tiempos, y que el momento en que sacará la artillería pesada será después de la anunciada convención del PP para el mes de Febrero. Una reunión que se promete interesante, a juicio de lo que se puede leer en el mencionado artículo de la web del PP:

Por último, el presidente popular se ha referido a la convención que el PP celebrará el próximo mes de febrero y que tendrá como objetivos la apertura a los nuevos retos que tiene planteados la sociedad española y la ampliación del PP. Así, entre los temas que se abordarán figuran el futuro europeo, la situación económica y laboral de nuestro país, la sanidad o la educación.

Espero y deseo que sea cierto, por el bien de Rajoy, del PP, y de España. Y mientras llega Febrero, creo que tendremos bastante entretenimiento político en este Otoño, que se presume realmente apasionante. Es de desear que el PP y su líder estén a la altura que las circunstancias les van a exigir.

2 comentarios:

  1. Si el señor Rajoy se refiere a trabajar por un programa de futuro que sea la alternativa política a la Moncloa en las siguientes elcciones, no sé a qué estaba esperando. Por supuesto que debe mirar al futuro, pasando por el presente y sin avergonzarse del pasado del que él procede. Me hacen gracia algunos políticos que hablan de cambio o de futuro como si así se borrara de un plumazo toda su trayectoria. Veo que el señor Piqué y el señor Rajoy coinciden en algunos matices de estrategia de imaginería. Pero he de decirles al uno y al otro, que si ellos no son capaces de mirar a su pasado reciente con la cabeza alta, deberían coger los trastos y marcharse a su casa. Ya han estado en el poder, qué ofrecen para el futuro.

    Si a lo que se refieren es a cortar el cordón umbilical con Aznar (que en ellos dos es obviamente muy grueso y prolongado), que arreglen sus problemas de Edipo en un siquiatra y nos dejen a los ciudadanos en paz.

    Desde aquí y por primera vez (que no será la última) abogo porque haya unas elecciones dentro del partido popular para elegir secretario general y candidato a la Moncloa. Así miraremos todos hacia el futuro con más tranquilidad. Y mi candidato es Rato. Dicho queda.

    ResponderEliminar
  2. Luis,

    Totalmente de acuerdo contigo en que debería haber elecciones en el PP para candidato a Presidente (y, por extensión, en los demás partidos). Eso rompería la secuencia Franco-Fraga-Aznar-Rajoy, que a mí no me da muy buena espina. Aunque evidentemente del mal el menos, y visto lo que hay en el panorama político español, el mal menor es Rajoy.

    Lo de Rato, sí, suena bien.

    Un saludo,

    ResponderEliminar