martes, 6 de septiembre de 2005

Irán se ríe del mundo

Este es el octavo texto que escribo siguiendo siguiendo el desafío nuclear del régimen iraní (los anteriores son éstos: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, y siete). Y mucho me temo que no será el último. Porque Irán se ríe del mundo entero, incluidas la Agencia Internacional de Energía Atómica y la Unión Europea.

Y es que el titular de la noticia dice que Irán rechaza las advertencias de la ONU y prosigue su plan nuclear. O sea, que a Irán no le importan lo más mínimo las advertencias de la citada agencia y de la UE, y sigue en su camino de hacer lo que le da la gana en el plano nuclear, aunque ello suponga una seria amenaza para la estabilidad y la paz mundiales.

No sé si lo que Irán pretende es sacar ventajas económicas de la Unión Europea o, como leí en algún sitio que no recuerdo, forzar un ataque de Israel contra sus instalaciones nucleares, para que los países árabes monten en cólera contra el estado israelí.

Lo que sí sé es que el expediente de Irán, dado que los iraníes persisten en su terquedad nuclear, debería pasar de la Agencia Internacional de Energía Atómica al Consejo de Seguridad de la ONU, para que dicho órgano actúe en la línea de aplicar duras sanciones al régimen de los ayatolás. No es que yo confíe mucho en una organización como la ONU controlada por una mayoría de países no democráticos, pero menos da una piedra. Y tal vez Rusia, China y Francia se abstienen, y se puede hacer algo verdaderamente práctico contra Irán en el Consejo de Seguridad. Veremos.

1 comentario:

  1. ¿Francia abstenerse? Chirac antes les envía ingenieros y material nuclear para enseñarles a los iraníes fabricar bombas atómicas que abstenerse en el consejo de seguridad. Éste vendería a su madre por un plato de lentejas, y más si sabe que va a contrariar a los EE.UU.

    ResponderEliminar