viernes, 30 de septiembre de 2005

La muy miserable política exterior de Zapatero hacia Iraq

Ya dije que las palabras de Zapatero con ocasión de la muerte de los 17 militares españoles en el accidente o derribo de un helicóptero en Afganistán me parecieron aunque hermosas en la forma totalmente miserables en el fondo. Miserables porque sus hermosos conceptos sobre Afganistán pudieron ser aplicables por completo a la situación de Iraq, pero no lo fueron por causas estrictamente políticas. Vamos, algo miserable.

Pero es que esa miseria política aumenta hasta un grado increíble cuando Zapatero dice nada más y nada menos que estamos en Afganistán por las mismas razones que nos fuimos de Irak.

¡Por favor!

Veamos brevemente el apoyo legal internacional con el que me iniciaron las actuales misiones militares en los dos países, y que se han ido prorrogando desde entonces (aquí está el enlace de todas las resoluciones del Consejo de Seguridad, ya que tuve problemas con los enlaces individuales).

Afganistán
Resolución 1386 (2001)
Aprobada por el Consejo de Seguridad en su 4443ª sesión,
celebrada el 20 de diciembre de 2001
El Consejo de Seguridad,
1. Autoriza, como se prevé en el anexo 1 del Acuerdo de Bonn, el establecimiento durante 6 meses de una Fuerza internacional de asistencia para la seguridad que apoye a la Autoridad Provisional afgana en el mantenimiento de la seguridad en Kabul y las zonas circundantes, para que la Autoridad Provisional afgana y el personal de las Naciones Unidas puedan realizar sus actividades en un entorno seguro.


La ONU aprueba una fuerza militar para mantener la seguridad en Kabul y cercanías. Nada que objetar.

Veamos ahora la resolución sobre Iraq:

Iraq
Resolución 1546 (2004)
Aprobada por el Consejo de Seguridad en su 4987ª sesión,
celebrada el 8 de junio de 2004
El Consejo de Seguridad,
10. Decide que la fuerza multinacional estará autorizada a tomar todas las medidas que sean necesarias para contribuir al mantenimiento de la seguridad y la estabilidad en el Iraq, de conformidad con las cartas que figuran como anexo de esta resolución y en las que se consigna, entre otras cosas, la solicitud del Iraq de que se mantenga la presencia de la fuerza multinacional y se describen las tareas de esta fuerza, en particular para la prevención y disuasión del terrorismo, de modo que, entre otras cosas, las Naciones Unidas puedan cumplir su función de ayudar al pueblo iraquí, enunciada en el párrafo 7 supra, y que el pueblo iraquí pueda ejecutar libremente y sin intimidaciones el calendario y el programa del proceso político y beneficiarse de las actividades de reconstrucción y rehabilitación.


La resolución sobre Iraq, como se ve, es mucho más clara que la de Afganistán, que es donde están los soldados españoles. Habla de prevenir y disuadir el terrorismo con el propósito de ayudar a los iraquíes a que puedan decidir libremente su proceso político, es decir, nada más y nade menos que de proteger la libertad y la democracia en Iraq.

Pues a eso, a proteger la libertad y la democracia en Iraq, es a lo que se ha negado Zapatero y el Gobierno que preside. Y, además, se atreve a decir que las tropas españolas están en Afganistán por los mismos motivos que salieron (desertaron) de Iraq.

Miserable. No, miserable no, miserables fueron en el fondo las palabras después de las muertes de los 17 militares españoles. Muy miserable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario