viernes, 12 de agosto de 2005

Irán y la AIEA

Ayer, después de escribir el texto sobre Irán, leí una noticia donde se decía que la Agencia Internacional de Energía Atómica había aprobado una resolución sobre Irán pero que en aquel momento se desconocía el texto de la misma. Leer lo anterior me picó la curiosidad, y a través de Google finalmente llegué a la página web de la citada AIEA (IAEA por sus siglas en inglés).

Lo que leí me pareció un poco patético, la verdad sea dicha. Y es que la citada agencia la forman un total de 138 países. Pero quien en realidad corta el bacalao es la llamada Junta de Gobernadores, compuesta por 35 estados miembros, elegidos por la asamblea general, y que toman las decisiones importantes por mayoría de dos tercios.

Lo que me pareció patético fue tener que contar actualmente con países como Argelia, China, Gana, India, Nigeria, Paquistán, Singapur, Sudáfrica, Sri Lanka, Túnez, Vietnam o Yemen, por poner algunos ejemplos, para tomar una decisión donde los directamente amenazados son, por este orden, Israel, Estados Unidos y los países de la Unión Europea.

Con esos mimbres no es de extrañarse que la aprobación del acuerdo sobre la reanudación del proyecto nuclear iraní haya sido un tira y a afloja, y que al final, para conseguir el tan ansiado consenso, todo se haya quedado en un aguado texto aprobado por consenso y sin votación que muestra la "seria preocupación" por la decisión iraní. Aunque, eso sí, la resolución "urge" a Irán a "restablecer la plena suspensión voluntaria de todas las actividades relacionadas con el enriquecimiento", incluyendo la producción del gas que se introduce en centrifugadoras para la enriquecer uranio, es decir, que en la práctica es una resolución que insta a Irán a que paralice todas las actividades relacionadas con su programa de enriquecimiento de uranio, en referencia a la reapertura de la central nuclear de Isfahán.

Bueno, algo es algo y menos da una piedra. Pero parece que poco más va a dar de sí la nombrada AIEA. Volvemos siempre a lo mismo, los organismos internacionales, al estar muy influenciados por países no democráticos, que son los que precisamente suelen crear las tensiones internacionales, se tornan casi completamente ineficaces a la hora de tomar decisiones de verdad, es decir, en los momentos de cruda realidad, cuando uno de esos no democráticos países, amigo de otros que deben decidir, quebranta el orden internacional y se transforma en un serio peligro para la paz mundial.

Por lo tanto, a pesar de los incumplimientos de Irán, no hay condena de la AIEA, sino simplemente seria preocupación y una urgencia (muy importante, no exigencia) de que Irán pare el carro nuclear. Carro que Irán ya ha anunciado que seguirá en marcha, pues el representante iraní ante la mencionada organización ha dicho que Irán no cederá, e incluso ha llegado a afirmar que se convertirá en un productor de combustible (nuclear) en una década.

Así están las cosas. Mientras la comunidad internacional regatea entre sí, Irán se ríe y continúa con sus provocaciones. ¿Más palabras? No creo que valgan para nada con estos fanáticos, aunque quiero equivocarme. Es muy pronto aún, pero si la cosa sigue así, mucho me temo que dentro de no mucho tiempo habrá que pasar de las palabras a los hechos.

2 comentarios:

  1. Y no te quepa duda de que jamas habra una sancion seria a Iran porque se opondran a ello o Rusia o China.
    ¿Y la alternativa es un embargo o una invasion a Iran?

    ResponderEliminar
  2. Lo que haga falta. Ellos se lo han buscado.

    ResponderEliminar