miércoles, 24 de agosto de 2005

¿Cuánto le queda a Gómez Arruche en su puesto?

En relación con la muerte de un hombre en el cuartel de la Guardia Civil de Roquetas, las actuaciones del Presidente del Gobierno, del Ministro de Defensa y del Ministro del Interior me parecen en líneas generales correctas. Expediente al canto a los implicados, suspensión de funciones de los mismos, y a esperar que hable la Justicia. Como dijo el Ministro del Interior, tolerancia cero.

Ahora bien, no había tenido la oportunidad de enterarme en concreto de las primer declaraciones que hizo al respecto Carlos Gómez Arruche, director general de la Guardia Civil. Lamentables. Bueno, más que lamentables, desastrosas.

Hay un asunto de un joven que le había dado un cabezazo al teniente, pero que yo sepa no tiene nada contrario en su expediente personal y eso es lo que vale.

No pueden ser peores (es un decir, porque todo puede ser peor, claro). O sea, que hay un muerto en dependencias de las Fuerzas del Orden Público, y todo apunta a que por culpa de la acción física (por ser suave) de algunos miembros de ellas, pero lo que vale es que el expediente del jefe implicado en el turbio asunto está limpio.

Lo que dice después sobre las porras no es nada comparado con lo ya copiado, así que me abstengo de comentarlo.

Un hombre así, que no valora la muerte de un ser humano en un cuartel de la Guardia Civil, sino la teórica limpieza del expediente del oficial al mando, no puede permanecer ni un día más en el puesto de director general de la Guardia Civil. Lo que no entiendo es como el Ministro al que le corresponda (creo que al de Defensa) no lo ha cesado ya.

Supongo, eso sí, que a este elemento no le queda mucho en la poltrona. No por la clara petición de dimisión de Rajoy, cargada de razón. Sino porque hasta el socialista Blanco le ha dado leña, aunque, eso sí, no demasiada, porque las palabras de que todo el mundo tiene derecho a equivocarse son absolutamente desafortunadas, ya que en política los errores de una cierta gravedad se pagan con dejar el puesto y punto.

Así que supongo (espero, deseo) que esta vez se hará justicia, y un incompetente dejará un puesto de responsabilidad.

2 comentarios:

  1. Parece ser que tus lineas generales son muy generales y de banda ancha, por que hay que ver las declaraciones a posteriori que hizo el ministro del interior y como han actuado para que digas que te parecen correcta.. o es el calor del verano que afecta las meninges a esta españa nuestra...

    ResponderEliminar
  2. Pues ya ves, a mí que el director de la guardia civil defienda a los guardias civiles mientras no haya un juez que diga lo contrario, me parece perfecto, está en su papel. Es más, aún hay dudas que la muerte la produjera directamente la acción física de los guardias civiles. Para juzgar antes de tiempo ya están otros. El directo de la Guardia civil acabará pagando el papel dudoso que jugó el ministro con juicios excesivamente rápidos cuando la investigación estaba empezando. El PSOE arrastra recelos históricos con el cuerpo. Que se lo miren.

    ResponderEliminar