miércoles, 31 de agosto de 2005

Privilegios de turistas en el paraíso comunista de Cuba

Cada vez que pienso que ya nada me puede sorprender de lo que pasa en Cuba, sucede que al poco me cuentan algo que vuelve a sorprenderme.

Hablaba hace días con una amiga cubana, que estuvo hace relativamente poco por allá, y me contaba un par de cosas interesantes sobre la vida cotidiana en la isla.

Una, que ya conocía, que los extranjeros y cubanos que están de visita tienen el privilegio de no tener que hacer las colas para llegar a ser atendidos en las tiendas. Vamos, que se pueden colar por el morro ¡por delante de los cubanos que viven allí! los cuales, por supuesto, no pueden decir nada. Pero es que, es más, los dependientes tienen la obligación de atender a los ya mencionados visitantes primero que a los cubanos, y de no hacerlo así corren el riesgo de tener problemas; o, lo que es lo mismo, si un policía ve a alguien con pinta de extranjero haciendo una cola, irá a pedirle explicaciones al dependiente de la tienda por no cumplir con su deber de haberle atendido primero.

Pero hay más. Resulta que, y esto lo ignoraba yo, ¡hay playas solo para los de fuera! Me contaba mi amiga que cuando estuvo en Cuba le comentó a una vecina de la casa de los familiares donde se alojaba que iba a ir a una determinada playa. "Ve, tú que puedes" fue más o menos la respuesta de la vecina. Y es que me contó que a su vez la vecina le dijo a ella que tiempo atrás esa mujer estaba en esa playa con sus hijos, cuando apareció un policía y le pidió la documentación; al ver el documento, comprobó que era una cubana de la isla, y le dijo que se fuera ella y sus hijos, porque no podía bañarse allí; la mujer le preguntó la razón, y la respuesta no pudo ser más desoladora, dejando el policía claro que aquella playa era solamente para turistas y cubanos que iban a Cuba de visita, pero que los cubanos que vivían en la isla no podían disfrutarla.

Así están las cosas en Cuba, el paraíso comunista, que ni es paraíso (las calamidades económicas y políticas son de sobra conocidas), ni tampoco es comunista, porque unos, los de allí, tienen que hacer las colas y no pueden bañarse en determinadas playa, mientras que otros, los de fuera, no tienen que hacer las filas de espera y pueden disfrutar a plenitud del sol y el mar.

Cuba hoy no es más que una excusa para un régimen dictatorial que se niega a desaparecer. Una excusa, eso sí, pagada en penurias económicas y políticas por los cubanos de la isla; y pagada también en humillaciones frente a los turistas y los cubanos que viven en el exterior.

5 comentarios:

  1. Pos sí, es mucho lo que se escribe de Cuba. Lo extraño es que hay un no sé qué "autodeterminación de los pueblos" que hizo que Cuba decidiera seguir el rumbo que tomó y caer a su forma donde cayó.

    ResponderEliminar
  2. Y qué me dices que para un cubano es ilegal tener Internet o teléfono móvil (excepto si eres de la nomenklatura del PC).

    ResponderEliminar
  3. LuisCarlos dijo...

    'Lo extraño es que hay un no sé qué "autodeterminación de los pueblos" que hizo que Cuba decidiera seguir el rumbo que tomó y caer a su forma donde cayó.'

    ¿Ese no sé qué es el mismo que hizo que Franco gobernara España, Sadam Irak, Pol Pot Camboya?

    ResponderEliminar
  4. Me consta lo de las colas. Yo mismo me he visto privilegiado varias veces.

    ResponderEliminar
  5. el escenario de Cuba, es el "mar de la felicidad" que chavez quiere para Venezuela, y que poco a poco lo va aconseguir si los venezolanos nos dejamos

    ResponderEliminar