domingo, 7 de agosto de 2005

"Las reglas del juego han cambiado"

Que nadie tenga ninguna duda de que las reglas del juego han cambiado.

La tajante frase no es de fascistas tales como Aznar, Rajoy, o Bush, calificados así por la progresía europea. La frase la ha pronunciado otro progresista, pero que no por serlo se convierte en estúpido: Tony Blair.

Y es que Gran Bretaña no se va a andar con paños calientes a la hora de luchar contra el terrorismo islamista, y apunta medidas tales como la siguientes:

Impedir el asilo de personas sospechosas de terrorismo o que inciten al terrorismo.

Expulsión de extremistas.

Retirada de la nacionalidad británica a los implicados, directa o indirectamente, en asuntos de terrorismo o incitación al mismo.

Elaboración de una lista de páginas web y librerías, así como otros centros y redes de acción extremistas.

Deportación de toda persona que tenga una "implicación activa" en lo anterior.

Ampliación del periodo límite de detención de sospechosos antes de presentarse cargos contra ellos.

Aumentar el número de jueces que atiendan los casos de terrorismo.

Revisar los derechos para obtener la ciudadanía británica.

Emitir visado con sistema biométrico para determinados países.

Contar con la comunidad musulmana para vigilar las mezquitas y centros de culto que puedan promover el extremismo.

Proscribir a las organizaciones musulmanas 'Al-Muhajiroun' y 'Hizb ut Tahrir', por lo que la pertenencia a esos grupos será un delito, como también la recaudación de fondos destinados a ellas.


Así están las cosas en la Gran Bretaña dirigida por el socialdemócrata. No hay contemplaciones con el terrorismo islamista. Y así debe ser.

La filosofía que alienta medidas como las enumeradas está contenida en no muchas palabras, pero totalmente lógicas y cargadas del más elemental sentido de la razón:

"Estamos muy orgullosos de nuestro sistema judicial y muy orgullosos del estilo de vida británico, de que tratamos a la gente de forma justa, que damos la bienvenida a personas que huyen de la persecución. Pero, lo siento, la gente no puede venir aquí y abusar de nuestras buenas intenciones y nuestra tolerancia", insistió el mandatario.

Sinceramente, son palabras que me han impresionado. Es verdad respecto de Gran Bretaña. Y es verdad, creo que todavía, respecto a los países de la Unión Europea en general y de España en particular. No podemos consentir que una pandilla de fanáticos asesinos utilice nuestro sistema de vida y nuestras leyes contra nosotros mismos, con el objetivo declarado de destruir ese estilo de vida y esas leyes.

Las reglas del juego han cambiado. Lo ha dicho Tony Blair. Que vayan tomado nota los terroristas y quienes les alientan. Y no solamente ellos, sino todos los que, desde los puestos de responsabilidad de otros países, tienen la obligación de luchar contra esos terroristas y sus instigadores.

4 comentarios:

  1. "Ahora viene la quema de libros."

    Sí, los terroristas son mala gente, empiezan asesinando, seguirán por la quema de libros y por no saludar a sus vecinos de izquierdas y acabarán no yendo a la mezquita. Es un camino terrible el que han emprendido.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo mucho más acertado ese modo de intentar dar fin al terrorismo musulmán, que la Alianza de Civilizaciones de nuestro inefable zETApé. Lo siento, pero según lo veo, lo escribo.
    Saludos liberales.

    ResponderEliminar