lunes, 18 de febrero de 2008

El dilema conservador

Frente a la cómoda ventaja de John McCain con respecto a Mike Huckabee, los tradicionales votantes republicanos conservadores se plantean un dilema. Si votan a McCain, estarán dando su voto a un partido republicano que no reconocen, liderado por un moderado como McCain.

Para los conservadores, un voto a McCain es un aval a un giro republicano hacia el centro. Pero si se quedan en casa en el día de las elecciones, estarán favoreciendo a Hillary Clinton o a Barack Obama, y saben que pueden ser los responsables de una Casa Blanca demócrata.

Otra posibilidad más extrema es que haya republicanos que voten demócrata para evitar ese giro republicano hacia el centro, como la carismática escritora conservadora Ann Coulter, que declaró que si resulta ser Hillary Clinton contra McCain, hará campaña para Hillary.

A largo plazo, John McCain se va a ver perjudicado por ese hueco en el apoyo conservador. Pero el lado fuerte de McCain es que disfruta del apoyo de la prensa tradicional. Los miembros de la prensa quieren ver a McCain como candidato, ya que es un moderado, pero no como presidente, ya que van a votar demócrata de todas formas: en caso que ocurriese un “accidente” y los demócratas no obtuviesen la Casa Blanca, al menos McCain no es un conservador.


VivaBush

1 comentario:

  1. ¡Anda!, entonces como Mariano, el verdadero socialista.

    Y en verdad aquí tambien nos debatimos entre lo menos malo por un lado y el cuanto peor mejor para buscar una regeneración por el otro.

    ResponderEliminar