lunes, 18 de febrero de 2008

Empate PP-PSOE: Gane quien gane pierde España

La encuesta del CIS da prácticamente entre los dos grandes partidos, PP y PSOE, para las elecciones generales del 9 de Marzo, es decir, que hay una diferencia entre los dos tan sumamente pequeña que, aunque el CIS le da una ligerísima ventaja al PSOE, llevado a las urnas, en función de los repartos de escaños por provincias, puede hacer que gane cualquiera, pero, eso sí, en principio por muy poca ventaja en lo que respecta al número de escaños totales en el Congreso.

Pues bien, si esta situación se lleva a la práctica, y PP o PSOE ganan por la mínima, la realidad es que el ganador (o incluso el perdedor, si el PSOE por muy poco) estará abocado a negociar con los nacionalistas separatistas para ganar la Presidencia.

Desgraciadamente visto lo visto esa es la condena de España, que el partido que la gobierne estará apoyado por aquellos que la odian. Por eso, en las actuales condiciones, mucho me temo que gane quien gane, si lo hace por poco, perderá España.

4 comentarios:

  1. Algunos ingenuos soñamos con un pacto similar al alemán.

    ResponderEliminar
  2. Es posible. Siempre que Zaaptero sea derrocado dentro del PSOE.

    Pero ese acuerdo tiene que ser no solo para gobernar sino para cambiar la Constitucion. Hay que cambiar el sistema electoral y entre otras cosas es esencial quitar la educacion a las autonomias. Y es posible que sea tarde: llevan decadas instilando veneno en las mentes.

    JFM

    Por cierto hé contestado al post sobre el libro "La face cachée du Che".

    ResponderEliminar
  3. Decís bien, que Zapatero sea derrocado dentro del PSOE es algo fundamental. Otro PSOE es posible. Un PSOE con Bono es posible y deseable.

    ResponderEliminar
  4. Discrepo con José y con los tres comentaristas en un punto: con este PSOE es imposible pactar, no os engañéis. Y con Jojé Bono lo mismo.

    Coincido plenamente en que es urgentísimo una reforma electoral pero la actual deriva proviene del PSOE, que se ha convertido en un partido de extrema izquierda. A lo que hay que sumarle, naturalmente, el insaciable ansia devorador de los nacionalismos.

    No se puede pactar con los que quieren tu eliminación (metafórica, política y/o física). En otros lugares existe una izquierda más o menos responsable, en España no. Los sueños mejor dejarlos en la cama.

    Un saludo.

    ResponderEliminar