jueves, 21 de febrero de 2008

Pues no, no quemo lo que me da la gana

Gaspar Llamazares se dedica a quemar virtualmente fotos de los reyes. Yo hace tiempo que escribí un texto, pero el tiempo pasó sin publicarlo y finalmente decidí dejarlo para después de las elecciones, por la acumulación de temas de estos tiempos. Pero con este tema de Llamazares, creo que vale la pena publicarlo ahora, así que aquí lo pongo tal cual lo escribí, título incluido.

-------------------------------

Dicen que rectificar es de sabios y permanecer en el error de necios. No es que pretenda ser sabio, pero sí intento no convertirme en un necio, así que rectificaré.

En mi texto Yo quemo lo que me da la gana defendía que la quema de retratos del rey era simplemente una acto de libertad de expresión contra la monarquía, por lo cual no deberían ser perseguidos. En ningún momento me pasó por la mente que pudieran ser una amenaza de muerte o el deseo de que muera (será porque no le deseo la muerte a nadie). Pero un comentarista dijo lo siguiente:

Quemar la foto del rey (y de cualquier persona), por supuesto que representa una amenaza. Exactamente igual que colgar la imagen del rey de una horca y pegarle un tiro (como también se hizo).

Bueno, si el asunto es así, entonces la cosa cambia. En ese caso, retiro lo dicho, y los actos de quemar fotos del rey me parecerían perseguibles como amenazas de muerte contra una persona (la que sea).

7 comentarios:

  1. No, no creo que quemar un retrato de alguien sea una amenaza Per se. Depende de quien lo haga y en el contexto en que lo haga. Podría encontrar ejemplos cómicos y ejemplos preocupantes.

    ResponderEliminar
  2. No es algo de por sí punible. En todo caso, será susceptible de ser juzgado para verificar si hay amenaza objetiva.

    ResponderEliminar
  3. Existe algo que se llama respeto a las personas. Si, como es el caso, yo creo que la monarquía esta desfasada y necesitamos algo nuevo y adecuado a nuestras necesidades, lo expondré de forma respetuosa y sin incitar al odio o a cosas peores. Recordemos cuando ese "magnífico estadista" llama Xavier Arzallus, calificaba a ciertos energumenos como "los chicos de la gasolina" que hacen travesuras.

    ResponderEliminar
  4. Este hace lo que sea para que hable de él.

    ResponderEliminar
  5. El ser humano es un procesador de información simbólica. La quema de un símbolo implica la ejecución de un acto simbólico. La distancia entre el símbolo y lo simbolizado da la medida de la distancia entre el acto simbólico y el real. Esta distancia disminuye con la repetición del acto simbólico. Por tanto no se puede trivializar ni relativizar este tipo de conductas como meras expresiones de "libre" opinión.

    ResponderEliminar
  6. Yo no tengo que decir a nadie lo que debe o no debe hacer, pero sí te puedo decir lo que yo haría si viese que queman una foto mía, y no tengo ganas de contarlo ahora. Con lo cual, si queremos que nos respeten, deberemos respetar.

    La estrategia de Llamazares es clara, si no quiere pedir disculpas, no hagas las cosas, pero si lo haces, aunque pidas disculpas (que en la mayoría de las veces se las lleva el viento), algo queda. Por lo tanto, han sacado el vídeo y de primeras todos lo hemos visto porque fíjate lo que hace IU, pero ya ha quedado algo.

    ResponderEliminar
  7. nos hemos acostumbrado a ver y no ver barbaridades alentadas interesadamente en ese todo vale pues es mi libertad. ¿libertad es eso?

    ResponderEliminar