viernes, 7 de marzo de 2008

Cuando el Gobierno de España se alía con los enemigos de España

Algo anda mal (mucho anda mal realmente) cuando el Gobierno de una nación convierte en sus aliados a aquellos que son enemigos declarados de esa misma nación. Pues desgraciadamente eso es lo que ha estado pasando en España durante los últimos cuatro años.

Desde el principio de la legislatura el Gobierno apoyó su gobernatura en partidos que abiertamente claman por la destrucción de España, tales como el BNG y ERC. Ha establecido compromisos con partidos de este mismo tipo en Baleares, y no lo ha hecho en Navarra por puro oportunismo político, pero allí la puerta continúa abierta.

No solamente eso, sino que cuando le ha convenido no le ha importado entrar a discutir consideraciones políticas con la banda terrorista ETA, llegando a alabar a personajes tan despreciables como Otegi y De Juana.

Pues por si lo anterior fuera poco, tenemos al Gobierno pactando con el islamismo. A nadie con dos dedos de frente se le escapa que este grupo religioso es enemigo no solamente de España, que también, sino de toda la civilización occidental. Si pudieran acabarían con las bases sociales europeas, empezando por España, a la que unirían a la sociedad musulmana africana.

Podría seguir con más ejemplos que la unidad entre Gobierno español y enemigos de España, pero creo que está más que claro el pacto. Lo cual puede costar muy caro a España. Tan caro como su existencial como tal. Tampoco creo que pasaría nada si España dejara de existir tal y como la conocemos hoy en día; pero lo ideal es que fuera porque lo decidieran sus ciudadanos, libremente. ¿Pero es eso lo que quieren? Lo dudo. Hasta ahora se ha caminado hacia la ruptura de España por puros intereses de la clase política, no por una libre decisión de los ciudadanos en esa dirección.

Pero esos mismos ciudadanos deben saber que la existencia de España no está escrita como algo que va a suceder para siempre. Claros ejemplos tenemos de lo contrario, como el dramático caso de Yugoslavia, aún sin resolver en parte. Los ciudadanos españoles deben saber, por lo tanto, que España podría caer en una yugoslavización de consecuencias imposibles de prever. Y ese es el camino por el que ha ido el Gobierno de España, presidido por Zapatero. Y por el que seguirá yendo si gana las elecciones.

No sé si los pasos en la ruptura de España serán pocos o muchos, no se si serán lentos o rápidos, no sé si serán pequeños o grandes. Pero lo que si sé es que se seguirán dando pasos hacia esa ruptura de España si Zapatero continúa en la Presidencia, porque el Gobierno de España se seguirá aliando con los enemigos de España. Espero que los ciudadanos españoles lo tenga en cuenta a la hora de ir a las urnas.

1 comentario:

  1. En estos momentos, la única respuesta posible es el dolor. Nada más. Un poco de dignidad, por favor.

    ResponderEliminar