viernes, 7 de marzo de 2008

Rajoy, Presidente; Bono, Vicepresidente

Hace unos días escribí el texto titulado Empate PP-PSOE: Gane quien gane pierde España, donde hablaba de lo terrible que sería (que será, por desgracia) un Gobierno español apoyado por los nacionalistas antiespañoles.

Pero siempre a todo problema hay una solución (otra cosa es que se aplique). Y, como no podía ser de otra forma, ese problemas también lo tiene. La solución para no tener un Gobierno en España dependiendo de aquello que quieren desmembrarla sería un Gobierno apoyado por los dos grandes partidos nacionales, PP y PSOE.

Para ello el PP de Rajoy debería ganar, para que Zapatero fuera eliminado políticamente por los suyos, y sustituido por alguien que no piense en incluso despedazar España en su favor si hace falta, o sea, alguien como, por ejemplo, José Bono.

En esas condiciones PP y PSOE deberían pactar un Gobierno juntos, sin ideología, para hacer las necesarias reformas constitucionales que garanticen la unidad de España, y que electoralmente dejen de hacer depender el Ejecutivo de los nacionalistas (por ejemplo, elección directa en doble vuelta del Presidente de Gobierno). Una vez reformada la Constitución (que tomaría dos legislaturas, aunque tal vez de corta duración), se convocarían nuevas elecciones por el nuevo sistema... y que gane y gobierne según su programa el mejor.

No sé si es mucho pedir de los dos grandes partidos nacionales. Mucho me temo que sí.

1 comentario:

  1. Haga usted eso y a los cuatro años se habrá terminado el problema del nacionalismo: se habrán independizado. Ha probado usted en pensar en una España federal?

    ResponderEliminar