lunes, 13 de diciembre de 2010

Drogas y dopaje: Sí (posiblemente)

Desde hace algún tiempo vengo dándole vueltas al tema de la legalización de las drogas. Y he de reconocer que tengo sentimientos muy encontrados al respecto. Por un lado odio dichas sustancias, porque soy consciente de que han destruido y siguen destruyendo millones de vidas. Formo parte de una generación que en gran parte fue destruida por la adicción a la heroína, y por lo tanto sé, aunque no por experiencia propia, el daño que hace.

Pero por otra parte, siempre me surge la misma pregunta: ¿Quién soy yo para imponer un determinado punto de vista a los demás, aunque esté convencido de que es el correcto? Personalmente nunca he sentido la más mínima atracción por las drogas. Pero hay gente que prefieren seguir esa senda. Es su decisión, y creo que debe ser respetada, por más que desde la sociedad se le intente desanimar, a través de ofrecerle toda la información sobre el daño que las drogas le harán.

Algo más. ¿Por qué el alcohol y la nicotina sí, y la cocaína, la heroína y la marihuana no? El alcohol y la nicotina son drogas duras, con alta adicción y gran daño para la salud. Pero son legales. ¿Cuál es la diferencia? A mis ojos ninguna.

La verdad es que, repito, las drogas me producen repulsión. Pero si alguien quiere consumirlas, ¿quién soy yo para impedírselo? Por eso, cada vez me inclino más hacia una legalización de las drogas, aunque he de reconocer que no estoy convencido completamente.

Y los argumentos anterior me parecen válidos en líneas generales para legalizar el dopaje en el deporte. Con un añadido. En el deporte de alta competición, particularmente en el atletismo, ya es totalmente común el consumo de sustancias que producen mayor rendimiento en el cuerpo humano durante los entrenamientos, como una forma de desarrollar más los músculos. Como me dijo un amigo al que le encantaba pasar su tiempo libre en el gimnasio, para consumir esas sustancias y poder entrenar más tiempo para así desarrollar más los músculos, lo único que uno tiene que hacer es pedirlos al encargado del gimnasio y pagarlos; y también él me dijo que en la práctica totalidad de los gimnasios se pueden conseguir las sustancias para prolongar el entrenamiento.

El dopaje ya está instalado en el deporte de alta competición, y queramos o no ha llegado para quedarse. Por lo tanto lo más lógico sería suprimir completamente los controles, y que cada cual haga lo que le parezca con su cuerpo. Se alegará, y tal vez con razón, que eso alteraría los resultados y las marcas. Pero por desgracia es lo que hay. Ya están alteradas. Ultimamente estamos viendo marcas que son imposibles de conseguir sin ayuda de sustancias químicas. El ser humano tiene un límite, y el deporte de alta competición nos dice que no, que hay que ser más fuerte, más rápido, más ágil, y llegadas las olimpiadas muchas veces no basta ser el primero, sino que la exigencia es batir el anterior record. La gente quiere héroes y no les importa como lleguen a serlo.

Nunca compartiré algo en lo que otra persona salga dañada, pero no es este caso, donde el deportista tendría la libertad de apoyarse en sus condiciones naturales y en las sustancias o solamente en las primeras. Entiendo que eso ofrecería una desventaja al que no quisiera usar las sustancias, además de que la presión para consumirlas sería mayor que actualmente. Es por eso que me inclino por la legalización del dopaje, pero aún tengo muchas dudas, bastantes más que en el tema de las drogas.

Actualmente en las drogas se vive la imposición y en el dopaje la hipocresía. Creo que sería menos malo que la actual situación legalizarlos completamente y que los consuma el que lo desee. No estoy convencido, pero la verdad es que tampoco veo otra alternativa.

4 comentarios:

  1. Hola.

    Ninguna corriente,liberal de verdad,jamas a estado en contra de la legalizacion de las drogas.

    Solo las corrientes neocons que se autodenominan como liberales pero apestan a socialismo por los 4 costados estan en contra.

    Desde un punto de vista liberal, habria que legalizar todo tipo de drogas pero a su vez habria que endurecer muchisimo los codigos penales para acstigar los actos cometidos bajo el consumo de las msimas.

    Habria que educar a la gente sobre el consumo y sus consecuencias.

    Volviendo al tema del deporte. Creo que el debate no es si se legaliza o no.

    El debate es que el COI es una INSTITUCION PRIVADA QUE TIENE SUS PROPIAS REGLAS.

    y como institucion privada dicta sus propios reglamentos.

    Para eliminar la corrupcion de cualquier deporte habria que crear mas organismos internacionales PRIVADOS de cualquier deporte.

    Que creen una federacion de atletismo que permita doparse por ejemplo o una FIFA en la que los clubes de futbol que son quien paga a los jugadores manden mas que las federaciones estatales de cada pais.

    Creo que ese es el problema.No hay pluralidad en el deporte.Hay un monopolio que apesta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Los conservadores suelen apoyar que el Estado nos dicte lo que podemos o no podemos consumir. También los socialistas, pero menos que los conservadores, en mi opinión.

    ResponderEliminar
  3. Buen artículo, la verdad es que es un tema bastante complicado. No seré yo el que tache de neocons a todos los que están en contra de la legalización de las drogas, pero es cierto que debería haber un debate más profundo sobre ello.

    En cuanto al dopaje. No sé si están o no para quedarse la nandrolona y compañía, sólo sé que hay muchas cosas malas que vienen y parecen estar para quedarse y no por ello vamos a legalizarlas. Así, se me ocurre, el terrorismo islamista ha llegado y parece que con intención de quedarse. ¿Lo legalizamos? Sé que no es lo mismo pero...

    ResponderEliminar
  4. Creo que hay que diferenciar dos cosas:
    El que se dopa hace trampa y debe ser sancionado si los organizadores deportivos que lo estimen conveniente.
    Criminalizar a un deportista que se dopa, tratarle vejatoriamente metiéndole en un calabozo y condenarle a la carcel por tomar o vender sustancias dopantes me parece un auténtico disparate.

    ResponderEliminar