jueves, 9 de diciembre de 2010

Nada por aquí, nada por allá... ¡Un conejo! (plas, plas, plas)

El mago aparece en la pista, sin nada en las manos, y mostrando al público que sostiene una chistera completamente vacía. Un momento después de ese sombrero saca un hermoso conejo blanco. Todos saben que no hay magia, que es un truco; pero la mano es más rápida que la vista. Los espectadores aplauden entusiasmados.

El gobierno socialista está contra las cuerdas (desempleo, crisis económica, papeles de WikiLeaks, medidas antipopulares, etc., etc.), y no tiene nada que ofrecer a la ciudadanía. Pero de pronto aparece una crisis con los controladores que cierra el espacio aéreo español, y el gobierno socialista soluciona el problema en menos de 24 horas. No es casualidad, no es magia, es un truco, más bien una trampa, en la que han caído como necios los controladores, que se han dejado marcar un espectacular gol a puerta vacía; pero había que solucionar la crisis, y se ha hecho, punto. A los ciudadanos no nos queda otra alternativa que aplaudir, aunque algunos mientras lo hacemos sentimos un fuerte olor en nuestras narices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario